Algunos fanáticos llegaron a las 8 de la mañana:
Miles de personas que no tenían entradas apelaron al ingenio para ver a los bólidos

Según la empresa organizadora KMS, 10 mil personas se agolparon en el exterior del perímetro del circuito.  

D. Ochagavía y P. Miranda 

Arriba de unos pisos, niños colgados de la reja perimetral, otros sobre tambores y muchas personas aglomeradas alrededor de la pista con sus celulares para grabar a los monoplaza eléctricos.

Ese era el panorama que proporcionaban las 10 mil personas, según la empresa organizadora KMS, que no tenían entradas para la carrera de la Fórmula E, pero que de todas formas se las ingeniaron para ver los automóviles pasar a gran velocidad por las calles de Santiago.

A pesar de que había muchos lugares en donde los carteles publicitarios no dejaban ver, fue la misma organización la que dejó espacios libres destinados a quienes querían mirar desde afuera. Debido a esto, algunos fanáticos llegaron a las 8 de la mañana para asegurarse un buen lugar.

Uno de ellos fue Felipe Pulgar, residente del barrio Lastarria. "Estoy tratando de ver lo que se pueda desde este tramo corto. Vine con mi hijo y con un piso para poder ver la carrera", contó arriba de su piso de madera en la calle Merced.

Otras personas más entendidas en el mundo "tuerca" incluso compararon esta carrera con el tradicional Gran Premio de Mónaco, de la Fórmula 1.

Mauricio Espina, apoyado en la reja perimetral, mientras observaba los autos tomar la curva en la Alameda, relató que este evento es "muy entretenido, lo comparo con la carrera de Mónaco, que vi hace un tiempo, y esto está muy bien".

A las 10:30 horas, Leopoldo Encinas, junto a su hijo Benjamín, llegaron desde la comuna de Maipú para instalarse en calle Merced, buscando la mejor vista hacia la pista.

A pesar de reclamar por la poca difusión sobre la venta de entradas y asegurar que "cuando supe por la 'tele' que se habían acabado, me quise morir". Encinas se mostró contento con la carrera. "Me parece genial. Esto parece un Mónaco chico", asegura.

A estos miles de asistentes se sumaron cientos de vendedores ambulantes. Carros de sopaipillas, botellas de agua y recuerdos de la carrera, como gorros y acreditaciones, se podían comprar en el entorno del circuito callejero santiaguino.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
PRESENCIA Familias completas que no pudieron ingresar a las tribunas oficiales se las arreglaron con pisos de plástico para tener más altura y poder mirar la carrera de bólidos eléctricos de la mejor forma.
PRESENCIA Familias completas que no pudieron ingresar a las tribunas oficiales se las arreglaron con pisos de plástico para tener más altura y poder mirar la carrera de bólidos eléctricos de la mejor forma.
Foto:Héctor Yáñez

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales