Entrevista a José María Bermúdez de Castro, paleoantropólogo español:
Descifran cómo era el embarazo, el parto y la crianza en la prehistoria

Hace millones de años, el nacimiento de un hijo podía causar complicaciones para la madre, el destete incluía comer insectos y los niños no tenían juguetes, pero probablemente jugaban a la escondida.  

AMALIA TORRES 

Sin quirófanos ni doctores, los científicos apostaban que los partos de los antepasados de los humanos debían haber sido mucho más sencillos y sin complicaciones que los nacimientos actuales.

Sin embargo, el escaso registro fósil de pelvis completas hacía muy difícil saber qué ocurría millones de años atrás. "Pero en Atapuerca tenemos una pelvis y después hay dos o tres de neandertales , y algunas de australopithecus , que se han ido reconstruyendo de manera virtual. Así se pudo reconstruir el canal del parto y las dimensiones", dice en entrevista telefónica José María Bermúdez de Castro, paleoantropólogo, coordinador de Programa Paleobiología de Homínidos del Yacimiento de Atapuerca (España) y autor, junto a su hija, la pediatra Elena Bermúdez de Castro, del libro "Pequeños pasos: Creciendo desde la Prehistoria".

Los australopithecus (quienes vivieron hace 3,9 y 2 millones de años atrás) eran muy pequeños y por ello se suponía que la cabeza de los recién nacidos también sería muy pequeña, lo que habría facilitado el momento del parto. "Efectivamente, la cabeza del australopithecus era muy pequeña, un adulto tenía una cabeza de 400 cm cúbicos y los bebés nacían con una cabeza de 180 a 200 cm cúbicos (las cabezas de los recién nacidos actuales miden unos 380 cm cúbicos), que es muy pequeña. Pero en las reconstrucciones de la pelvis vimos que el canal del parto también era más estrecho. Nos ha sorprendido mucho que el parto en el pasado tenía la misma dificultad que en la actualidad", explica.

El tiempo de gestación también habría sido similar al actual. "En los chimpancés actuales dura dos a tres semanas menos que en la mujer, y como compartimos un ancestro común de hace 7 millones de años, entiendo que el tiempo de gestación siempre ha sido parecido".

Lactancia más larga

"Nuestros ancestros de hace 4 a 5 millones de años tenían un desarrollo muy similar al de chimpancés, gorilas y orangutanes, y eso solo ha cambiado hace un millón y medio de años aproximadamente, cuando hemos empezado a modificar nuestro desarrollo, hemos disminuido el período de infancia, que sería equivalente a la lactancia".

Si bien la lactancia humana dura dos años, los antepasados humanos tenían una mucho más larga. "En los chimpancés y gorilas la lactancia dura cuatro años y medio, hasta cinco, y en el orangután hasta siete u ocho años".

Al reducirse la lactancia, apareció una etapa llamada niñez (desde los 2 a los 7 años). "Además tenemos fase juvenil, que en los mamíferos es muy larga, pero en nosotros muy cortita, y luego tenemos una adolescencia que en principio no sabemos si algunos de nuestros antepasados la ha tenido o si apareció con los homo sapiens . Probablemente los neandertales también tenían adolescencia, no lo sabemos, pero se está investigando".

El motivo de que la lactancia se acortara, dice Bermúdez de Castro, es poder tener más hijos. "Los orangutanes tienen un problema serio, su período de fertilidad es muy parecido al nuestro, unos 30 años. Pero la lactancia intensiva inhibe la ovulación, entones una madre orangután solo puede dar a luz un hijo cada ocho años, es decir, puede tener cuatro hijos aproximadamente en su vida. Si alguna cría muere por alguna razón es una muerte importantísima. En los chimpancés pasa lo mismo, el intervalo de nacimiento es de 6 años. En cambio los humanos podemos tener muchos hijos, y en el pleistoceno los homo sapiens podían tener hasta 10 hijos, con lo cual el problema demográfico quedo resultó al reducir la lactancia".

Sin pistas

"El registro de fósil te dice muchas cosas de cómo éramos de aspecto, pero cómo transcurría la vida es muy difícil de saber. Del cerebro tampoco sabemos mucho, porque desaparece, solo queda el cráneo. Qué había adentro, no sabemos nada. Del comportamiento humano solo podemos saber por lo que nos han dejado los humanos del pasado". El problema es que los australopithecus no dejaban nada: no tenían desarrollo lítico.

"Hay muchas hipótesis, pero no evidencia. Por ejemplo, no han aparecido juegos infantiles -los juguetes serían una invención del homo sapiens -, pero yo creo que como los chimpancés juegan entre ellos, los humanos del pasado también lo hacían. Hoy jugamos al escondite, que es una forma de socializar, y esos juegos también ocurrían en la prehistoria".

El destete es un proceso, y al igual que hoy, especula Bermúdez de Castro, a los dos años los niños probablemente ya podían comer algo de carne, grasa, insectos, huevos de aves, de reptiles y peces. "Los humanos vivían cerca de los grandes lagos en África, probablemente los peces también formaban parte de su dieta".

Según el investigador, los humanos actuales tienen un desarrollo muy distinto al de los australopithecus, que era como el de los demás mamíferos. "Nosotros tenemos un desarrollo que se diferencia de los mamíferos y esto ha ocurrido en un tiempo relativamente corto, un millón y medio de años. Hemos dado un salto enorme, sobre todo en los últimos 200 a 300 mil años, que es cuando aparecen los homo sapiens y neandertales . Los neandertales son muy parecidos a nosotros. Si no hubiéramos prosperado, lo hubieran hecho ellos, y serían ellos los que estarían ahora hablando por teléfono".

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Los humanos no empiezan a caminar hasta que pasa un año, están muy desvalidos. Un chimpancé, en cambio, a los dos, tres meses ya está correteando por la selva. Eso es porque nuestro cerebro está poco desarrollado, eso es una estrategia del cerebro humano, de desarrollarse muy lentamente. El cerebro no termina de madurar hasta que tenemos unos 30 años. José María Bermúdez de Castro, paleoantropólogo
"Los humanos no empiezan a caminar hasta que pasa un año, están muy desvalidos. Un chimpancé, en cambio, a los dos, tres meses ya está correteando por la selva. Eso es porque nuestro cerebro está poco desarrollado, eso es una estrategia del cerebro humano, de desarrollarse muy lentamente. El cerebro no termina de madurar hasta que tenemos unos 30 años". José María Bermúdez de Castro, paleoantropólogo
Foto:Equipo Investigador de Atapuerca y Fundación Atapuerca Equip

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales