Explicó que no tiene interés en las tierras que su padre donó al Estado de Chile
Summer Tompkins habla por primera vez sobre la demanda contra su padre: "Quiero ser reconocida como legítima heredera y como hija"

En 2012, el millonario dejó estipulado en las cláusulas de su trust que todo su patrimonio iría en beneficio y sería administrado únicamente por su señora, Kristine McDivitt. Eso dividió a la familia. Samuel Gutiérrez H.  

 

Douglas Tompkins, creador de famosas marcas como The North Face y Esprit, y dedicado a la filantropía y el ecologismo en las últimas décadas de su vida, dejó una huella imborrable en el sur del país. Más de 500 mil hectáreas de bosque nativo para su conservación fueron supervisadas por el estadounidense y cambió definitivamente la forma de ver la naturaleza y el cuidado por el medio ambiente.

En 2015, Tompkins llegó hasta La Moneda para presentar su proyecto denominado "Ruta de los parques", que consistía en donar un importante terreno al Estado para su conservación y la creación de parques nacionales. El año pasado, Tompkins Conservation, fundación liderada por su viuda, Kristine McDivitt, acordó la cesión de más de 400 mil hectáreas que involucran los parques Pumalín y Patagonia, entre otros terrenos.

Douglas Tompkins murió de hipotermia el 8 de diciembre de 2015, en un accidente en kayak, en el lago General Carrera. Casi dos años después, en octubre de 2017, se presentó una demanda por un tema que desde tiempos remotos divide a las familias: la herencia. Y esta vez, la huella que dejó en una de sus hijas, según ella, fue más bien de una dolorosa pisada.

La segunda hija del millonario, Summer Tompkins Walker, nacida en 1967, demandó el 22 de octubre ante el Juzgado de Letras de Puerto Varas al trust creado por su padre, alegando su derecho a estar incluida en la herencia.

En 2012, hijas quedaron fuera del testamento

En 1994, el magnate creó The Douglas R. Tompkins Revocable Trust, para organizar su patrimonio y financiar sus proyectos. Este era administrado solo por él: era su único beneficiario y podía modificarlo o cambiarlo total o parcialmente cuando lo estimara necesario. Dicho "acuerdo de confianza" comprendía la totalidad de su patrimonio.

Pero la historia dio un vuelco radical en 2012. Según consigna la demanda, el 23 de marzo, Tompkins elaboró su testamento, llamado La Última Voluntad y Testamento de Douglas R. Tompkins, y en una de sus cláusulas se estipuló que todo su patrimonio quedaría en el trust , del cual participaban solo Kristine McDivitt y Debra Ryker como coadministradoras. McDivitt quedaría como "beneficiaria general, definitiva y final de los bienes del trust ", dejando así fuera de la herencia a sus dos hijas: Quincy y Summer.

Cuando se presentó este recurso ante el Juzgado de Letras de Puerto Varas, Summer Tompkins no se pronunció públicamente. Ahora se conoce su versión para justificar la demanda que, según ella, iría más allá del ámbito financiero. Mucho más allá.

"Era muy poco comunicativo conmigo"

"No hacemos esto motivados por dinero; nosotros somos gente muy trabajadora y productiva. No estamos pidiendo caridad. Él claramente no tenía confianza ni respeto por nosotros. Tomó su deseo de desheredarnos al pie de la letra, y es realmente un gran insulto y muy doloroso que no nos incluyera en ninguna parte de su testamento", explica.

Además, Summer Tompkins reveló el inestable vínculo que tenía con su padre. "Era muy poco comunicativo conmigo, era bastante frío, pero teníamos una relación 'en progreso' (...). Era un ser humano muy egocéntrico y narcisista, estaba interesado solo en lo que él estaba haciendo; no en lo que nosotros o nuestros hijos hacíamos. Nunca preguntaba. Tú estabas con él o en contra de él. No nos aceptaba como éramos realmente".

Ahora solo queda esperar. El lunes 29 de enero, el Juzgado de Letras de Puerto Varas ordenó enviar un exhorto internacional a California para notificar a Ryker de la demanda, estableciendo un plazo de respuesta de 38 días para ella y solo 15 días para McDivitt -por estar domiciliada en suelo nacional-, y envió un oficio a la Corte Suprema. De todas formas, el fondo de la demanda sería solo el reconocimiento como hija y ningún acuerdo con el Estado de Chile sería modificado.

Summer reflexiona: "No tengo absolutamente ningún interés en quedarme con las tierras; quiero que se mantengan protegidas. Estoy demandando porque fue un insulto ser ignorada como si no existiera, como él siempre lo hizo. Simplemente, quiero ser reconocida como legítima heredera y como hija, como alguien que fue parte de su vida. Él tenía un lado muy oscuro que nos mostraba a nosotros, pero le mostraba otra cara al resto del mundo".

"ESTOY DEMANDANDO porque fue un insulto ser ignorada como si no existiera, como él siempre lo hizo"

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Caleta Gonzalo, en el Parque Pumalín, que fue cedido al Estado de Chile.
Caleta Gonzalo, en el Parque Pumalín, que fue cedido al Estado de Chile.
Foto:SOLEDAD NEIRA

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales