Novedades en libros infantiles: Intensamente niños

A través de narraciones ilustradas, autores contemporáneos están mostrando nuevas temáticas que interpretan a los niños. Aquí, cuatro nuevos títulos, chilenos y extranjeros, en sintonía.  

IÑIGO DÍAZ 

Están ahí "Pulgarcito", la "Caperucita Roja", "Rapunzel", "Hansel y Gretel", pero también "Robinson Crusoe", "Drácula", "Moby Dick" o las "Veinte mil leguas de viaje submarino". Referencias, citas o fragmentos de grandes títulos de la literatura infantil, la de aventuras o simplemente de libros universales aparecen en las sorprendentes ilustraciones de Oliver Jeffers para "Una niña hecha de libros" (Fondo de Cultura Económica, $10.900), obra hecha junto con el artista y tipógrafo Sam Winston.

El libro ganó este año la categoría Ficción en la Feria del Libro Infantil de Bolonia. "Es una niña que proviene de un mundo lleno de historias a través de libros. No se sabe si es real o no. Tampoco sabemos si está buscando a un niño para que la acompañe a navegar por ese mundo de libros o si, en el fondo, está buscando a un adulto que ha olvidado vivir ese mundo de lecturas, porque está preocupado de otras cosas", señala la editora Luisa Jaimovich.

Cuando la protagonista toma la palabra, el texto aparece a mano alzada, y cuando se hace mención a esas citadas obras literarias aparece un texto tipográfico: un mar de letras de Robinson Crusoe que ella navega en una balsa o una cuerda de letras de Rapunzel que trepa para llegar a una torre.

Con una mención especial en la Feria de Bolonia 2016, "Regreso a casa" (Océano Travesía, $8.950) pone otra vez a la ilustradora Akiko Miyakoshi (1982) en relieve por sus muy personales creaciones. "Sus libros son más bien íntimos. Tienen poco color y dan la sensación de una oscuridad que hace pensar que no son libros para niños", dice Mariana Hales, de Océano. "Hoy muchos libros para niños no temen tocar temas antiguamente considerados tabú. Aquí hay una reflexión propia, sin una moraleja incluida", agrega.

En sintonía con ese enfoque está también "Mateo sin risas" (Anfibia Ediciones, $6.000), de la ilustradora Vero Rodríguez (1982). Publicado primero en un blog temático, llega al libro físico con 22 ilustraciones, donde Rodríguez escenifica la vida de Mateo, un niño de ojos grandes y mirada perdida y de alma vieja.

"Mateo es una sombra de mí misma", dice Vero Rodríguez. Es un niño existencialista y no lo sabe: intuye que algo le falta en la vida. "Él no tiene permiso para crecer y no mata una mosca. Las ilustraciones son metáforas de sensaciones: miedo, soledad, duda", dice Rodríguez.

Todo lo contrario de "Para pasarlo chancho" (SM, $6.900), del dramaturgo Andrés Kalawski (1977). Acá la vida transcurre sin preocupaciones, salvo para el Cerdo Mayor, quien siempre está demasiado preocupado de la amenaza de un lobo, aunque el resto de los chanchos no le prestan ninguna atención. Las ilustraciones son de Bárbara Oettinger.

"Lo empecé a escribir cuando vi a una niña que le tenía mucho miedo al lobo de los cuentos infantiles. Chanchos neuróticos y chanchos despreocupados: son dos formas de ser y las dos están bien. Los neuróticos nos entremetemos preocupándonos de todo", asume Kalawski.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Estos autores presentan historias no típicas para menores.
Estos autores presentan historias no típicas para menores.
Foto:MANUEL HERRERA

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales