ELMERCURIO.COM Volver

La lidera el respetado profesional Smiljan Radic
Nace la Fundación de Arquitectura Frágil: al rescate de las grandes vanguardias olvidadas

Martes 26 de septiembre de 2017

La mesa "Ines-Table", de Enric Miralles, es muy articulada.

Foto:GONZALO PGA/FUNDACIÓN DE ARQUITECTURA FRÁGIL
Su primera acción es una muestra dedicada al catalán Enric Miralles y su famosa silla "Ines-Table".
 


Romina de la Sotta Donoso 

Es una mesa. ¡Pero qué mesa! Se llama "Ines-Table", y la diseñó Enric Miralles en 1993. El arquitecto catalán tenía 38 años, y ya había construido su famoso Cementerio de Igualada, y pronto iniciaría el Parlamento Escocés en Edimburgo. Aunque murió prematuramente en 2000, es un referente internacional. "Tuvo una influencia muy importante en Chile para la generación que entró a la práctica arquitectónica a fines de los 80 y durante los años 90. Estaba bien inserto en la realidad constructiva, produjo muchísimo en Europa, y al mismo tiempo siempre estuvo en una búsqueda experimental, desarrollando una investigación vinculada al uso de geometrías complejas y la mezcla de materiales. Su producción fue radical", dice Patricio Mardones, arquitecto y profesor en la UC.

"Ines-Table", la mesa, "es sintética y precisa, pero extremadamente compleja, con secciones plegables y con varias configuraciones posibles. En el fondo, es una declaración sobre su trabajo como arquitecto, pues expresa todas las dudas y no ofrece una respuesta, sino muchas", agrega.

Hasta ahora solo existían dos "Ines-Table" en el mundo, pero acaba de construirse una edición chilena, en nogal, con permiso de la Fundación Enric Miralles. Los trabajos fueron supervisados por el prominente arquitecto Smiljan Radic y la ejecución fue de Alejandro Lüer. Esta mesa puede admirarse hasta el 12 de octubre en la exposición "Other people have dogs", en galería D21 (Nueva de Lyon 19), que incluye videos con testimonios de Miralles, planos y documentos.

La muestra es el acto debut de la Fundación de Arquitectura Frágil. La lidera Radic, y el directorio lo integran Mardones, Marcela Correa, Enrique Walker, Alberto Sato y Tomás Müller. Su principal objetivo es visibilizar las más relevantes corrientes de arquitectura experimental. "Existen arquitecturas que están instaladas en el borde de la disciplina, en los campos de la realidad improbable, la experimentación o el límite con el arte o la ciencia. Son vanguardias que se vincularon muy fuertemente con la sociedad de su época, en la segunda mitad del siglo XX, y que no están en el discurso central de la arquitectura, pero sí han sido influyentes y han tenido gran resonancia en Chile", aclara Mardones.

Su próximo proyecto es una muestra fuera del país.