ENTREVISTA Un maestro que habla desde lo vivido:
Romolo Trebbi: "Busco en lo antiguo lo moderno"

La historia del arte atraviesa la vida de Romolo Trebbi. "Pero he buscado hablar de ella y de la historia de la arquitectura desde el presente". El miércoles, la Universidad Católica de Valparaíso rinde homenaje al profesor emérito, en sus 90 años, que ha marcado a generaciones.  

CECILIA VALDÉS URRUTIA 

Durante una turbulenta noche de temporal, en 1928, voló el techo de la pieza de una enorme casa en la región del Véneto (Italia), donde nacía el niño Romolo Trebbi-Sambonifacio del Trevigiano. "La matrona que era medio bruja dijo: esto tiene un significado, va a ser un niño protegido. Tuve otras cuatro salvaciones extremas durante la Segunda Guerra Mundial", cuenta a "Artes y Letras", 90 años después.

Romolo Trebbi vivió hasta los ocho años en esa casona que había sido un castillo veneciano en el 1200 -destruido durante las guerras en el Véneto y reconstruido en 1570-, con decenas de piezas, iglesia y "las cocheras realizadas por un alumno de Palladio", precisa el historiador del arte, quien llegó a Chile a los 26 años, en 1954, con sus padres, ante el peligro de una nueva guerra.

Aquí -manteniendo un estrecho contacto con universidades y entidades culturales de Italia- se dibuja su extensa y sólida trayectoria, que incluye el arte, la arquitectura, el rescate del patrimonio y, por cierto, la docencia. Profesor emérito de la Universidad Católica de Valparaíso, "Cavaliere Ufficiale del Orden al Mérito de la República Italiana", profesor de las universidades de Chile, Católica, Adolfo Ibáñez y varias más, su departamento en Vitacura -donde vive con su señora, la diseñadora Magdalena Novoa- guarda capítulos de su historia. Hay imágenes reveladoras de su vida en Italia (que incluye a su abuelo marqués) y está su querido pueblo de Vichuquén, por el que trabajó para su declaración patrimonial. Allí descubrió sus orígenes incaicos, ayudó a restaurar y tiene una casa del 1800, en la que diseñó un jardín poético. Fue también vicepresidente de Icomos, sección Chile.

La biblioteca de Romolo tiene primeras ediciones de historia, poesía y arquitectura, de notables autores. Conserva ahí una pequeña y hermosa cabeza del emperador romano Augusto: "Mi abuelo la descubrió en una villa romana que se excavó en su fundo, todo lo encontrado ahí lo entregó al museo del lugar, pero podía quedarse con una pieza y eligió esa cabeza. Es la misma que está en el Museo Capitolino de Roma; en la antigüedad se hacían muchas y se las daban a los generales romanos, esta viene de casa", sonríe con esa alegría que irradia. Y con una lucidez y jovialidad que no se condicen con sus 90 años (su edad biológica sería de 65 años, asegura su médico), le ayuda en ello su desapego de lo material, gran generosidad y su disfrute intenso de la vida. Y, por cierto, su pasión: la historia del arte y la arquitectura, que lo lleva a transfigurarse. Él habla desde lo vivido.

En medio de la guerra. Con Venturi, Zevi, Ungaretti, Pavese

Roma lo marcó profundamente. "Llegamos allí cuando tenía 13 años, debido al traslado de mi padre, que había sido oficial del estado mayor y herido durante la Primera Guerra Mundial. Pero un año después estalló la Segunda Guerra Mundial y Roma fue invadida por los alemanes. Tuvimos que refugiarnos con nombres falsos. Mi padre era buscado por la policía nazi. Algo que he querido borrar de mi memoria... Levanté un muro" - nos confiesa-.

-Pero sí recuerda cómo se salvó, una vez, al regresar del colegio.

"Cuando Roma estaba ocupada por los alemanes, ellos buscaban todas las tardes a los chicos jóvenes para enviarlos a las trincheras, y ponerlos delante de ellas. Habíamos conseguido, en la escuela, un pase especial que nos liberaba de la detención. Pero una vez, al regresar en el bus, estaban escondidos y nos detuvieron a todos los niños y nos pidieron los pases. Yo no lo pude encontrar. Pero, ante el horror de nosotros, quemó los pases de todos. Llegó el teniente, los pidió de nuevo y ahí recordé que lo había guardado junto a la foto de mis padres. Fui el único que pude volver, llame a sus familias; aunque los demás no fueron enviados a las trincheras...".

-Luego, en la Universidad en Roma, al estudiar historia del arte y arquitectura, conoció a grandes historiadores y poetas. ¿Quiénes fueron claves?

"El gran historiador del arte y crítico Leonardo Venturi fue mi profesor clave: me enseñó la importancia de la historia del arte, de él viene 'el saber leer un cuadro'. En tanto, para la historia de la arquitectura me marcó Bruno Zevi, eximio teórico y profesor de arquitectura (famoso antifacista), quien llegó a Roma al final de la guerra, en paracaídas. Fui su ayudante. Tuvo gran influencia en la forma de ver la arquitectura y en el análisis crítico. Empezar a ver la arquitectura y el arte desde la actualidad hacia atrás, que ha sido un poco mi búsqueda: buscar en lo antiguo lo moderno".

En la Universidad en Roma, Romolo Trebbi siguió además todos los cursos de literatura de Giuseppe Ungaretti, gran poeta contemporáneo. "Me hice amigo de Cesare Pavese, y lo invité al taller de literatura que teníamos en el sótano de mi casa. Quería que nos hablara de la nueva poesía. Cesare tenía unos 45 años, y yo unos 20. La segunda vez que vino nos leyó su poema "Vendrá la muerte y tendrá tus ojos". -Romolo lo relee-. Pavese se despidió con un 'hasta quien sabe cuándo'. A la semana, se suicidó".

-¿Cómo les influyó Pavese?

"Estábamos saliendo de una guerra, buscábamos un nuevo estado anímico. Queríamos crear algo así como una nueva humanidad. Entonces, cuando encontramos a Pavese, quien era muy libre, influyó muchísimo sobre la importancia de la poesía, la que fue, a veces, un escape. Un reencontrar en palabras situaciones del pasado. Escribí bastante poesía llegando a Chile y mi tema fue el período de la guerra. Muy luego, viví en la Escuela de Arquitectura de la Universidad Católica de Valparaíso, la poesía de mi amigo Godofredo Iommi, con esa locura genial".

Lo precolombino y el maestro Palladio

Al poco tiempo de llegar a Chile, pudo concretar también en la UCV su interés por el mundo precolombino. "En la Escuela de Arquitectura hicimos una gran exposición sobre Perú. Fui a trabajar y reconstruir, en dibujos y maquetas, una ciudad precolombina. Alojé en el museo de Larco Herrera, que aún estaba en Chan Chan: durante el día estaba en las ruinas y en la noche permanecía con las piezas del museo y con su dueño. De ahí surgió, además, una manera muy interesante de hacer las clases de historia del arte y de arquitectura, muy libre, paseando por el jardín de la escuela en Valparaíso, a veces con una pizarra, explicando esa experiencia fascinante del mundo precolombino".

Muchas son las generaciones de artistas y arquitectos que reconocen cómo Romolo Trebbi les enseñó a mirar, a sentir los volúmenes, la apreciación de las artes.

-Sus clases son famosas por lo que se disfruta y se aprende, ¿qué ha buscado esencialmente?

"Busco que sea algo vivo. No solo dar datos, sino hechos vívidos, donde la arquitectura cobre vida. Busco revivir el lugar, la emoción, la luz y la sombra . Esa manera libre de ver la arquitectura me la dio en gran parte Zevi; tenía una visión muy libre de mirar, desde hoy, el pasado. Leer con el conocimiento del presente, enriqueciendo la lectura".

-Pero sus alumnos lo llamaban a usted "Palladio".

"Para mí, Palladio no es solo un arquitecto extraordinario del Renacimiento, es el arquitecto por excelencia. Conoció perfectamente el espacio en una época, y a pesar de que ello era propuesto, sabe crear un espacio suyo, moderno en su época, que sería muy contemporáneo hoy. Un espacio fuera del tiempo, en el que a través de las proporciones nace la forma. Trabaja con módulos y a través de ellos crea los espacios con tal armonía que un historiador inglés dijo que un plano de Palladio se puede tocar con una flauta".

El Quattrocento en Florencia

-Y de la historia del arte, ¿qué le interesa más? Imagino que dentro del Renacimiento.

"Me emociona el primer Renacimiento, el Quattrocento florentino, las obras, la época, la historia, las vidas. Así como Palladio es del pleno Renacimiento, el Quattrocento en Florencia tiene un rigor en la búsqueda que es de enorme exigencia y extraordinario para la historia del arte. Ahí esta Piero della Francesca, quien hace el esquema de esa página; los demás la embellecen, le agregan elementos".

-También es un gran experto en Leonardo da Vinci

"Después, más libremente, apareció el genio complejo de Leonardo, con todas sus visibilidades expresivas, especialmente como gran dibujante: en el dibujo, él crea y empieza a analizar. El arte se vuelve análisis, estudio".

-Sobre Bernini, conoce cada piedra esculpida por él.

"Pertenece al gran Barroco romano, un goce, un símbolo de alegría, en el que las formas se inflan. Bernini viene a ser el conductor de ello, y como un heredero del Renacimiento, es múltiple: escritor, pintor, escultor, y se dedica a la arquitectura. Lo que más me sorprende es la idea del movimiento. ¡Forma y movimiento!, ello prepara el genio que será Borromini. Y a pesar de que se convirtieron en adversarios, con Borromini aparece lo propiamente barroco: cuando el movimiento se junta con el dinamismo de las molduras, el estudio del detalle, que no es solo ornamento, sino que es una extraordinaria creación".

-¿Y el Caravaggio fue clave en sus inicios?

"Me lo enseñó mi madre y gracias a ello adquirí el gusto por el arte, desde niño. Ella me llevó donde estaban los mejores Caravaggio de Roma: "La vocación de san Mateo", sin decoración, cuya mitad superior puede ser un cuadro contemporáneo; simplifica la importancia de los objetos para concentrar el símbolo de la voz divina. La otra gran pintura es "El Martirio de san Mateo". Iniciaron mi camino a la historia del arte. Después vino una nueva experiencia: mi pasión por Picasso. Comencé a ver esa forma constructiva que me fascinó y empecé a dibujar así para descubrir la esencia de ello.

Romolo Trebbi ha desarrollado un profundo estudio del arte del siglo XX, y no son pocas sus nuevas miradas del arte moderno.

-A Giacometti lo relaciona con los etruscos.

"Sí, sus figuras se pueden asociar con algunas del arte etrusco. Me interesa mucho el período del arte moderno entre el fin de la Primera Guerra, hasta principios de los años 60. Esa renovación post europea está llena de posibilidades. Es uno de los períodos más extraordinarios del arte moderno. Ahí destaco a Moore, cómo su arte ennoblece la forma. De ahí en adelante todo ya se ha dicho. No ha surgido nadie que se muestre con una genialidad compleja".

-¿Pero, al menos, ve propuestas de interés en la actualidad?

"Ahí está la gran duda, no sé hasta qué punto. Creo que estamos en un momento de espera, para ver qué se va definiendo. Hay artistas de interés como un Anselm Kiefer, por ejemplo; y creo que es en la escultura y en la arquitectura donde hay posibilidades de nuevas proposiciones. En escultura pienso en aquellas que puedan incorporar materiales nuevos como una necesidad expresiva. Pero veo que la gran expresión está en el diseño, al proponer con base en la realidad, dando una belleza ligada a una necesidad. Esa situación vuelve a coincidir con las condiciones del arte durante el Renacimiento".

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Romolo Trebbi: Me apasiona Picasso, nos dice en su departamento, junto a testimonios de su vida, en la que trabajó junto a historiadores del arte como Leonardo Venturi y fue cercano al gran poeta Cesare Pavese.
Romolo Trebbi: "Me apasiona Picasso", nos dice en su departamento, junto a testimonios de su vida, en la que trabajó junto a historiadores del arte como Leonardo Venturi y fue cercano al gran poeta Cesare Pavese.
Foto:CARLA DANNEMAN

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales