Con duras críticas, Papa Francisco terminó sus visitas a Chile y Perú:
"La política está en crisis, muy muy en crisis, en América Latina, por corrupción"

En medio de la situación que involucra al Presidente Kuczynski por su relación con el caso Odebrecht, el Pontífice preguntó a los obispos peruanos: "¿Por qué en Perú cuando sale un Presidente lo meten preso?".  

M. Soledad Vial Desde Lima 

Con una masiva misa, que contó con la presencia de 1 millón 300 mil personas, en el aeropuerto peruano de Las Palmas, el Papa Francisco puso fin ayer a su gira por Chile y Perú. Antes de dejar este país, que vive una crisis política producto del indulto que el Presidente Pedro Pablo Kuczynski otorgó al ex gobernante Alberto Fujimori para impedir un juicio político por su relación con el caso Odebrecht, el Pontífice habló duramente contra la corrupción y el estado de la política en América Latina.

En la celebración eucarística en Lima se encontraba presente el cardenal estadounidense Sean O'Malley, cabeza de la comisión del Vaticano para enfrentar el escándalo de los abusos sexuales, quien el sábado emitió un comunicado tomando distancia de las palabras del Papa sobre la situación del obispo de Osorno, Juan Barros.

"Gran parte de Latinoamérica sufre en su política una gran decadencia y (...) corrupción", dijo en un encuentro con los obispos peruanos -que se había planteado como reservado-, luego de que ellos le preguntaran por los principales desafíos que se les plantean. "Creo que la política está en crisis, muy muy en crisis, en América Latina, por corrupción", agregó, y al entrar más a fondo, el Papa afirmó: "En la oposición acusan al gobierno de corrupción, cambian, y al contrario. Y los dos tienen un poco de razón al acusar al otro".

Asimismo, señaló a los obispos que el escándalo de Odebrecht es una anécdota "chiquita" de las prácticas corruptas en el continente. "La política está enferma, está muy enferma. Y hay excepciones. Pero, en general, está más enferma que sana". Enumeró "paraísos fiscales y la corrupción de la droga", y llamó a no descuidar la política porque "si caemos en manos de personas que solo entienden el lenguaje de la corrupción, estamos fritos".

"Un capitalismo liberal inhumano"

El Papa preguntó a los obispos, "¿por qué en Perú cuando sale un Presidente lo meten preso?". Citó el caso de Ollanta Humala y, "hasta hace poco", el de Alberto Fujmori. Al ser consultado por el obispo castrense, Francisco dijo que "los militares parece que siempre son los malos de la película. Es verdad que a veces se pasaron de la raya, pero yo cuando veo a los jóvenes veo una vocación grande de servicio", dijo. Y directamente a él: ser "capellán (castrense) es un hecho de celo pastoral: cuidar todo un sector de hombres y mujeres que trabajan para la defensa del orden público". Para finalizar, volvió sobre sus críticas al modelo de desarrollo seguido por los países del continente: "estábamos buscando un camino hacia la patria grande y de golpe cruzamos hacia un capitalismo liberal inhumano que hace daño a la gente".

Durante la mañana, el Papa se había reunido con las religiosas contemplativas y también con los jóvenes, encuentro que concluyó con el rezo del Angelus en una repleta Plaza de Armas.

Su última actividad fue la masiva misa que ofició en el aeropuerto de Las Palmas de esta ciudad hasta donde cientos de personas llegaron en la madrugada. Su homilía fue muy pastoral. "Jesús sigue caminando por nuestras calles. Sigue golpeando puertas, golpeando corazones para volver a encender al esperanza y los anhelos", expresó.

"Que la degradación sea superada por la fraternidad; la injusticia vencida por la solidaridad, y la violencia callada con las armas de la paz", planteó el Pontífice.

El ambiente era el de una verdadera fiesta popular, y en las cercanías había varios escenarios con grupos musicales.

En el lugar había sillas para los asistentes y no parecía haber mayores restricciones para el ingreso. Las calles, eso sí, contaban con gran resguardo policial y militar. Igualmente, en todos los locales comerciales, por más humilde que fueran, había carteles dándole la bienvenida al Pontífice.

Terminada la ceremonia, el Papa se dirigió al aeropuerto Jorge Chávez para abordar el avión, que despegó a las 19 horas locales (21 horas en Chile), que lo llevaría de regreso a Roma. Su recorrido fue acompañado de cientos de personas durante el trayecto.

 Conferencia de prensa en vuelo

El vuelo de regreso a Roma concita gran interés entre los periodistas que lo acompañan, ya que es el momento en que el Papa responde preguntas en una improvisada conferencia de prensa en el aire. Por lo general, contesta una o dos por cada grupo lingüístico presente -italianos, españoles, franceses, ingleses y alemanes-, y también a los periodistas chilenos y peruanos que van en el viaje. En total siete grupos y unas 14 preguntas, aunque a veces Bergoglio responde más o da libertad de preguntar como en su último viaje a Myanmar y Bangladesh, cuando, molesto porque los periodistas no abordaban la visita misma, dio la palabra al azar.

Previamente, cada grupo se pone de acuerdo en los temas y el orden en que harán las preguntas, también quienes los representarán. Los que más discuten el contenido, hasta las palabras específicas, son los angloparlantes; los franceses tienen un turno establecido y van rotando según el viaje. Otros, como los alemanes, lo hacen por acuerdo y hay grupos que deciden sus representantes por sorteo. Peruanos y chilenos eligieron ese camino, cada uno sacó un papel, luego de definir en conjunto temas y formulación de las preguntas.

Cuando esta edición esté en la calle, las respuestas vendrán volando a Roma y tendrán un "embargo" de dos horas luego del aterrizaje en el aeropuerto de Campino. El misterio de lo que Francisco respondió sobre su sexta gira latinoamericana, se despejará pasado el mediodía de hoy en Chile.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
MULTITUDINARIA DESPEDIDA El Papa Francisco celebró en Lima una masiva misa en la base aérea Las Palmas, con una asistencia de 1 millón 300 mil fieles, en un ambiente de entusiasmo y fervor por la figura del Pontífice y su mensaje. Las personas esperaron horas en el recinto y en las calles, con imágenes de santos y de sus familias, para recibir una bendición.
MULTITUDINARIA DESPEDIDA El Papa Francisco celebró en Lima una masiva misa en la base aérea Las Palmas, con una asistencia de 1 millón 300 mil fieles, en un ambiente de entusiasmo y fervor por la figura del Pontífice y su mensaje. Las personas esperaron horas en el recinto y en las calles, con imágenes de santos y de sus familias, para recibir una bendición.
Foto:EFE

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales