Felipe Kast, senador electo de Evópoli:
"No tengo esa mirada de que este sea un gabinete conservador"

Además, el futuro parlamentario por La Araucanía plantea que "no basta con los eslóganes de simplemente decir que somos una derecha social".  

Bárbara Vial y Pablo Jamett 

El senador electo por La Araucanía, Felipe Kast, guarda un severo diagnóstico de cómo el Gobierno, Carabineros y el Ministerio Público han enfrentado la crisis que desató la "Operación Huracán", que en septiembre del año pasado terminó con la detención de ocho personas por asociación ilícita terrorista.

El caso enfrentó esta semana a Carabineros y el Ministerio Público, que denunció que los antecedentes entregados por la entidad policial adolecían de irregularidades. "Es triste que este sea el final del gobierno de la Presidenta Bachelet, en el sentido de que cristaliza la crisis institucional que venimos acusando hace mucho tiempo", afirma.

Kast transita rápido desde el conflicto en La Araucanía a la agenda de Chile Vamos y del gobierno del Presidente electo, Sebastián Piñera, que, tras designar a su gabinete, en las próximas semanas anunciará su lista de subsecretarios. La agenda social y de los liberales, donde se lo sitúa, son dos de los puntos en que se detiene.

-¿Qué criterios, a su juicio, debería utilizar el Presidente electo en la designación de subsecretarios y qué nivel de representación espera?

-No esperamos ningún nivel de representación, de cuoteo, pero sí creo que tiene que haber un buen equilibrio entre lo técnico y lo político. Me parece muy importante que si el ministro elegido tiene una posición política, ojalá tenga un subsecretario que le pueda dar sustento. Creo que hay una buena oportunidad de buscar un contrapeso y complementariedad.

-¿Esperaba más presencia de Evópoli en el gabinete?

-La verdad es que no. Evópoli es un partido emergente, que va creciendo paso a paso. Contamos hoy con dos ministros de primer nivel, Gloria Hutt y Gonzalo Blumel. Si alguien quiere ver el gabinete como el lugar donde se mide un gallito de fuerza de quién es más importante y quién es menos importante, a mí por lo menos me parece patético y triste.

-¿Cree que el gabinete representa las banderas que ha levantado Evópoli?

-Yo creo que sí. Si tú te das cuenta, tenemos un ministro de Educación que ha dicho en reiteradas ocasiones que los niños van primero en la fila; un ministro de Desarrollo Social que cree mucho en el rol de la sociedad civil como motor de desarrollo. Veo un gabinete que, por lo menos, desde el punto de vista de Evópoli, nos genera mucha cercanía, hemos estado hablando con varios de los ministros, justamente para hacerles ver nuestras prioridades sociales. Y la verdad es que nos sentimos muy satisfechos con la reflexión que están teniendo nuestras ideas.

-Desde Frente Amplio y parte de la Nueva Mayoría tildaron el gabinete de "conservador". ¿Cree que la derecha liberal quedó representada?

-Yo creo que hay distintos actores. No he hecho una evaluación profunda sobre sus miradas más valóricas, pero partiendo por Gonzalo Blumel, que está en el comité político -incluso me atrevería a decir que él es más liberal que yo en muchas materias-, Cecilia Pérez, que también está en el comité político, tiendo a pensar que pensamos bastante parecido. Me está quedando Andrés Chadwick, que tampoco es un gran conservador, el mismo Presidente -más allá de que esté en desacuerdo con el matrimonio igualitario y otras materias- no se caracteriza por hacer de este el tema central de su agenda. Siendo más conservador que yo, no se caracteriza como una persona que quiera segregar a quienes piensan distinto; por lo tanto, no tengo esa mirada de que este sea un gabinete conservador. De hecho, las críticas contra Isabel Plá, en el Ministerio de la Mujer, me parecen bastante curiosas. Yo mismo estoy en contra del aborto, y no porque alguien esté en contra del aborto no puede ser ministra de la Mujer.

-Algunos analistas han planteado que el gabinete representa más al electorado que votó en primera vuelta por Piñera, más duro, al que se sumó en segunda vuelta. ¿Lo comparte?

-Claramente, representa más al electorado de segunda vuelta, en el sentido de que Piñera en segunda vuelta sumó a un electorado que quiere abrir la cancha, a un electorado que él representa muy bien y, por lo mismo, tuvo un holgado triunfo. Pero en primera vuelta también mandó una señal de que quería abrir la cancha, que Chile Vamos se abriera a poder abrazar a una coalición más diversa. Yo siento que en el gabinete, con la incorporación de distintos actores, va a tener un desafío de gobernar también con mucha sobriedad. La sobriedad también es importante, porque en el fondo es dejar de lado los mesianismos, que nosotros somos los únicos dueños de la verdad, pero sí actuar desde la convicción, no desde la encuesta.

Derecha social

-En la segunda vuelta, al contrario de lo que usted ha planteado, el entonces candidato Piñera incorporó la gratuidad en la educación superior. ¿Cuál será su posición durante el futuro gobierno?

-Yo creo que esta nueva coalición tiene ciertas sensibilidades. Yo lo dije públicamente, no comparto la gratuidad, pero el que ganó es Sebastián Piñera, y yo creo que él tiene esa capacidad de aglutinar debajo de su liderazgo distintos mundos.

No creo que sea positivo en ningún caso excluir de la coalición a quienes piensan distinto en estas materias, ya sea Evópoli, por un lado, o aquellos que estén más a favor de esta idea de la gratuidad que ya fue recogida. Lo que sí sería muy dañino es que si producto de este tipo de decisiones se acallara la discusión ideológica y de fondo sobre las ideas. Hoy día se dejaron de lado las descalificaciones personales y estamos debatiendo en materia de políticas públicas en forma bastante honesta.

-La derecha social es un concepto que entró fuerte en el discurso del sector. ¿A su juicio, hacia dónde apunta?

-Lo que pasa es que la derecha tiene un atributo que tiene que cuidar mucho, que es visto por la ciudadanía como un sector que es capaz de generar empleo, poner la economía en marcha y eso es el primer piso. El segundo piso tiene que ver con qué significa una sociedad justa, y es ahí donde tenemos un debate ideológico muy rico y espero que lo transparentemos. No basta con los eslóganes de simplemente decir que somos una derecha social.

-¿Cree usted que el senador Ossandón ha capitalizado el haber impulsado ese concepto?

-A mí me parece excelente que tengamos la mirada social como un elemento de nuestro sector. Lo que me importa es que, además del eslogan, logremos ponerle contenido, y ese contenido se basa en sobreinvertir en los niños.

-El jefe de bancada de la UDI, Javier Macaya, dijo que su partido debería parecerse más a Evópoli. ¿Le falta renovación a la UDI?

-Le voy a responder de una forma muy simple: tengo una gran opinión de Javier Macaya y una gran opinión de Jaime Bellolio, me encantaría que ellos pudieran tener un espléndido liderazgo en la UDI.

''Si el ministro elegido tiene una posición política, ojalá tenga un subsecretario que le pueda dar sustento; por lo tanto, creo que hay una buena oportunidad de 
buscar un contrapeso y complementariedad".

''Hoy día se dejaron de lado las descalificaciones personales y estamos debatiendo en materia de políticas públicas en forma bastante honesta".

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir

Foto:CLAUDIO CORTÉS


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales