Líder de una secta asesina en los años 60:
Muere Charles Manson, el psicópata que horrorizó e hipnotizó a EE.UU.

El gurú de "La familia Manson", que mató a nueve personas, falleció por causas naturales a los 83 años.  

J. Palou 

Jamás se arrepintió. Y hasta el final de sus días, Charles Manson atizó el mito de ese inescrutable y desquiciado gurú de un culto sádico que despertaba tanto horror como perversa fascinación en el imaginario colectivo y en la cultura pop. Tras pasar 46 años en prisión en California, el asesino en serie más famoso de EE.UU. murió este domingo, por causas naturales, en un hospital en el condado de Kern. Tenía 83 años y ningún familiar conocido que reclamara los restos mortales de quien se convirtió, para muchos, en la personificación del mal.

Se dice que los crímenes salvajes de Manson pusieron fin de forma abrupta al espíritu de "amor y paz" del movimiento hippie y la contracultura de los años 60. Fue en agosto de 1969, cuando los acólitos de su secta, conocidos como "La familia Manson", asesinaron bajo su influencia a nueve personas en Los Angeles, incluyendo a la actriz Sharon Tate, esposa del director Roman Polanski, quien tenía 26 años y un embarazo de ocho meses y medio cuando fue apuñalada 16 veces.

Tanto por el detalle sobre los asesinatos -que incluyeron torturas y el uso de la sangre de las víctimas para pintar mensajes-, los estadounidenses quedaron también impactados por la locura indescriptible y la magnética capacidad de persuasión de Manson, quien en sus sermones místicos aseguraba ser la reencarnación de Jesucristo e incorporaba elementos de la Cienciología. En sus delirios, el psicópata les había ordenado a sus discípulos -sobre todo a mujeres a quienes había adoctrinado, en una comunidad donde abundaban el LSD y las orgías sexuales- que mataran a habitantes de barrios ricos y blancos, con la idea de que ello desataría una "guerra racial". Ese sería el Apocalipsis.

Esta "profecía" Manson la extrapoló de una descabellada interpretación de la canción "Helter Skelter", de The Beatles, banda con la que estaba obsesionado, en particular de su disco "White Album". "El Helter Skelter está llegando", decía el "gurú", quien había tenido antes un fracasado intento de hacer carrera en la música e incluso, se hizo amigo de estrellas del rock como Dennis Wilson, de los Beach Boys.

"X" en la frente

El juicio a Manson, en 1970, incrementó su fama. En las audiencias apareció con el pelo enmarañado, barba, una mirada penetrante y se hizo una cicatriz de "X" en la frente, que imitaron sus seguidores y que más adelante él transformaría en una esvástica. A pesar de que la fiscalía lo describió como un "monstruo satánico" y de las abrumadoras pruebas en su contra, él defendió su inocencia y aseguró que la sociedad era la culpable de los asesinatos: "Esos niños que los atacan con cuchillos, son sus hijos. Ustedes les enseñaron, yo no les enseñé. Yo solo intenté ayudarlos a ponerse en pie", dijo en su monólogo.

Manson, hijo de una prostituta alcohólica que no se hizo cargo de él, ya había estado preso entre 1951 y 1967 acusado de robo, fraude y proxenetismo. "Mi padre es la cárcel. Mi padre es su sistema", señaló durante el juicio, en el que incluso intentó atacar al juez. Finalmente, fue condenado él y sus tres jóvenes seguidoras, Leslie Van Houten, Susan Atkins y Patricia Krenwinkel, a la pena capital, pero un cambio en la legislación de California hizo que después se la conmutaran por cadena perpetua. "Yo soy en lo que ustedes me han convertido. Soy solo un reflejo de ustedes", insistía.

Los años en la cárcel de Manson no mermaron su leyenda asesina. Se convirtió en materia de best sellers , películas y musicales; las revistas Rolling Stone y Life le dedicaron sus portadas, mientras que el rockero gótico Marilyn Manson lo homenajeó con su seudónimo. El propio Manson publicó un álbum en 1970, que fue reeditado en 2006, y este año, el director Quentin Tarantino anunció que su próxima película abordaría los crímenes de "La Familia".

Pese a que solicitó 12 veces la libertad condicional, Manson nunca mostró remordimiento. "Si ustedes abrieran las puertas, yo saldría a la calle y tendrían esta cosa llamada Charlie Manson que han creado. Porque no me han visto. No realmente. Yo solo podría asesinar a toda la humanidad", dijo en una carta en 1996. En sus últimos días, jugaba ajedrez, leía la Biblia y recibía a personas hipnotizadas con su historia. Hace tres años, se le negó el permiso para casarse con una mujer de 26 años, quien luego confesó que solo lo iba a hacer para exponer su cuerpo y ganar dinero. Se desconoce qué ocurrirá ahora con sus restos.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
the associated press
the associated press
Foto:THE ASSOCIATED PRESS

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales