La "identidad" del partido y su futuro en la centroizquierda

 

Que la misma noche del 19 noviembre, uno de sus senadores que gane la elección envíe un video de apoyo a Alejandro Guillier "y produzca un golpe blanco a la mesa", es uno de los escenarios posibles -y no necesariamente el más lejano- que hoy se menciona en la DC para graficar las tensas horas que vivirá la colectividad tras los resultados de las elecciones del próximo domingo.

A partir de ese momento, el partido deberá tomar una serie de definiciones y las "facturas por cobrar" que se acumularon durante el año finalmente tendrán que ser canceladas a la luz de los resultados electorales. Panorama que puede fraccionar a la colectividad o, al menos, producirle grietas difíciles de subsanar.

Primero, puede quedar en entredicho la decisión de Alameda 1460 de esperar al día siguiente, el 20 de noviembre, y que sea su consejo nacional quien defina finalmente su apoyo -y con qué condiciones- al candidato del pacto "Fuerza de la Mayoría" para la segunda vuelta.

Y luego se sucederán las decisiones que serán puestas a prueba. Una de las principales será el resultado del llamado "camino propio": haber optado por llegar con una candidatura presidencial propia hasta la primera vuelta y una lista de candidatos al Congreso aparte de la Nueva Mayoría.

Adónde los llevó "el camino propio"

Aunque en estas dos decisiones las culpas dentro de la DC las apuntan también al resto del oficialismo -por no haber llegado a una buena negociación parlamentaria y por no haber propiciado un escenario para primarias presidenciales-, en las horas posteriores a las elecciones las culpas se repartirán puertas adentro.

Y su abanderada y el resto de la mesa directiva serán los primeros que saldrán a la palestra. En la colectividad advierten que ese escenario se concretaría si la votación que logre Goic es similar a la que señala la última encuesta CEP -un 3%-, por debajo incluso de Marco Enríquez-Ominami. "Ahí no queda mucho que hacer", dicen desde el partido, y concuerdan en que la directiva caería de inmediato.

Por otro lado, en el partido también apuestan a la posibilidad de que la senadora logre los dos dígitos. Un "éxito mayúsculo" para la magallánica sería llegar a un 12%, cifra similar al peso actual del partido si se toman en cuenta los resultados de las municipales del año pasado. Con un apoyo cercano a ese, la candidata se anotaría un triunfo y podría decir que tenía razón cuando acusó "colusión de las encuestas". No solo eso. También afirmaría su mesa y proyectaría su figura para futuras elecciones y como líder de la colectividad.

Pero son pocos quienes aventuran un resultado tan positivo para la carta DC. De cumplirse esos vaticinios, poco pesarán las frases de "votar con convicción" o por "la identidad DC". De hecho, el descalabro puede ser tal que, sin empachos, hoy muchos de los DC consultados señalan que "será el partido que más perderá".

Porque la presidencial a estas alturas para muchos es algo ya zanjado y es en el bajo rendimiento en la elección de diputados donde están concentradas las miradas y los peores augurios. El partido hoy tiene 21 diputados (considerando a Sergio Espejo, que renunció a su militancia a mediados de año) lo que la hace ser la bancada más grande entre los partidos oficialistas. Sin embargo, los cálculos y encuestas que maneja la misma colectividad dicen que el 19 de noviembre el número de diputados que obtendrán estará entre 14 y 16. Una baja que será aun mayor que la que se aprecia a primera vista, puesto que con el nuevo sistema electoral se aumentaron los escaños de 120 a 155.

Con ese número de diputados y una presidencial que no logre los dos dígitos, surgen las inquietudes en la DC respecto de la influencia y el rol que puede ejercer dentro del rearme de la centroizquierda. Otro gran desafío para el partido que fue clave en los 90 para la creación de la Concertación y con dos presidentes de la República a su haber tras el retorno de la democracia. Su peso, ellos mismos advierten, estará evidentemente disminuido.

Algunos incluso ya hablan de un "partido bisagra". Es decir, pequeño pero con votos clave en el momento de alguna negociación que el futuro gobierno realice en el Cámara. Y en ese rol, se argumenta en el partido, puede revivir aquello de la "identidad", al negociar como partido en los temas donde sí se jueguen algunos de sus principios.

¿Más a la izquierda o más a la derecha?

Como contraparte del sombrío escenario anterior, el Senado le puede dar un respiro a la DC. Sus cálculos y encuestas internas les arrojan que, al menos, lograrán cuatro escaños. Con ello, mantendrían los siete actuales, pues se sumarían a los que no les tocó ir a elección este año (Pedro Araya, Jorge Pizarro y Carolina Goic).

Las cartas más seguras por las que apuestan es Yasna Provoste en Atacama; un senador en Valparaíso (Ignacio Walker o Aldo Cornejo); uno en el Maule (Andrés Zaldívar o Ximena Rincón), y un representante en La Araucanía (Francisco Huenchumilla o Fuad Chahín).

Pero un nuevo conflicto interno se les abre tras las senatoriales. ¿Qué tan "conservadores" o "progresistas" serán los triunfadores de esa noche? Existe consenso al interior de la colectividad en que si los escaños se los llevan Provoste, Cornejo, Rincón y Huenchumilla, sería un partido más "a la izquierda" que si los ganadores fueran Walker, Zaldívar y Chahín, con una mirada más "a la derecha".

En el primer escenario, la disidencia se anotaría un triunfo, que no pudo lograr en las internas del partido, y cosechar nuevos éxitos como una nueva mesa e inclinar la balanza a sus temas e intereses. Otro factor que consideran es el perfil de los que serían los nuevos senadores disidentes: "caudillos" como Huenchumilla y Provoste, más difíciles de ordenar. En el otro caso, con figuras más conservadoras -por ejemplo, Walker- como triunfadores, el punto que advierten algunos dirigentes es que sean más proclives a llegar a acuerdos con un eventual gobierno de Sebastián Piñera en proyectos de ley que sean importantes para la nueva administración.

Es por esto que en la DC aseguran que para el 19 de noviembre necesitarán algo más que "resiliencia".

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<b>La candidata presidencial en la DC,</b> Carolina Goic, junto a la candidata al Senado por Atacama Yasna provoste, quien podría jugar un rol clave en la reconfiguración de poder en el partido.
La candidata presidencial en la DC, Carolina Goic, junto a la candidata al Senado por Atacama Yasna provoste, quien podría jugar un rol clave en la reconfiguración de poder en el partido.


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales