ELMERCURIO.COM Volver

Escándalo en Corea del Sur:
La dura caída del heredero del imperio Samsung, condenado a 5 años de cárcel por corrupción

Sábado 26 de agosto de 2017

Lee fue sentenciado junto a otros cuatro altos directivos de Samsung.Foto:REUTERS

Lee Jae-yong fue declarado culpable de sobornar a la ex Presidenta Park Geun-hye.
 


Jean Palou Egoaguirre 

Justo en la semana en que Samsung presentó el nuevo dispositivo de su gama de smartphones , el Galaxy Note 8, con que pretende pasar página a los defectos del modelo anterior -cuyas baterías explotaban-, la compañía surcoreana sufrió un duro revés judicial con la condena a cinco años de cárcel del heredero del imperio, Lee Jae-yong, acusado de corrupción.

El vicepresidente de Samsung Electronics, quien lidera de facto la empresa desde 2014 luego que su padre, Lee Kun-hee, sufriera un infarto que lo dejó incapacitado, fue declarado ayer culpable por soborno, malversación de fondos, fuga de capitales y perjurio en relación con el pago o la promesa de pago de 43.300 millones de wones (unos US$ 38 millones) a la ex Presidenta surcoreana Park Geun-hye, quien fue destituida en marzo de este año, en relación con el mismo caso y que podría ser condenada, incluso, a cadena perpetua.

Lee, de 49 años, fue acusado de autorizar estos pagos a fundaciones bajo el control de Choi Soon-sil, conocida como la "Rasputina" por su amistad e influencia con la ex Mandataria, a cambio de que un fondo público de pensiones autorizara, en 2015, una fusión de dos filiales de Samsung. Esa operación habría reforzado el control de Lee sobre el conglomerado fundado por su abuelo, en 1938, el cual engloba empresas dedicadas a electrónica -es el mayor fabricante mundial de smartphones -, construcción y maquinaria pesada, y representa un 20% de la economía surcoreana.

"Lee propuso sobornos en respuesta a las demandas insistentes de la Presidenta", concluyeron los jueces. "El punto central del caso es la estrecha vinculación entre el poder político y el económico", añadieron en su sentencia, la cual será apelada por la defensa del empresario.

Bautizado como "el juicio del siglo", había una enorme expectativa en Corea del Sur por el proceso contra Lee, en el que la fiscalía pedía 12 años de cárcel. Unos 800 agentes fueron desplegados en las afueras del tribunal de Seúl para contener a los manifestantes, la mayoría de los cuales ya pidió la destitución de Park y ahora reclama contra la corrupción de los "chaeboles", los poderosos conglomerados familiares surcoreanos.

"La sentencia de Lee envía una fuerte señal de que los ejecutivos empresariales más poderosos ya no están por sobre la ley", comenta a este diario Shihoko Goto, experta en política surcoreana del Wilson Center, en relación con el hecho de que antes los dirigentes de "chaeboles" eran sancionados con penas muy leves -el mismo Lee ya tenía una sentencia por evasión fiscal-, porque se anteponía su contribución a la economía del país. "La pregunta que queda es si la condena a Lee va a llevar a cambios fundamentales en cómo operarán los grandes negocios. Por ahora, parece ser una llamada de alerta, pero no el inicio de un cambio sistémico".

"Requisito"

Para Geoffrey Cain, quien lanzará un libro sobre el imperio Samsung, la sentencia de Lee solo es inusual por ser de cinco años, lo que implica que no se podrá conmutar la prisión. "Si tú eres un jefe de un 'chaebol', necesitas una sentencia en algún momento, es parte del curso", ironiza. "Lee Jae-jong es apenas el último convicto que lidera Samsung. Su padre fue sentenciado. Su tío pasó un tiempo en prisión. Su abuelo fue acusado de evadir impuestos...", dice, y sigue enumerando.

Cain tampoco cree que el caso perjudique la marca de Samsung, para la cual es mucho más importante hoy el desempeño del Galaxy Note 8.

No obstante, sí existe tensión por quién asumirá el timón del gigante tecnológico, ya que las decisiones clave suelen ser ratificadas por el "patriarca" de la familia. "Samsung Electronics cuenta con un equipo directivo sólido", declaró la compañía, intentando mostrar normalidad.

Otra cosa es la pelea interna en la familia. "Hay rumores que hablan de un quiebre entre Lee y su madre, Hong Ra-hee. Según la ley surcoreana, a ella le corresponde la mitad de la herencia", señala Cain. "Pero la mayoría cree que es solo un rumor. No tendría precedentes, ya que la jerarquía familiar confuciana en Samsung es fuerte, con los hombres dirigiendo la compañía".