Asaltos a los trenes de carga, en medio del desierto, aparecen como los nuevos objetivos:
Alza en el precio del cobre reactiva bandas dedicadas al robo del metal en la II Región

Investigaciones policiales indican que trasladan la carga sustraída en camionetas especialmente adaptadas para soportar el alto peso. Un paquete de cátodos puede venderse en el mercado negro en $4,8 millones.  

Claudio Cerda Santander 

Apenas iniciado el año, las mafias dedicadas al lucrativo robo de cobre en la II Región han concretado dos millonarios asaltos, en los que mezclan alta preparación y temeridad.

Uno de estos consistió en el robo de cátodos de cobre desde un tren del Ferrocarril Antofagasta Bolivia (FCAB), al que se obligó a detener su marcha con una roca de gran volumen en el medio de la vía férrea en un sector apartado en la comuna de Sierra Gorda. Alcanzado el primer objetivo, el grupo cortó las amarras y lanzó parte de la carga fuera del convoy, que recogió otro grupo en camionetas modificadas para soportar las pesadas piezas.

Según la policía, los delincuentes operan en sectores del desierto de Atacama ubicados a unos tres mil metros de altitud, donde el tren se ve forzado a circular a menos de 10 km/h. Desde Chuquicamata hasta Antofagasta, el ferrocarril, principal medio de transporte de mineral en la región, puede tardar unas ocho horas solo con un maquinista y vigía a bordo.

Cada cátodo de cobre pesa unos 80 kilos, con láminas de 3,5 cm de espesor. Los paquetes pueden contener hasta 30 láminas, que en el mercado oficial se venden en $7,2 millones. Las bandas delictuales reducen esta voluminosas planchas, principalmente en "chatarrerías" de la zona, en unos $4,8 millones.

La empresa FCAB, en un comunicado, informó que el asalto ocurrió la noche del 15 de enero y que "lamenta que este tipo de sucesos se estén dando en el concierto de la industria minera regional".

En otro millonario asalto, a inicios de años la PDI de Antofagasta detuvo a cuatro personas que en el sector La Chimba (norte de la ciudad) cargaban un camión con 164 láminas de cátodos. Más tarde, la empresa FCAB reconoció que el material había sido sustraído.

Según el capitán de Carabineros del OS-9 de Antofagasta, Sebastián Leiva, las bandas dedicadas a robar cables y cátodos han actualizado sus métodos acicateados "por el aumento del precio del cobre" de los últimos meses. Este mes, el valor del llamado "metal rojo" alcanzó los US$ 3,27 la libra, precio que no se registraba desde febrero de 2014, según datos de la Comisión Chilena del Cobre.

"Operan en zonas del desierto de muy difícil acceso, con caminos no habilitados. Ellos aprovechan esta geografía para tratar de vulnerar a las empresas mineras", afirma el oficial.

"Para mimetizarse, las bandas usan las mismas camionetas rojas de las empresas mineras. Hemos descubierto que modifican los vehículos, con motores de mayor potencia, y amortiguadores para soportar más de tres mil kilos, con el objetivo de cargar la mayor cantidad de cátodos y luego moverlos a lugares de acopio clandestinos", dice Leiva.

Con el fin de optimizar las medidas de prevención, Carabineros de la región ha coordinado una serie de encuentros con al menos 10 empresas mineras, como Chuquicamata, Escondida, Centinela y Zaldívar, con el objetivo de desarticular a estas organizaciones.

"Lo primero es verificar al personal de cada compañía, porque si bien es cierto estas empresas mineras son mini ciudades, hemos detectado que los datos para los robos vendrían desde el interior, porque es muy difícil determinar el lugar exacto en donde atacar para obtener un elevado botín", comenta Leiva.

Antofagasta lidera la producción de cobre en el país.

MONTO
Según registros del OS-9 de Carabineros de la Región de Antofagasta, en 2017 las incautaciones de cobre robado llegaron a los 10 mil kilos.
 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
OBJETIVO Los cables, con gruesos conductores de cobre, se han convertido en un atractivo botín, especialmente en zonas aisladas con escasa vigilancia. Según Carabineros, cada banda está integrada por 10 a 15 personas.
OBJETIVO Los cables, con gruesos conductores de cobre, se han convertido en un atractivo botín, especialmente en zonas aisladas con escasa vigilancia. Según Carabineros, cada banda está integrada por 10 a 15 personas.
Foto:Carabineros de Chile

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales