Propuesta del ex presidente e integrante de la comisión de Constitución de la Cámara Alta:
Senador Harboe presenta reforma constitucional para modificar las actuales facultades del TC

El texto considera ocho ejes. Entre ellos destaca la posibilidad de remoción de los miembros del Tribunal y cambiar la forma en que son designados. La iniciativa ya ha sido socializada con otros parlamentarios.  

RIENZI FRANCO 

A diario, las cuentas de la Cámara y del Senado dan a conocer el ingreso de decenas de requerimientos de inaplicabilidad declarados admisibles por parte del Tribunal Constitucional. En la práctica, se trata de procedimientos elevados al TC por quienes consideran inconstitucional uno o más incisos de una ley. Es el denominado caso a caso, lo que en el Parlamento se considera como la corrección de las normas aprobadas en el hemiciclo, por parte del TC.

Ese tipo de enmiendas no son compartidas por todos en el Congreso, tildando de "tercera cámara" al TC a modo de rechazo de su acción ante el despacho de leyes por senadores y diputados mediante las mayorías en ellos representadas, luego de ser elegido integrante de la Cámara Alta o Baja.

Es en ese debate que el ex presidente de la comisión de Constitución del Senado Felipe Harboe presentará una reforma para modificar las actuales facultades del Tribunal Constitucional (TC). El actual integrante de la comisión de Constitución explicó que los principales ejes de la propuesta apuntan a eliminar el carácter obligatorio del control preventivo, sumar mayor consenso y deliberación en los acuerdos adoptados, sustraer del control del TC los tratados internacionales y proyectos de reforma constitucional.

Otros cinco aspectos apuntan al cambio en el sistema de designación de sus integrantes, posibilidad de remoción, poniendo fin a la inamovilidad de los ministros del TC, responsabilidad por prevaricación, facultad del Congreso de insistir en el texto aprobado antes de su paso por el TC y normas sobre inaplicabilidad.

En su parte dispositiva, el proyecto de Harboe expresa que el "TC debe tener como norte el origen democrático de las normas legales y es por ello que debe orientar su actuación en torno al principio de 'deferencia con el legislador'".

Y añade que, en la "actualidad, recientes y diversos fallos han planteado una fuerte inquietud, en cuanto al límite de acción por parte del Tribunal Constitucional, órgano que en más de una ocasión ha mostrado una clara tendencia a exceder los límites".

''El problema está en que en el ejercicio de la función, el Tribunal Constitucional ha ido ampliando de facto sus facultades hasta el nivel de afectar el principio de deferencia con el Poder Legislativo". FELIPE HARBOE Senador PPD

 Eliminar el carácter obligatorio del control preventivo de constitucionalidad de los proyectos aprobados

El documento expresa eliminar en el numeral 1 del art. 93, el carácter obligatorio del control preventivo de constitucionalidad en los casos que se indica, pasando a una legitimidad activa que radica exclusivamente en el Congreso, pudiendo solo conocer el TC, a requerimiento de las cámaras o una cuarta parte de sus miembros. Con dicha modificación, se pretende evitar que el órgano constitucional actúe antes de que la ley entre en vigencia, formando parte del procedimiento legislativo, de forma improcedente. Junto con lo anterior, se propone reducir la competencia del Tribunal Constitucional a aquellos casos en que la calificación como orgánica constitucional que se efectúe respecto de una ley, haya sido declarada por ambas mesas del Congreso Nacional, durante la tramitación legislativa.

Con ello, se busca asegurar la coherencia jurídica y política en la decisión de requerir la intervención del Tribunal, circunscribiendo el eventual debate a temáticas que ya hayan sido discutidas, planteadas y advertidas en el trámite legislativo correspondiente, a fin de evitar la instrumentalización de un órgano llamado a velar por la supremacía constitucional.

Cambio en sistema de designación de ministros

La iniciativa "considera un cambio sustancial en la forma de designar a los ministros del Tribunal Constitucional. Así las cosas, se propone un procedimiento que asegure una instancia de postulación de carácter público, donde los aspirantes al cargo que cumplan con los requisitos establecidos puedan optar al legítimo derecho de ser considerados". Hoy, la integración del TC está dada por la designación de 3 miembros por parte del Presidente de la República, 4 elegidos por el Congreso (2 directamente por el Senado y otros 2 a propuesta de la Cámara) y 3 elegidos por la Corte Suprema.

Fin a la inamovilidad de los cargos en el tribuna

El texto propone "terminar con una situación de privilegio que no cuenta con mayor sustento. La actual redacción del artículo 92 de nuestra CPR establece que los ministros del TC serán 'inamovibles y no podrán ser reelegidos'". Para ello se argumenta que "no parece adecuado que se sustraiga a sus integrantes del ámbito de responsabilidad aplicado hasta en los más altos niveles de la magistratura. Incluso los ministros de la Suprema pueden ser removidos de acuerdo a las normas señaladas tanto en la Constitución como en las leyes orgánicas pertinentes".



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir

Foto:ALEJANDRO BALART


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales