¿Y si hay guerra nuclear?

NICOLÁS LUCO 

Pensé en mis nietos y, además, me acicatea un dato que resultó falso: en Olmué se habrían instalado extranjeros que aseguraban que ahí no los afectaría una guerra nuclear. También, un vecino del lago Ranco, suizo, ya difunto, habría construido allí su búnker nuclear, hoy abandonado. Chile no está demasiado lejos.

En internet encontré vaticinios y simulaciones de un conflicto nuclear Rusia-EE.UU.: en 14 días el "invierno nuclear" alcanza la Antártica. El reequilibrio climático-ambiental tardaría tres décadas en conseguirse.

El invierno nuclear es la nube de polvo que, post explosión, oscurecería el sol, bajaría 10º la temperatura y trastornaría la agricultura, causando hambrunas entre los sobrevivientes a la presión, la radiación y al fuego.

Tal vez un conflicto restringido, entre Corea del Norte y EE.UU., sea más benévolo.

En el libro "The War that Ended Peace" (La guerra que acabó con la paz), Margaret MacMillan retrata las personalidades de quienes decidieron la Primera Guerra Mundial. Las sicologías cuentan. Donald Trump cuenta; Kim Jong-un cuenta. Y las culturas, tan diferentes.

¿Qué nos pasaría en Chile si alguno aprieta el botón?

En el Centro de Estudios Estratégicos de la Academia de Guerra del Ejército me aterrizaron.

Primero, en el aspecto técnico, no sabemos nada. Ignoramos qué arsenal nuclear tiene efectivamente Corea del Norte. Tampoco sabemos mucho de EE.UU. Desconocemos las particularidades de los arsenales nucleares.

Las simulaciones, me dijeron, parten de supuestos más o menos difíciles de comprobar. No encontraré datos ciertos de los efectos de una explosión nuclear.

Lo que sí crece, me dijeron en el Centro de Estudios Estratégicos, es la incertidumbre.

Kim Jong-un podría atacar a Japón, aliado de EE.UU. en el área, no a EE.UU. Pero sufriría consecuencias. Y capaz que alcance a EE.UU., con escalamiento de la guerra. China aparece como el gran amortiguador, el moderador en el área.

Y ¿si un enemigo de EE.UU. utiliza a Corea del Norte para crearle problemas? Tras bambalinas se mueven muchas cuerdas.

Aunque las sanciones internacionales están cambiando la conducta de Corea del Norte, el respaldo a ellas es volátil.

Vivimos una incertidumbre y esta repite ciclos: se intensifica y se reduce; ahora pareciera que Trump y Kim Jong-un conversarán. No sabemos.

Y está la posibilidad de que la tecnología pase a manos terroristas.

Miro el texto "The Effects of Nuclear War", de 1979, del Congreso de EE.UU.: tras dibujar el horror, incluye planos hasta para construir búnkers familiares.

Sé que no me construiré uno. Como me dijo un amigo, "en esas condiciones, mejor morirse de una". Pero, ¿y el planeta?, ¿y el país?, ¿y mis nietos?

¿Habrá fondos para que algún equipo chileno modele cómo nos afectaría una guerra nuclear lejana? Otra incertidumbre.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales