Nuevos antecedentes sobre el tema:
El efecto placebo ocurre aun cuando el paciente sabe que se trata de un engaño

Todo depende de la actitud de la persona frente a estas sustancias, cuyo valor terapéutico sigue generando interés en los investigadores.  

C. González 

Una de las claves detrás del efecto placebo es que la persona ignore que la píldora o inyección que está recibiendo no es un medicamento real. Sin embargo, saber de antemano que lo que se está tomando es una sustancia sin ningún principio farmacológico activo, pero inocua, igual ayuda a sentirse mejor a los pacientes.

Así lo demuestra un estudio realizado por investigadores suizos, que analizó la reacción de 160 personas ante los placebos -la acción terapéutica de medicamentos sin efectos, pero que funcionan por el convencimiento del paciente sobre su poder curativo-, y que aporta nuevos antecedentes sobre estos compuestos, ampliamente usados en experimentos médicos.

"En cualquier ensayo clínico, un nuevo medicamento o procedimiento debe ser comparado con algo para determinar si da mejores resultados. Ahí es donde se usa un placebo; eso permite controlar otros factores y variables que van más allá de lo farmacológico", comenta la doctora Sofía Salas, profesora titular de la Facultad de Medicina de la U. Diego Portales.

En el trabajo realizado por el Departamento de Psicología Clínica de la U. de Basilea, los participantes fueron sometidos a un test de calor, mediante una sonda colocada en el antebrazo: se les pidió que la quitaran solo cuando ya no soportaran la temperatura. Luego tenían que calificar el dolor de 0 a 100.

Después fueron divididos en cuatro grupos. Tres de ellos recibieron una crema sin ningún efecto: el primer grupo lo sabía, pero no se les explicó nada más; al segundo sí se le dio una explicación sobre el "efecto placebo"; en tanto que el tercer grupo creía estar recibiendo una crema que reducía el dolor. El cuarto grupo no recibió ningún preparado.

Los investigadores repitieron el test de calor. Los participantes interrumpieron el ensayo más o menos al mismo nivel de temperatura que antes, pero la percepción subjetiva del dolor cambió: el grupo que recibió el placebo y fue informado sobre sus efectos consideró que el nivel de dolor se ubicaba en torno a 60 o menos, de forma similar al registro de quienes pensaban que estaban recibiendo de verdad una crema contra el dolor y por debajo de la percepción informada por los otros dos grupos.

Para Cosima Locher, autora principal del trabajo -publicado en la revista Pain-, estos resultados refuerzan los beneficios de usar los placebos en la práctica médica. "La creencia habitual de que los placebos solo sirven si son recetados con engaños debería ser revisada".

El problema es que los médicos no pueden ofrecer un placebo como si fuera real, advierte el doctor Pedro Chaná, neurólogo y académico de la Facultad de Ciencias Médicas de la U. de Santiago. "Hay un tema ético sobre su uso en la práctica clínica, porque implica un engaño o, eventualmente, dejar de usar una terapia que sí está comprobada como efectiva".

Además, los placebos influyen en la percepción que el propio paciente tiene de su condición de salud. "Hay quienes se sienten peor con un placebo y refieren problemas secundarios, como dolores de cabeza u otros efectos adversos (el llamado "efecto nocebo", ver recuadro)", agrega la doctora Salas.

Lo anterior tiene relación con la actitud del paciente. Aunque no se conoce del todo el mecanismo detrás del efecto placebo, sí se sabe que favorece la liberación de dopamina, sustancia asociada con el bienestar y el placer, precisa Chaná. Pero "una persona que entra a la consulta con la idea de que le irá bien, se tenderá a sentir mejor. Una actitud negativa hará lo contrario".

Locher y sus colegas llegaron a la conclusión de que el asesoramiento médico es relevante, e influye en la percepción personal de cada paciente sobre lo que lo aqueja. "El significado de la palabra en medicina es un tema muy antiguo, que va desde los conjuros sanadores que se utilizaban en la Antigüedad hasta la actual medicina alternativa, que ha ganado adeptos precisamente por esa cercanía".

 Efectos adversos

Así como el efecto placebo se asocia a una sensación de alivio o mejoría tras ingerir una sustancia que no es farmacológica, su contraparte es el llamado "efecto nocebo": cualquier molestia o efecto secundario adverso asociado a su consumo. Un estudio publicado ese mes en la revista Science revela claves de este curioso fenómeno: el efecto negativo tiende a ser más intenso si el paciente cree que el fármaco es caro o si se asocia a una marca. Para la autora del trabajo, Alexandra Tinnermann, de la Clínica Universitaria de Hamburgo (Alemania), "estos resultados muestran que el placebo y el nocebo tienen un fuerte impacto sobre los efectos de los fármacos, la recuperación de los pacientes y el alivio de sus síntomas. Los médicos deberían estar al tanto de esto, para tratar de usarlos para potenciar sus efectos positivos y reducir los negativos".



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Aunque los placebos, sustancias que no tienen principios farmacológicos activos, son ampliamente usados en investigación, en la práctica clínica se cuestiona su utilización.
Aunque los placebos, sustancias que no tienen principios farmacológicos activos, son ampliamente usados en investigación, en la práctica clínica se cuestiona su utilización.
Foto:REUTERS


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales