Relevo generacional del régimen:
Miguel Díaz-Canel ya tiene la Presidencia de Cuba, pero Raúl Castro, la última palabra

La Habana El nuevo Jefe de Estado no presentó una mirada de futuro propia para la isla y aclaró que su rol es "continuar la revolución", siempre bajo la mirada de su antecesor, quien "encabezará las decisiones de mayor trascendencia".  

Daniel Lozano Especial para ?El Mercurio? 

Cuba comienza una nueva era presidida por Miguel Díaz-Canel, convertido en el prototipo perfecto diseñado durante cuatro décadas en el laboratorio político de Raúl Castro.

Todo estaba atado y bien atado desde hace años, cuando el joven universitario comenzó a destacar en las filas de la Unión de Juventudes Comunistas (UJC). El menor de los Castro confirmó ayer que su elegido "fue el único superviviente de un grupo de 12 dirigentes". Desde su nombramiento en 2013 como vicepresidente del Consejo de Estado, "tuvimos la absoluta certeza de que habíamos dado en el clavo", desveló Raúl, quien ayer abandonó la presidencia, pero no el poder: supervisará la acción de gobierno desde la secretaría del poderoso Partido Comunista de Cuba (PCC).

Díaz-Canel accede así al poder convertido en la mejor encarnación del joven dirigente revolucionario que se ganó su espacio prueba a prueba, desde su etapa juvenil, la lucha internacionalista en Nicaragua y la administración local, regional y estatal en distintos puntos del país. Incluso en su acceso a la máxima magistratura del país ha alcanzado cifras parecidas a las de sus predecesores, gracias a los 603 votos afirmativos de los 604 diputados presentes en el Palacio de Convenciones de La Habana, lo que supone el 99,87% de los votos.

El sucesor, que hoy cumple 58 años, dispuso su primer día al frente de Cuba entre la ortodoxia de la vieja guardia, a la que felicitó de forma profusa, y los guiños a las reformas paralizadas de su predecesor, que él mismo debe retomar.

La anécdota del día giró en torno a quién sería el parlamentario que negó su voto al nuevo presidente del Consejo de Estado y del Consejo de Ministros y, en cambio, sí se lo concedió al vicepresidente primero, el veterano sindicalista Salvador Valdés Mesa, o al histórico comandante Ramiro Valdés.

Poco importaba. Díaz-Canel presidirá la isla supervisado por Raúl, su padrino político, "que se mantiene por méritos propios al frente de la vanguardia política y que encabezará las decisiones de mayor trascendencia para el presente y futuro de la nación", afirmó.

Raúl manejará los hilos del PCC hasta 2021, cuando será sustituido por el propio Díaz-Canel, quien estará al mando del país durante dos legislaturas de cinco años cada una. Cuando en 2028 abandone la presidencia, permanecerá al frente del partido otros tres años para preparar a su sucesor, según la arquitectura del poder diseñada por el ya ex Presidente.

"Raúl Castro tiene la última palabra. Es el primer secretario del PCC y la Constitución le da el papel rector en cualquier decisión. Díaz-Canel tendrá sobre sí la sombra de Raúl como este tuvo la de Fidel Castro. Ni un paso sin la bendición del otro", pronostica para "El Mercurio" el politólogo cubano Álvaro Alba.

Sabedor de que le debe su entrada por la puerta presidencial en la historia de Cuba, el nuevo Presidente profundizó su discurso "raulista" en su primer mensaje al país, en el que dejó bien claro que "no hay espacio para una transición que destruya el legado, solo continuidad", ni tampoco para los que sueñan con una restauración del capitalismo, pero en el que insistió en uno de los dogmas de su jefe político: "Corregir errores y demoras que irritan a la población y siembran el pesimismo".

Ese será precisamente su gran reto, retomar y profundizar las reformas iniciadas por Raúl, que fueron paralizadas de sopetón durante la visita de Barack Obama a La Habana, por temor al fervor popular que causó esa visita. Guiño reformista que no es "liberal", pese al lapsus sufrido por el ex Presidente a la hora de desplegar la trayectoria "laboral" de su elegido.

"El Presidente quiere ser puente de continuidad entre la anterior generación y las venideras, haciendo reformas no para desmantelar, sino para actualizar el monopolio político del PCC", evaluó para este periódico el analista Arturo López-Levy.

Díaz-Canel apuesta por profundizar en una "dirección cada vez más colectiva", pese a que ha pedido al Parlamento retrasar hasta julio la configuración de su gabinete de ministros, para sorpresa de analistas y politólogos. "Eso indica que realmente no tienen todas las cosas claras, una señal bastante complicada", sopesa el economista Mauricio de Miranda.

"La dictadura ni trata de simular diversidad. Porcentajes evidencian la unanimidad totalitaria y la absoluta ausencia de competencia democrática en la Asamblea", respondió Rosa María Paya, líder del movimiento Cuba Decide, luego de conocer el "ridículo" porcentaje obtenido por el Presidente.

99,87%
de los votos de los 605 diputados de la Asamblea Nacional fueron para Miguel Díaz-Canel, el único candidato.

"Amamos a Cuba. Vamos a ocuparnos de Cuba".
Donald Trump
PRESIDENTE DE EE.UU.

"China y Cuba son buenos camaradas, buenos amigos y buenos socios que confían sinceramente entre sí y comparten el mismo destino".
Xi Jinping
PRESIDENTE DE CHINA

"Miguelito, nuestro hermano, nuestro compañero, mis saludos. Lo voy a visitar pronto para estrecharle la mano y decirle: 'Cuba y Venezuela vamos adelante en la batalla por el siglo XXI"'.
Nicolás Maduro
PRESIDENTE DE VENEZUELA

"Hay una sucesión con un candidato único, dentro de un partido único. Cambio como tal no veo".
Roberto Ampuero
CANCILLER DE CHILE

 Transición es "ilegítima", dice secretario general de la OEA

Como "ilegítima" fue calificada anoche la sucesión presidencial cubana por el secretario general de la OEA, Luis Almagro, quien además tildó de "dictadura" al gobierno de La Habana.

"El triunfo de la dictadura sobre la libertad no se llama revolución. La sucesión presidencial de la que hemos sido testigos en Cuba es un intento de perpetuación de un régimen autocrático dinástico-familiar. Se llama dictadura", dijo Almagro en un comunicado.

El texto asegura que la elección de Díaz-Canel "se da sin la libre expresión del pueblo cubano", y que "cuando se desconoce la soberanía del pueblo, se deslegitima el único fundamento de la autoridad de los gobernantes".



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales