"En las campañas es muy difícil que las personas crucen las líneas, pero eso va a venir después"

 

-Ya estamos en el momento de poder escribir la historia de esta campaña: qué lo deja contento, y qué frustrado y molesto; qué ha sido diferente de sus campañas anteriores.

-Uno siempre recuerda con un cariño muy especial a la primera polola, pero se casa con la mujer que lo acompaña toda la vida. Yo recuerdo con nostalgia la primera campaña del 2005, porque surgió en forma tan espontánea; partimos de la nada, y por tanto, todo fue una aventura, en el buen sentido de la palabra. Pero de las tres que he enfrentado, esta ha sido la mejor campaña, porque esta vez hemos tenido unidad dentro de nuestro sector, un sentido de misión, y he notado el compromiso, la entrega de todos para hacer realidad la promesa de los "tiempos mejores".

Dice que "el cariño de la gente" lo ha emocionado y le ha dejado rastros físicos, incluso debajo de la camisa, por lo efusivo... por los besos, abrazos, hasta pellizcos que reciben él y Cecilia. "Las palabras de aliento y la esperanza que veo en sus ojos nos dan la fuerza y la motivación".

-¿Eso lo siente más ahora que la vez anterior?

-Mucho más.

"Están haciendo campaña del terror usando el aparataje público"

-¿Y qué ha sido lo más enojoso?

-El poco respeto por la verdad de algunos candidatos, que han hecho de esta campaña una de odio y amargura. Los debates, en que más que discutir ideas, propuestas de futuro, se cae en el barro. Esa parte ha sido la más amarga. Y ahora estamos enfrentando una verdadera campaña del terror. Donde voy, la gente más humilde me pregunta: "¿Es verdad que van a terminar con la gratuidad, los empleos públicos, los programas sociales, que van a echar a la gente de su trabajo?". Lo único que les falta es decir que si gana Piñera, la luna va a dejar de brillar, o que el sol se va a apagar. Lo que pasa es que la Nueva Mayoría se aferra al poder con dientes y uñas; se han acostumbrado a la calefacción del sector público, tienen terror de salir a la intemperie a ganarse la vida, y de ese temor nace una actitud en que todo vale con tal de quedarse en el poder. La campaña del terror la están haciendo en forma organizada, usando todo el aparataje del sector público.

-¿Y eso puede representarle un peligro en caso de segunda vuelta?

-Esa campaña del terror la hicieron igual en 2009, pero no surte efecto, porque la gente es muy inteligente. Yo creo que es muy difícil que esta elección se resuelva en primera vuelta; pero es muy importante la primera vuelta, ya que la diferencia que le saquemos a Guillier -que seguramente saldrá segundo- va a ser muy decisiva para el resultado definitivo. Pero, junto con eso, quiero decir que vamos a ganar esta elección y para eso nos hemos preparado durante mucho tiempo. Los buenos gobiernos no se improvisan.

-Esa enemistad que se ha instalado y que se siente, ¿cómo cree que va a seguir influyendo?

-Nosotros hemos hecho mucho énfasis no solo en unir a nuestro sector, sino también en hacer una campaña de unidad hacia todos los chilenos. Porque, al fin y al cabo, cada vez que los chilenos nos hemos dividido, hemos cosechado nuestras peores derrotas. Y cada vez que nos hemos unido, hemos conquistado nuestros mejores triunfos. Unidos recuperamos la democracia; unidos reconstruimos el país después del 27-F. Entonces, para que Chile salga de este estancamiento brutal en que estamos hoy día, la tarea de poner en marcha de nuevo el país va a requerir la unidad de los chilenos...

-Usted hace esfuerzos para convocar a gente de izquierda, pero no le resulta; en su anterior gobierno solo consiguió a Flores y Ravinet...

-Hay una diferencia muy grande. En 2009 teníamos una clara minoría en el Congreso, y al frente estaba la entonces Concertación, que rápidamente se agrupó con la esperanza del regreso de Michelle Bachelet y nos hizo una oposición muy dura, a veces negándonos la sal y el agua. Yo creo que esta vez va a ser distinto. En primer lugar, porque nosotros vamos a tener muchos más diputados y senadores; vamos a estar más cerca de la mayoría. Y segundo, porque creo que al frente va a haber un gran big bang, que nos va a dar una oportunidad para buscar acuerdos que permitan sacar adelante grandes proyectos, poner de pie y en marcha la economía, combatir con mayor eficacia la delincuencia, derrotar la pobreza.

-En lo concreto, ¿qué espera de la DC y otros sectores de centroizquierda que no han querido bajo ningún concepto abrirse hacia ustedes?

-Una cosa son las élites, los dirigentes que mantienen sus posiciones irreductibles. Y otra, las bases, los simpatizantes, los adherentes. Cuando ganamos en 2010 con mayoría absoluta de los votos de los chilenos, ¿ustedes creen que esos eran votos solamente del sector ABC1? ¿El electorado tradicional de la centroderecha? Era la mayoría de los chilenos. Y ahí estaba mucha gente que en el pasado había votado por la Concertación. Logramos conquistar voluntades y corazones mucho más allá de nuestro sector. Hoy está ocurriendo lo mismo, y más fuerte.

"Noto un cambio radical en Guillier"

-Entonces usted no espera cruces de vereda antes de estar instalado un gobierno suyo.

-En las campañas es muy difícil que las personas crucen las líneas, pero eso va a venir después. Yo he tratado de hacer una campaña lo más limpia, constructiva y unitaria posible. He tratado de evitar todas las descalificaciones a mis adversarios, a pesar de que ellos sí las hacen... Y noto un cambio radical en Alejandro Guillier en los últimos días; probablemente sus asesores comunicacionales lo han inducido a tomar una actitud que yo califico de demagoga e irresponsable. En nuestro gobierno vamos a poner toda nuestra fuerza, voluntad y esfuerzo en buscar acuerdos, reemplazando la nefasta lógica de la retroexcavadora por la sana cultura del diálogo y los acuerdos.

Defender derechos y exigir deberes

-¿Diría usted que los chilenos están más ideologizados?

-Yo no diría más ideologizados, pero sí mejor informados, más empoderados, exigentes e impacientes; menos tolerantes frente a los abusos y discriminaciones. Quiero advertir, frente a eso, que nuestro gobierno se va a preocupar de defender los derechos de todos, pero también va a exigir los deberes de todos.

-Usted habla de big bang en la izquierda, pero también puede pasar algo así en la derecha a raíz de lo que se ha despertado con José Antonio Kast. ¿Cómo ve el proceso que va a vivir su propio sector después de la elección?

-Yo insisto en que nuestro sector está hoy más unido que nunca, porque tiene una misión que cumplir, compromiso, voluntad de triunfo, mística, entusiasmo. Respecto de Kast, él está hablándoles a nichos. No es lo mismo ser un candidato que aspira al 5% y sabe que no va a ganar, a ser un candidato que sabe que va a ganar y que tiene que gobernar para todos los chilenos, y por lo tanto tiene que hablarles a todos ellos. Por supuesto que pongo mucha atención a lo que dice José Antonio Kast, así como a todos los grupos a los que escucho cuando recorro el país.

Chadwick, "mi gran amigo y aliado"

-En esta campaña que termina, ¿quienes han sido las personas clave?

-Muchos han jugado un rol estelar, protagónico. En el círculo más cercano del día a día, Andrés Chadwick, gran jefe de campaña, gran aliado, gran amigo.

Los otros mencionados para la historia son Alberto Espina, Andrés Allamand, Gonzalo Blumel, los presidentes y secretarios generales de los cuatro partidos de Chile Vamos; Ernesto Silva y Nicolás Monckeberg; Susana Jiménez, Ricardo Israel, Ena Von Baer, Álvaro Fischer. Los grupos programáticos, más de mil profesionales "que han trabajado de verdad horas de horas y yo con ellos".

-¿Y cómo lo ha hecho para tener a cinco potenciales ministros de Hacienda trabajando juntos en su comité económico y que no se maten?...

-Ustedes están con la lógica de los periodistas, que se matan por el protagonismo. La lógica de los economistas es mucho más civilizada y humana. Hay un principio básico: un candidato no habla de gabinete antes de estar electo y eso lo saben muy bien todos los que han participado en este campaña.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales