Elección FEUC: El conteo de votos ya no entusiasma al alumnado universitario

 

Son cerca de las diez de la noche del miércoles y un grupo de la Nueva Acción Universitaria (NAU) canta canciones de Los Prisioneros y Eduardo Gatti. Aparte de eso, el patio de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Católica está casi vacío. El movimiento Solidaridad está encerrado en una sala. No saldrán de ahí hasta cerca de la medianoche, cuando comience el conteo de votos para elegir al nuevo presidente de la FEUC.

A diferencia de otros años, cuando el ambiente era bullante y el patio estaba repleto de alumnos, reina el silencio, que es roto solamente por los llamados a viva voz que informan en qué sala se realizará el conteo de alguna carrera; los cánticos de los gremialistas, quienes se muestran muy animados a pesar de solo estar compitiendo por un puesto del Consejo Superior, y los jóvenes de los distintos medios de la universidad, como el Puclítico o Radio UC, quienes corren para llevar los últimos datos a su centro de operaciones.

Para los alumnos este cambio de ambiente se debe a varios factores: el primero es la desaparición de Crecer, el movimiento que representaba al ala más de izquierda del alumnado. Esto dejó a muchos estudiantes sin representatividad. Luego, el bajo número de votantes. En esta elección se registró una alta abstención. Desde el NAU explican que esto se debe a una tendencia que ha ido en aumento en los últimos años, mientras que desde Solidaridad culpan a la FEUC que, dicen, ha pasado más tiempo enfrascada en "pelear con el rector en las cartas del diario" que de los asuntos del cuerpo estudiantil. Por último, se afirma que la misma federación ya no tiene el peso político que solía.

Afuera de las oficinas de la federación se enfrentan, por medio de cánticos, los adherentes del NAU y Solidaridad. Son poco más de las tres de la mañana y la tendencia parece indicar que el NAU va a ganar. Pero el silencio volverá a imponerse con la llegada de los resultados de dos nuevas mesas, que vuelven a estrechar el margen y dan la idea de una posible victoria solidaria.

Apenas son un centenar de alumnos los que esperan el resultado final. Casi todos pertenecen a alguno de los tres movimientos presentes. No hay botellas de alcohol ni se escucha música, ya que este año la FEUC decretó ley seca. Solo un puñado se atreve a desafiarla, aunque lo hacen a escondidas y lejos de las rutas de los guardias, y se refugian en las sombras para tomar e incluso fumar marihuana.

A las cinco de la mañana la tendencia se confirma. A las seis, Álvaro Cordero, candidato a presidente de la lista de Solidaridad, reconoce su derrota frente a Josefina Canales. Los presidentes y vicepresidentes de ambas listas se juntan en el patio e intercambian palabras de apoyo y respeto con un subtexto de amenaza. El NAU les recuerda el caso de abusos sexuales en que supuestamente uno de los suyos había tomado parte, y luego prometen trabajar juntos. Entre llantos de sus seguidores, Cordero hace un llamado a terminar de contar las últimas mesas, mientras los vencedores aplauden a su nueva presidenta. Luego, el silencio nuevamente.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales