Apertura de nueva carpeta busca identificar a los restantes implicados en el crimen:
El tercer cuaderno del caso Luchsinger y las huellas del grupo Weichan Auka Mapu

En la antesala del juicio oral contra once acusados por el doble homicidio, el Ministerio Público de La Araucanía abrió un expediente en torno a un peritaje balístico que vincula directamente a la agrupación violentista, conocida por reivindicar ataques a iglesias, con un arma usada en el atentado que costó la vida al agricultor y a su esposa, en 2013.  

Marcelo Pinto E. 

El policía que lo levantó del suelo, junto a las cenizas del templo quemado, en Padre Las Casas, debe haberlo mirado con extrañeza. Era un panfleto, como tantos otros hallados a lo largo de 20 años de conflicto en La Araucanía, pero había algo distinto: el dibujo de una lanza y de una escopeta atravesadas sobre un cultrún, y un nombre que hasta ese momento prácticamente nadie había oído en la zona: Weichan Auka Mapu.

La nomenclatura -que en castellano significa "Lucha del Territorio Rebelde"- había aparecido por primera vez el 20 de abril de 2016; vale decir, solo cinco días antes del incendio en la iglesia evangélica de Padre Las Casas. La denominación figuraba al inicio de una extensa proclama, publicada en portales indígenas y anarquistas, donde el grupo reivindica la autoría de 38 atentados, ocurridos a contar de 2013, en las regiones VIII y IX. Los "sabotajes", como se los llama en el comunicado, incluyen desde incendios intencionales de casas, bodegas, camiones y maquinaria, hasta ataques contra carabineros.

Un año y cuatro meses después de su "debut en sociedad", Weichan Auka Mapu (WAM) aparece como uno de los grupos violentistas más activos de La Araucanía. De hecho, en la madrugada de este jueves estuvo detrás de un corte de ruta y de la quema de un camión maderero en la Ruta Cañete-Tirúa, al sur del Biobío.

Pero WAM cobra igualmente un inesperado protagonismo en el marco del proceso por los asesinatos del agricultor Werner Luchsinger y de su esposa Vivianne Mackay, justo cuando ese caso entra en una de sus etapas más cruciales: el juicio oral que a contar de mañana enfrentarán en Temuco 11 comuneros acusados por las dos muertes.

El rol clave de la agrupación se relaciona con la apertura de un tercer cuaderno investigativo por parte de la Fiscalía Regional de La Araucanía. El legajo se suma a los otros dos expedientes del caso Luchsinger: el vinculado con el machi Celestino Córdova (condenado a 18 años de prisión por el doble crimen) y aquel donde están acusadas las 11 personas que comparecerán ante el tribunal en 24 horas más.

Los persecutores de La Araucanía llevan adelante las pesquisas del cuadernillo III bajo total reserva. Pero el objetivo principal de esas averiguaciones ya trascendió, y es identificar a los demás involucrados en el incendio que les quitó la vida a los Luchsinger.

Grupo se adjudicó acciones donde se usó el arma

La decisión de abrir el nuevo legajo se originó en dos peritajes balísticos confeccionados por la PDI a mediados de este año. Ambos estudios acreditan científicamente que una pistola marca Famae, serie 7322, calibre 9 milímetros, fue empleada en el asesinato del matrimonio de agricultores y en otros seis delitos, registrados entre diciembre de 2012 y agosto de 2016, en distintos lugares del Biobío y de La Araucanía.

En el juicio oral que se inicia mañana, los fiscales pedirán al tribunal aceptar como "nueva prueba" el estudio sobre el arma señalada, bajo el argumento de que el análisis de la PDI "fortalece" la acusación contra los 11 supuestos autores del hecho.

Concretamente, los persecutores estiman que el resultado de los peritajes permite atar "cabos sueltos" en relación con los datos entregados por José Peralino. El comunero, quien se cuenta entre los acusados, confesó detalladamente la participación que le cupo en el asesinato de los Luchsinger e identificó a algunas de las personas que actuaron con él esa noche.

Más allá de que los magistrados acepten o no los informes de la PDI como prueba en el juicio, de acuerdo a los análisis de la policía, la conclusión de esas pericias traza un camino que inevitablemente lleva a Weichan Auka Mapu.

Lo anterior, porque el propio WAM, en su proclama de abril de 2016, reivindica como suyos tres de los siete delitos en que los expertos acreditaron el empleo de la Famae (ver imagen).

La primera de esas acciones corresponde a un ataque a balazos contra un restorán del cerro Ñielol, en Temuco, el 28 de febrero de 2014. La segunda se produjo el 12 de agosto de 2014 y afectó a la estación experimental Carillanca del Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA), en Vilcún, donde los extremistas hicieron disparos y quemaron un galpón, además de maquinaria. Cierra la nómina el asalto e incendio contra el fundo Santa Anselma, en Vilcún, en octubre de 2015.

El crimen de los Luchsinger no aparece en la lista de 38 delitos que se adjudicó WAM, pero en el entorno de la investigación advierten que la pistola constituye un elemento que -de cualquier forma- pone a la organización en la órbita del doble homicidio.

Familia Luchsinger es uno de los blancos

La posibilidad de que Weichan Auka Mapu esté ligado de alguna manera a la muerte del matrimonio se perfila igualmente, a partir de distintos datos que van engarzándose, como si se tratara de las piezas de un rompecabezas, según las conclusiones de la PDI.

Uno de esos indicios se enlaza, otra vez, con el comunicado de WAM. Así, entre los 38 atentados se cuentan tres que golpearon a distintos integrantes de la familia Luchsinger.

La seguidilla se inició el 9 de junio de 2014, cuando los violentistas quemaron tres bodegas y la casa de un cuidador en el fundo San Luis, Vilcún, perteneciente a Ewald Luchsinger, sobrino del matrimonio ultimado.

Más tarde, el 20 de noviembre de 2015, le tocó el "turno" a otro sobrino de las víctimas: Harald Luchsinger. Su predio (San Luis de Palermo) fue atacado por encapuchados que incendiaron una lechería, causando pérdidas por a lo menos $100 millones.

El 10 de febrero de 2016, en tanto, el grupo intentó quemar una propiedad que estaba momentáneamente desocupada, en el fundo Santa Rosa II, de Militza Luchsinger, sobrina de los agricultores. Al ser sorprendidos por carabineros, los extremistas dispararon, pero al final huyeron.

Además de pertenecer a sobrinos de Werner Luchsinger, los tres campos tienen otro rasgo en común: se ubican en Vilcún, a escasa distancia del campo donde se cometió el doble crimen. Característica que comparten con otras nueve inmuebles atacados por WAM, entre diciembre de 2013 y marzo de 2016. En esa lista de edificaciones "saboteadas", como se refiere el grupo a estos hechos, se cuentan tres templos católicos.

La frecuencia con que la organización "golpea" en el área donde vivía el matrimonio asesinado es otro elemento que torna plausible la hipótesis policial de que Weichan Auka Mapu pueda tener alguna trabazón con el crimen.

Un apellido que se repite: Tralcal

También da viabilidad a esa teoría el hecho de que algunos de los 11 acusados en el caso Luchsinger están emparentados con Alfredo Tralcal Coche, imputado por el incendio de un templo evangélico en Niágara, Padre Las Casas (próximo a Vilcún), en junio de 2016. Entre los escombros de esa iglesia, la policía halló un panfleto de WAM.

La organización y el apellido Tralcal parecen entrecruzarse nuevamente, a raíz de un incidente registrado en septiembre pasado, otra vez en Vilcún. Se trató de un asalto armado contra un restorán, en el que pereció baleado Fabián Tralcal Marilaf (20), sobrino de dos de los imputados en el caso Luchsinger.

Fabián Tralcal había sido condenado en 2015 como cómplice por el delito de daños en el fundo Santa Rosa, perteneciente a Rodolfo Luchsinger. Un mes después de su muerte, el nombre del comunero apareció en un panfleto de Weichan Auka Mapu, junto a las cenizas de una cabaña incendiada, en Lleulleu, sur del Biobío.

La ruta de la Famae

Aquella zona, que colinda con el norte de la Región de La Araucanía, ha sido escenario de distintos atentados del grupo. Uno de ellos, ocurrido la noche del 12 de agosto de 2016, fue precisamente el que permitió incautar la pistola Famae que ahora se yergue como una pieza fundamental de la trama.

Ese día, ocho encapuchados irrumpieron en el predio Cullimpalihue, de la Forestal Arauco, situado en el kilómetro 13 de la Ruta P-60 R, Cañete. Los atacantes encañonaron y golpearon a los trabajadores antes de incendiar cuatro maquinarias avaluadas en casi $300 millones y de arrojar panfletos en los que WAM se atribuía la acción.

El arma entró en escena cuando una patrulla de Carabineros capturó al grupo mientras escapaba. La Famae tenía nueve proyectiles en el cargador y estaba en manos de uno de los hombres: Rodrigo Meliman Lincopi. En poder de los demás comuneros se hallaron dos revólveres y una escopeta.

Un año después y en la antesala del juicio por el caso Luchsinger, el tribunal oral de Cañete dio a conocer la sentencia en la causa por el ataque a Cullimpalihue, a partir de la investigación del Ministerio Público del Biobío. Seis de los agresores recibieron penas que oscilan entre "un año de libertad asistida especial" y 5 años y un día de presidio. Los demás fueron absueltos.

Uno de los aspectos que se investigarán en el nuevo cuaderno III del caso Luchsinger se vincula con la manera en que la pistola Famae llegó a manos de WAM. Lo que necesariamente pasará por determinar si uno o más de quienes actuaron en el atentado en Cullimpalihue tiene algo que decir respecto del homicidio del matrimonio.

En paralelo, los persecutores de La Araucanía llevan otro expediente en el que Weichan Auka Mapu es investigado en cuanto organización propiamente tal. Los delitos que allí se indagan son formación de milicia armada y asociación ilícita.

Aunque no hay claridad sobre la cantidad de atentados cometidos por WAM, la proclama emitida de abril de 2016 y el hallazgo de lienzos y panfletos en distintas acciones acaecidas en el último tiempo indican que aquellos sumarían más de medio centenar.

Entre las acciones del grupo cobraron especial visibilidad los incendios de templos, tanto católicos como evangélicos. Los siniestros se dieron en su mayoría durante el primer semestre de 2016, pero declinaron notoriamente después de la detención de cuatro hombres, tras la quema del ya mencionado templo evangélico en Niágara.

Por qué atacan iglesias

En el comunicado de abril del año pasado se explica el porqué de los ataques a las edificaciones religiosas. "Nos vemos en la obligación como weichafe (combatientes) que practicamos la autodefensa, (de tomar) las medidas de justicia ante la agresión de la Iglesia Católica", se lee en la proclama. Donde, además, se niegan los ataques a los recintos protestantes, más allá de que en algunas acciones contra templos de este último credo hayan aparecido panfletos de WAM.

Weichan Auka Mapu, en todo caso, no es el único actor detrás de los ataques en la zona (ver relacionado). De hecho, se reconocen a lo menos otras dos organizaciones. Esporádicamente, además, han aparecido otros nombres de supuestos grupos; entre ellos, Nielole Mapu Mleay Aukan. Como un indicio de que, por ahora, el problema de la violencia sigue sin solución en La Araucanía.


 Quemas de camiones y sabotaje en la línea férreaOtros grupos:

Por años, la Coordinadora Arauco Malleco (CAM) estuvo detrás de la mayor parte de las acciones de violencia registradas en La Araucanía.

Con el paso del tiempo, sin embargo, esa agrupación ha ido compartiendo -en los hechos- el protagonismo en los atentados que continúan registrándose en la zona.

Uno de los últimos golpes de magnitud atribuidos a la CAM fue el incendio de 19 camiones, 9 acoplados y un galpón en una empresa de transportes ubicada a la entrada de Temuco, en marzo pasado.

Con todo, en círculos allegados a la investigación de los ataques advierten que la agrupación parece estar tomando paralelamente un camino "más político".

Como indicio de lo anterior se citan las sucesivas intervenciones públicas de Héctor Llaitul, rostro histórico de la CAM. En julio pasado, durante un foro universitario, por ejemplo, dijo que las quemas de camiones -iniciadas en 1997- generaron "un quiebre en la forma de hacer política" y permitieron "visibilizar nuestro proyecto".

Como parte del mismo proceso y al alero de la CAM, en los últimos años habrían ido surgiendo los llamados órganos de resistencia territorial (ORT), entidades radicalizadas que operarían en áreas circunscritas y con un nivel de autonomía importante.

Otros datos provenientes de la zona apuntan, además, al hecho de que la CAM y sus ORT tienen un perfil más "ordenado" que Weichan Auka Mapu (WAM). Lo que se reflejaría, por ejemplo, en que atacan mayoritariamente a forestales u otras grandes compañías, pero no a iglesias ni a blancos "civiles".

Evidencia de lo anterior serían los cuestionamientos planteados en su momento desde el seno de la Coordinadora Arauco Malleco frente al crimen de los Luchsinger.

Aparte de la CAM y sus ORTs, en la zona opera otra entidad: Resistencia Mapuche Malleco (RMM).

La agrupación "debutó" hace justo un año, con el incendio de la capilla San Andrés, en la comuna de Collipulli, y la quema de dos galpones pertenecientes a igual número de fundos, en Victoria.

Días después, RMM atacó de nuevo: esta vez en la línea férrea, a la altura de Chamichaco, donde desconocidos aflojaron más de cien pernos en la vía. En el lugar se halló un panfleto suscrito por el grupo.

Sus miembros han quemado igualmente camiones. Pero las acciones en las que han tomado un mayor protagonismo es en la quema de templos.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Weichan Auka Mapu irrumpió en la escena pública con una proclama publicada en abril de 2016 por distintos portales. Allí, el grupo reclama la autoría de 38 ataques. Un peritaje de la PDI establece que en tres de ellos (marcados en amarillo) se usó un arma disparada durante el atentado que terminó con la muerte de los Luchsinger.
Weichan Auka Mapu irrumpió en la escena pública con una proclama publicada en abril de 2016 por distintos portales. Allí, el grupo reclama la autoría de 38 ataques. Un peritaje de la PDI establece que en tres de ellos (marcados en amarillo) se usó un arma disparada durante el atentado que terminó con la muerte de los Luchsinger.

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales