Sería más que un área de alimentación de cetáceos:
Las ballenas jorobadas estarían iniciando su cortejo en el golfo Corcovado

Se han registrado cantos que se producen en esta instancia. El equipo científico de Fundación Meri intentará verificarlo durante la campaña de este año, que también incluye monitoreos nocturnos a las ballenas azules y otras especies que frecuentan el área.  

Richard García 

El golfo Corcovado, que separa la Isla Grande de Chiloé de la provincia de Palena, en la Región de Los Lagos, constituye un importante centro de concentración de cetáceos en el hemisferio sur.

Hasta ahora se creía que todos estos animales acuden allí para alimentarse, por la riqueza de nutrientes de sus aguas. Pero nueva evidencia indica que, al menos para las ballenas jorobadas, también podría ser el punto de partida del cortejo, lo que hasta ahora se creía ocurría solo en zonas tropicales. "La evidencia es muy preliminar y todavía no es segura", reconoce Gustavo Chiang, director científico de Fundación Meri, que realiza desde 2012 una campaña científica de verano en el área para estudiar estos animales. "Podría tratarse de juveniles ensayando o adultos que les están enseñando", comenta.

El registro, publicado en la revista especializada Marine Mammal Science como el primero captado en una zona de alimentación, fue obtenido por la investigadora española Sonia Español-Jiménez mediante hidrófonos (instrumentos para captar el sonido bajo el agua), que registraron cantos que se prolongaban a intervalos de más de 15 minutos por varias horas. Habitualmente los cantos han sido asociados al momento en el que el cetáceo busca pareja. Por ello la campaña científica de este año, que parte el próximo lunes 19, se concentrará en un nuevo análisis de los sonidos.

"Vamos a instalar varios hidrófonos y, al mismo tiempo, lo haremos en zonas tropicales del Pacífico, y luego los compararemos", adelanta Chiang, destacando que los monitoreos se prolongarán hasta junio.

Si resulta efectivo, sería primera vez que se detecta este comportamiento en aguas chilenas, el que no se ha observado en otras zonas que frecuenta la misma especie, como el entorno de la isla Carlos III, en el Estrecho de Magallanes.

La campaña científica de 2018 será también una oportunidad de conocer más sobre las ballenas azules, las estrellas de esta zona natural. "Trabajaremos en un perfil de buceo nocturno de la ballena azul, porque hasta ahora solo hemos trabajado durante el día y el atardecer". La razón es que han determinado que si bien durante el día se sumergen profundo para buscar krill, este crustáceo migra durante la noche a zonas menos bajas. Esto implica que las ballenas hacen inmersiones a menor profundidad en esas horas y por eso correrían riesgo de colisión con las numerosas embarcaciones que usan la ruta del Corcovado.

Destaca que los análisis acústicos que obtuvieron el año pasado han significado toda una revelación, ya que aunque visualmente se observan más ballenas azules que jorobadas, los registros hidrofónicos revelan que también hay gran cantidad de las últimas, especialmente de noviembre a junio. No solo eso, también confirman presencia de otras ballenas como la sei, franca austral, minke, azul pigmea y azul antártica (dos subespecies de la azul) en el mismo entorno, como también delfines y orcas.

En definitiva, es como un Serengueti acuático, reconoce. "Hay más especies de cetáceos de las que creíamos. Esto da un mayor valor de conservación al área".

Hasta ahora, de sus 50 mil kilómetros cuadrados, solo se han protegido 238,6, que corresponden al Área Marina Costera Protegida Pitipalena Añihue.

La mayor preocupación de Chiang es regular el tema de la navegación, por el ruido que provoca y porque confunde a las ballenas, y también por el daño que pueden hacerles. "El año pasado encontramos una ballena azul muerta, con la cola cortada. Lo más seguro es que fue un barco que pasó por allí el que lo hizo. No murió por el golpe, sino que por desangramiento", comenta.

 Guaitecas

El objetivo de la campaña científica de Fundación Meri para el próximo año es investigar el área del archipiélago de las Guaitecas, que se ubica inmediatamente al sur, donde también se cree que hay una abundancia de cetáceos.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
La ballena jorobada (Megaptera novaeangliae) es conocida por sus vocalizaciones y espectaculares acrobacias. Las adultas pueden llegar a los 16 metros.
La ballena jorobada (Megaptera novaeangliae) es conocida por sus vocalizaciones y espectaculares acrobacias. Las adultas pueden llegar a los 16 metros.
Foto:FELIPE GONZÁLEZ P.

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales