Ministerio de Salud y empresa constructora ya lo denunciaron a la justicia, y también lo hará la U. de Santiago:
Falso ingeniero levantó obras por una superficie equivalente a tres torres del Costanera Center

Aseguraba experiencia como profesional desde 1990 en 15 proyectos de obras públicas y privadas.  

R. Olivares y N. Cabello 

Aunque su falso título de ingeniero fue descubierto en los últimos meses, Luis Flores Pérez llevaba al menos 27 años participando en obras públicas y privadas a lo largo del país ejerciendo esa profesión.

Su caso quedó en evidencia por el reclamo de una empresa que participaba y no ganó la licitación para construir el Hospital de Chillán, que fue adjudicada al Grupo Inso en julio. Al revisar la denuncia, el Ministerio de Salud detectó que Flores no era constructor civil ni ingeniero civil en obras civiles de la U. de Santiago, como se presentaba, sino que técnico en riego.

Así lo detalló la subsecretaria de Redes Asistenciales, Gisela Alarcón, quien afirmó que "hicimos la indagación, nos contactamos con la universidad en cuestión e identificamos que el título era fraudulento".

El secretario general de la U. de Santiago, Gustavo Robles, añadió que "a los títulos que presentaba esta persona se les había adulterado el nombre".

Pese a ello, y según consta en la documentación para construir el Hospital de Chillán, Flores ha participado como ingeniero en 15 obras, que suman 444.065 m {+2} construidos, equivalentes a más de tres veces la superficie de la torre del Costanera Center.

Entre esos proyectos figuran siete centros de salud (la clínica de Puerto Montt, y los hospitales de Chuquicamata, Cañete, Rancagua, Osorno, Talca y Pitrufquén) y obras de distintos rubros, como el edificio del Tribunal Calificador de Elecciones de Santiago y el Centro Penitenciario El Manzano, en Concepción.

En seis iniciativas, Flores fue el "profesional residente"; es decir, el jefe del equipo de ingenieros. Ese mismo cargo se le otorgaría en el Hospital de Chillán, aunque el profesional ya fue removido.

El falso ingeniero, además, era parte de los equipos que postulaban a construir los hospitales Las Higueras de Talcahuano y de La Serena, del Grupo Inso y el consorcio español San José. Esas ofertas fueron declaradas inadmisibles y las propuestas de adjudicación retiradas de Contraloría.

"El sistema de licitaciones públicas funciona también en base a la fe pública, por eso se solicitan garantías de seriedad de las ofertas y entregar un documento falso implica inadmisibilidad de una propuesta", explicó la ministra de Salud, Carmen Castillo.

Con ello se dilató la adjudicación de los proyectos. Al respecto, la subsecretaria Alarcón contó que para ambos casos "la nueva propuesta de adjudicación con la empresa que correspondía ya ha sido ingresada a Contraloría". Las ofertas que se declararon inadmisibles, porque consideraban al falso profesional, eran las que resultaban más baratas para el Estado.

Desde la Cámara Chilena de la Construcción, el gerente de infraestructura, Carlos Piaggio, dijo: "Es un caso excepcional, en el que fallaron todos los controles públicos habituales que se realizan".

Sobre la responsabilidad de las empresas, Piaggio afirmó que "en general hacen fe de los documentos que entregan los profesionales" y que "cuando un profesional participa en un proyecto, esa empresa le otorga un certificado que dice que participó en tal obra, y así la persona va acreditando su trayectoria".

Acciones legales

El Ministerio de Salud ya entregó los antecedentes del caso a la Fiscalía de Chillán para pedir que investigue si existió delito. Además, esta semana el Grupo Inso presentó una denuncia ante la Fiscalía Local de Las Condes.

Esa empresa postulaba a construir los hospitales de Talcahuano y La Serena por un total de $116 mil millones, sin IVA, por ambos recintos, pero sus ofertas fueron desestimadas.

Y desde la U. de Santiago, Gustavo Robles anunció: "Nosotros también estamos estudiando qué acción legal tomar. Lo claro es que vamos a ir a la justicia contra quienes hayan participado en la adulteración de los títulos".

Robles contó que se dieron cuenta del caso cuando, en octubre, distintas empresas y entidades públicas comenzaron a consultarles sobre la validez de los títulos de Flores y que ya identificaron a quiénes corresponden los documentos.

Siete
centros de salud  figuran en el currículo del supuesto ingeniero.



 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Documento El falso título de ingeniero civil que presentaba Flores decía que tenía esa profesión desde 2001, y fue validado ante notario.
Documento El falso título de ingeniero civil que presentaba Flores decía que tenía esa profesión desde 2001, y fue validado ante notario.
Foto:Servicio de Salud Ñuble

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales