Una selección | Guía para recorrer la Estación Mapocho:
Algunos libros recomendados de la Filsa 2017

Abierta hasta el 12 de noviembre, la Feria Internacional del Libro de Santiago es una librería gigantesca, que tiene prácticamente toda la oferta de libros locales. Antes de perderse buscando, entregamos una lista de los títulos más destacados. Desde ficción hasta investigación periodística y novelas gráficas, todos son nuevos.  

EQUIPO ARTES Y LETRAS 

Por estos días, recorrer la Estación Mapocho puede ser todo un desafío. Instalada ahí desde hace 10 días, la 37 {+a} Feria Internacional del Libro de Santiago es, más allá de su nutrido programa de actividades culturales diario, una enorme librería que tiene todos los libros. Y son tantos. Hay quienes dicen que los mismos títulos pueden encontrarse en un paseo rápido por las librerías del Drugstore de Providencia, por ejemplo, y quizás sea cierto, pero la Filsa tiene en su inmensidad el atractivo de brindar lo inesperado: stand tras stand , las editoriales y distribuidoras ofrecen pequeños universos librescos en los que varían radicalmente los protagonistas: en una es la última novela gráfica de Francisco Ortega, en otra los diarios del cineasta Raúl Ruiz, más allá los hitos de la narrativa europea contemporánea o quizás libros infantiles que también son rompecabezas. Y, téngase en cuenta, acá todo es ligeramente más barato.

Abierta hasta el próximo 12 de noviembre, la Filsa marca el momento del año en que las editoriales locales hacen la mayor cantidad de lanzamientos de libros. No hay dónde perderse: no existe otro momento en que los libros llamen la atención de tanta gente y es evidente con apenas darse una vuelta por la Estación Mapocho que ya está definitivamente convertida en un panorama familiar. Cada stand , de hecho, ofrece un rincón -a veces es lo principal- de libros infantiles y juveniles. Entre tantas atracciones, el descontrolado follaje amenaza con volver todo trivial, pero eso sería un error. Libros buenos hay por montones y para todos los gustos.

En base a las presentaciones de nuevos libros que habrá en la Filsa, elaboramos una lista con algunos de los títulos más atractivos que se estrenan en el encuentro. Desde investigaciones periodísticas, como "Precht. Las culpas del vicario", de Andrea Lagos, hasta la nueva novela del superventas adolescente John Green, "Mil veces hasta siempre", pasando por "Berta Isla", lo último de Javier Marías, o las memorias de los 90 de Rafael Gumucio, "La edad media". Es una lista de lo más destacado, acaso lo imperdible y urgente, pero la Filsa ofrece más que eso: al lector ocasional, encontrar de una sola vez la oferta total de los libros en Chile, y a los lectores expertos, un enorme depósito para recorrer con calma hasta hallar una sorpresa. Eso sí, todos pagan entrada.

 Precht. Las culpas del vicario, de Andrea Lagos. (Catalonia)

En diciembre de 2012, la Iglesia Católica sentenció al sacerdote Cristián Precht a colgar los hábitos. Fue un golpe duro para la comunidad cristiana chilena, que veía en él a un religioso intachable tras su labor a favor de los derechos humanos al frente de la Vicaría de la Solidaridad. El alejamiento impuesto a Precht provino de una investigación del Vaticano que lo consideró culpable de las denuncias de abuso sexual que se le imputaban. En esta investigación, la periodista Andrea Lagos reconstruye la vida del sacerdote, trazando el recorrido de un hombre de contornos públicos heroicos que cayó en desgracia. Lagos recoge más de 70 testimonios que perfilan a Precht en torno a las acusaciones de abuso, y también las palabras del mismo sacerdote que le concedió ocho entrevistas. En el stand II.

Berta Isla, de Javier Marías (Alfaguara)

Entre 2002 y 2007, Marías publicó la enorme trilogía "Tu rostro mañana", un largo relato sobre el lenguaje y el espionaje con los conflictos del siglo XX europeo de fondo. Ahora ha vuelto a esa cantera: recién publicada en España, a la Filsa arriba "Berta Isla", una novela que sigue el destino de Tomás Davison, quien se ve ligado al servicio secreto británico casi como una maldición. Especialmente dotado para los idiomas y los acentos, su relación con el MI6 -y los mismos reclutadores y jefes misteriosos de "Tu rostro mañana"- hacen que la historia de amor de su vida se vea entrampada constantemente. Marías sigue la vida de ambos, Tomás y Berta, por 30 años, una trayectoria marcada por la duda y las sospechas, mientras de fondo el planeta gira: atrás están los últimos años del franquismo, Margaret Thatcher, la guerra de las Malvinas, la caída del Muro, los 90. La crítica española aseguró que en "Berta Isla" se lee al mejor Marías. En el stand XI.

Alex Nemo y la hermandad del Nautilus, de Francisco Ortega y Gonzalo Martínez (Reservoir Books)

Llovía la noche en que la mamá de Alex desapareció. Muerta no estaba, pero una búsqueda tradicional no servía. Entonces a Alex le fue descubierto un secreto increíble y fue su abuelo, Oreste, quien se lo reveló: en el revés de nuestro universo existe otro, o muchos otros incluso, y está oculto en los libros. Le entrega una llave para acceder a ese otro lado y Alex se lanza a buscar a su madre en los mundos creados por el escritor Julio Verne. Esa es la puerta de entrada a "Alex Nemo y la hermandad", la nueva novela gráfica del escritor Francisco Ortega y del dibujante Gonzalo Martínez, la dupla que en 2012 publicó "Mocha Dick" (2012). Relato de aventuras con múltiples referencias literarias, el libro es un gran homenaje a la fascinación de la lectura y, específicamente, a autores como Verne y también al personaje ícono de las historietas chilenas, Mampato. En stand XI.

Diario , de Raúl Ruiz (UDP). Y De Ruiz a la utopía contemporánea en el cine chileno y latinoamericana , de Mónica Villarroel, coordinadora (Lom)

"18:00 horas. En el Samoiedo, esperando a Valeria. Almuerzo con mis padres, rodeados de damas de 90 años, todas comentando un partido de tenis en el que un tal Ríos, ídolo nacional, joven de aspecto depresivo, se dejó ganar por un ecuatoriano sonriente. Curiosamente, después de dos semanas mi cabeza empieza a quedar vacía y un polvo de angustias parecido al esmog empieza a reemplazar las obsesiones habituales. Un año en Chile bastaría para matarme", escribe Raúl Ruiz el sábado 1 de febrero de 1997. La entrada corresponde al volumen I del "Diario", publicado por Ediciones UDP en dos tomos, a cargo de Bruno Cuneo, autor de la selección, edición y prólogo. Las "notas, recuerdos y secuencias de cosas vistas" -como dice el subtítulo de la obra- abarcan desde 1993 hasta julio de 2011, año de la muerte de Ruiz. El autor habla de sus copiosas lecturas, el rodaje de sus películas y encuentros con celebridades del séptimo arte. Revela, asimismo, una mordaz visión de su país natal. En tanto, en 2016 la Cineteca Nacional organizó un coloquio para recordar los 75 años del nacimiento de Ruiz y de ahí surgió "De Ruiz a la utopía contemporánea en el cine chileno y latinoamericano" (Lom), libro coordinado por Mónica Villarroel, que reúne ponencias de un encuentro dedicado al cine de la región, más un dossier final con conferencias en torno al director chileno. En stand D29 y XIV.

El ferrocarril subterráneo, de Colson Whitehead (Literatura Random House)

Bajo un montón de paja estaba la puerta. Una vez abierta, aparecía una escalera que descendía hasta un rudimentario pero eficaz andén dispuesto en un espacio que llegaba hasta los seis metros de altura. Desde ahí salían dos túneles, por lo que entraba y salía el ferrocarril subterráneo, un verdadero tren para llevar a los esclavos negros a tierras libres. Así lo cuenta el escritor Colson Whitehead en su novela, precisamente llamada "El ferrocarril subterráneo", que se llevó todos los aplausos de la crítica en Estados Unidos, como también el Premio Pulitzer y el National Book Award. Inspirado en una organización del siglo XIX que ayudaba a esclavos a fugarse hacia estados del norte y Canadá, el relato sigue el escape de Cora, que avanza hacia un lugar desconocido mientras le pisan las huellas sus captores. En la ruta va conociendo a otros esclavos que buscan su libertad, le narran sus historias de miserias y comparten el viaje juntos. Fábula épica sobre los más oscuros episodios de la historia estadounidense, la novela ilumina alegóricamente también el presente para los afroamericanos y situó a Whitehead entre los narradores centrales de la literatura norteamericana contemporánea. En el stand XI.

Los pacientes del doctor García, de Almudena Grandes (Tusquets)

En esta cuarta novela de la serie "Episodios de una guerra interminable", la escritora española Almudena Grandes recurre a las figuras de un médico y un diplomático republicanos para hilvanar una trepidante historia de espías, impostores, asesinos y héroes anónimos. La misión es infiltrarse en una red clandestina de ayuda a prisioneros nazis encabezada por Clara Stauffer, una mujer encantadora y tan franquista como nazista. Gracias a esta red, cientos de acusados o condenados por sus crímenes logran escapar a Latinoamérica, principalmente a Argentina, con identidades falsas. Otros, son bien acogidos en España. El objetivo de los republicanos, derrotados en la Guerra Civil Española, es informar a los vencedores de la Segunda Guerra Mundial de lo que está ocurriendo y así conseguir su apoyo para derrotar a Franco. La historia dirá otra cosa. Y así lo ha retratado la autora de "Los pacientes del doctor García", quien recurre a datos verídicos y a una infinidad de personajes bien delineados para revelar esta desconocida etapa de la historia española. En el stand X.

La edad media, de Rafael Gumucio (Hueders)

Después de debutar como escritor con "Invierno en la torre" (1995), Gumucio suspendió la ficción y se atrevió con un relato en que narraba su vida con apenas 29 años, "Memorias prematuras" (1999). Ahí mostró una voz inimitable, que ahora pareciera tener una segunda parte en "La edad media". Fijada para ser presentada el sábado 11 de noviembre en la Filsa (20 horas, sala Acario Cotapos), es un relato sobre la década de los 90. Sus 90: en los años del canal Rock & Pop, el taller literario de Antonio Skármeta y el éxito de la narrativa chilena que publicaba Planeta. "Soy un genio pero sé que fracasé, porque tengo que escribirlo", anota Gumucio en este recuento íntimo sobre su vida, pero también sobre la generación que tuvo en sus manos la transición a la democracia y, quizás, dejó que se fuera entre los dedos. Una biografía sin concesiones. En stand C25.

Escrito está, de Efraín Barquero (Lom)

El año pasado, luego de la muerte de Elena Cisternas Franulic, su esposa, Efraín Barquero -premio nacional de Literatura- empezó a escribir este libro. Su título, como explicó en una entrevista, tiene resonancias bíblicas y es una especie de réquiem, "pero no tiene gritos ni exclamaciones". La serenidad traspasa los breves poemas de la primera parte de la obra, "La página blanca". El silencio, vacío anterior a la escritura, mantiene unido al poeta con la mujer que, presiente, está detrás de él mirando la página en blanco. Presta para convertirse de nuevo en la materia de sus versos. En la segunda parte, "La primera palabra", predomina la evocación de la compañera desaparecida a través de los indicios que perviven en objetos cotidianos: "Estos mensajes tuyos que me llegan a destiempo", como el hallazgo de una flor seca en las páginas de un libro cubierto de polvo. "Al ver las cosas de la casa dispuestas/ por manos extrañas, yo también me he vuelto extraño", escribe en otro poema. Naín Nómez termina su prólogo recomendando al lector escuchar y aprender "de la voz de un poeta vital que nos habla desde la gran tradición de la lírica chilena". En el stand XIV.

Diarios de viaje, de Juan Emar (Alquimia)

"He llegado aquí y ni un solo instante he estado feliz. Estoy aquí en Santiago, en un medio que no me gusta, que no me comprende y llevando una vida estúpida", escribió Juan Emar en su diario el 19 de octubre de 1910. Aún no se hacía llamar Emar, era simplemente Álvaro Yáñez Bianchi, tenía 17 años y venía llegando de París. Allá su energía creativa se había desatado, primero a la sombra de Leonardo Da Vinci. Son los inicios del escritor que 25 años después publicará de una sola vez tres libros -"Ayer", "Un año", "Miltín"-, desorientando a la conservadora narrativa chilena de la época. Crítico de arte, vanguardista y ermitaño, su estilo y personalidad se fueron formando mientras escribía los textos que componen "Diarios de viaje", volumen que publica editorial Alquimia y que mañana será lanzado en la Filsa (a las 17:30 horas en la Sala Camilo Mori). Bajo la edición de Paulo González, el libro recoge los cuadernos y hojas sueltas referidos a sus primeros cuatro grandes viajes: a Europa primero entre 1909 y 1910, y luego en 1912; Lima en 1915, y Estados Unidos y Europa otra vez entre 1919 y 1923. Es la formación del hombre que dedicó sus últimos 20 años de vida a la escritura de un libro de cinco mil páginas, "Umbral". En el stand V.

Tiempo muerto, de Margarita García Robayo (Alfaguara)

"En mi casa fluctúo entre la hiperrealidad cínica de los tristes y la idiotez aplastante de los felices", escribe Lucía en su columna semanal en una revista, que luego hojea su marido, Pablo, sin apenas emitir comentarios. Ya no importan. Ya no saben cómo entenderse. El matrimonio de la novela "Tiempo muerto" está estancado en una crisis y su autora, la colombiana García Robayo, explora ese desasosiego terminal no solo para exponer a sus personajes, sino también a una clase: intelectuales, adinerados, su nacionalidad es una difusa mezcla de latinoamericano que eligió Estados Unidos. Figura en ascenso de la narrativa colombiana, García Robayo -ex directora de la Fundación Tomás Eloy Martínez- confirmó con esta novela el alto nivel sugerido en títulos como "Las personas normales son muy raras", "Cosas peores" o "Usted está aquí", publicada en Chile por editorial Montacerdos. La autora es una de las invitadas a la Filsa en el marco de los Diálogos Latinoamericanos y hoy, a las 16:00 horas en la Sala Camilo Mori, sostendrá un diálogo con la narradora María José Caro sobre el oficio de la escritura. En stand XI.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir

Foto:ILUSTRACIÓN: FABIÁN RIVAS

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales