Cómo ha evolucionado el concepto de "galán de teleseries" en las últimas cuatro décadas

Desde los años 80 hasta ahora, los roles masculinos en la ficción han mutado hacia la representación de hombres cercanos, dañados y conflictuados por la paternidad. Directores de áreas dramáticas y actores analizan el panorama.  

Cristopher Ahumada y Patricia Cerda 

El director Óscar Rodríguez da inicio a la reflexión. Patricio Achurra, Leonelo Ibáñez, de "La madrastra" y pareja de Claudia (Sonia Viveros) en esa producción, representa fielmente al galán ochentero. "Un tipo noble, incapaz de hacerle daño a nadie. Un hombre bien parecido y bien vestido, pero muy normal. Sin ser en extremo romántico, sabía perfectamente cómo conquistar a una mujer", explica.

Para el realizador, desde esa época a la fecha, el concepto de galán de teleseries se ha transformado significativamente. "Lo que cambia es el prototipo de hombre que, tal como ocurre en la sociedad, ahora está más conectado con el mundo femenino. Antes, los galanes representaban a hombres más rudos", dice Rodríguez.

Como referencia de las primeras mutaciones de esta figura dramática pone de ejemplo a Roberto (Bastián Bodenhöfer), el amor de Nice (Carolina Arregui), que llora desconsoladamente en su lecho de muerte: "Esa escena la conversamos durante mucho tiempo. No era tan usual ver a hombres llorando, pero acá estaba el drama de que perdía a su mujer y quedaba solo con su hijo".

Leonelo ("La madrastra"), Roberto ("Ángel malo") o Esteban (Osvaldo Silva en "Bellas y audaces") son tres representantes de un galán de perfil estereotipado que comenzó a mutar en los 90. El director Vicente Sabatini entregó otra mirada a protagonistas masculinos que posicionaron a Francisco Reyes como uno de los principales "galanes" de la TV por largo tiempo. El actor estuvo a cargo de recordados papeles como Martín Echaurren, de "La fiera", o Juan Domínguez, el sacerdote enamorado de "Romané".

De "chico malo" a padre cercano

"Antiguamente, se esperaba un galán basado en los príncipes azules. Un tipo poderoso, adinerado, que trataba a la mujer con una deferencia especial, que abría la puerta del auto y regalaba flores", plantea Herval Abreu, director de "Machos" y "Soltera otra vez". ¿Y ahora? "Con el tiempo apareció un nuevo tipo de galán, que es el chico malo, el hombre al que hay que rescatar porque tiene alguna herida. Tengo la sensación de que hay un nuevo tipo de hombre más complejo, porque las mujeres se han puesto más complejas también", sostiene el realizador.

El análisis de esa transformación social, según Abreu, inspiró la creación de Álvaro Vergara, el personaje de Pablo Macaya en "Soltera otra vez", que regresará a la pantalla en su tercera temporada. "El perfil de Álvaro fue diseñado sobre la base de este cambio, con el propósito de mostrar a un hombre que correspondiera con estos años. En su envoltorio de un tipo aguerrido y resuelto, había alguien que se moría de miedo a amar. Eso terminó siendo súper atractivo para mujeres y hombres", plantea el director.

María Eugenia Rencoret, directora del área dramática de Mega, canal que hoy lidera con sus teleseries, entrega otros atributos que debe tener el galán en producciones nacionales. "En la televisión chilena, el prototipo de galán no es uno estereotipado como lo vemos, generalmente, en las producciones extranjeras. Es más bien un hombre cercano, reconocible y 'normal'. Un tipo al que sentimos muy nuestro y real". Por lo mismo, afirma que lo actores que se escogen para estos roles "no necesariamente tiene que ser guapos, sino que deben tener un ángel especial en pantalla y una gran capacidad actoral".

Rencoret también describe a sus actores-galanes en las últimas teleseries que ha realizado. A Jorge Zabaleta en "Sres. Papis" lo define como "un personaje que tuvo un arco dramático importante: pasó de ser un hombre frívolo al 'papá' que toda mujer quisiera para sus hijos". Sobre Francisco Melo, como Domingo Aldunate en "Tranquilo papá", comenta: "Es un hombre agobiado y superado por una crianza errática. En su camino de reeducación se transforma en un galán tierno y conectado emocionalmente con sus hijos".

Ambos personajes dan cuenta de una tendencia -que se aleja radicalmente de las décadas anteriores- de retratar los desafíos de la paternidad y los conflictos emocionales en los roles masculinos centrales.

TVN también ha apostado por explorar esa renovada figura en sus últimas producciones. "El camionero" fue un claro ejemplo de ese retrato. "Fue exquisito hacer ese papel, porque me permitió trabajar con toda mi simpleza y abrir esos lugares masculinos que no son siempre tan valorados, como lo bueno, cariñoso y comprensivo que uno puede ser", afirma Marcelo Alonso, quien personificó al protagonista de la teleserie.

El actor, que ahora interpretará a un músico que vuelve para recuperar a su hija en la vespertina "Wena profe", también reflexiona sobre la mirada que está planteando la ficción: "El arquetipo dramático de galán de las teleseries ha evolucionado, tal como nos ha tocado a nosotros como hombres en la sociedad, hacia un lugar mucho más sensible, donde el varón vive sus emociones y tiene conciencia de sus limitaciones. Es el fin del héroe y la llegada de un ser humano más normal. Evidentemente, ha habido un destape femenino que, de alguna manera, cambió el lugar de los hombres. Veo a mi papá y pienso lo difícil que debe haber sido ser hombre en su tiempo, porque había que transformarse en una roca inalcanzable. Sostener estructuras tan rígidas generaba desgaste".

Otros casos emblemáticos

María Eugenia Rencoret ha compartido la mayoría de sus teleseries con Álvaro Rudolphy en los roles protagónicos. Uno de sus trabajos más relevantes fue en "Amores de mercado" (2001), donde el actor personificó a dos galanes radicalmente opuestos. Ahora, la directora aclara que en la nocturna "Perdona nuestros pecados" no juega el rol de galán, sino de villano. "Lo que prevalece es su calidad actoral y lo que puede ser capaz de proyectar a través de la pantalla", dice.

Otra de las producciones que abordó más de una temática masculina con sus personajes fue "Machos", que lideró la sintonía de 2003. ¿Qué tipo de hombre buscaban retratar? "Intentamos hacer un abanico diverso de galanes, desde sus edades hasta sus características. Teníamos a Álex (Jorge Zabaleta) que era un poco vividor, pero simpático y muy trabajador. En puntos contrarios estaban su hermano casado (Rodrigo Bastidas) o el perfil más romántico de Amaro (Diego Muñoz). Cada uno tenía características que hablaban de sus fortalezas como grupo y como machos, pero, al mismo tiempo, estaban bañados por una fragilidad que los hacía muy atractivos", responde Abreu.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Francisco Reyes es uno de los galanes más relevantes de la pantalla. Acá su personaje en Romané.
Francisco Reyes es uno de los galanes más relevantes de la pantalla. Acá su personaje en "Romané".

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales