Propuesta fue enviada por Bachelet cinco días antes de dejar La Moneda:
Gobierno aduce falta de recursos ante retiro de proyecto para dar un aporte a víctimas de DD.HH.

Acción del Ejecutivo provocó un fuerte altercado entre parlamentarios opositores y el diputado Urrutia (UDI). La comisión de Ética de la Cámara revisará los antecedentes a pedido de la mesa.  

C. CIFUENTES, R. FRANCO y J. MARTÍNEZ 

Recién había comenzado la sesión de Sala de un monótono día jueves, que tradicionalmente se reserva para la tarea legislativa de menor trascendencia; sin embargo, pasadas las 10:30 horas, se pasó rápidamente a la efervescencia después de la lectura de la cuenta por parte del prosecretario de la Cámara, Luis Rojas.

Esa comunicación contenía la decisión del Gobierno de concretar lo que había insinuado a inicios de abril a los parlamentarios: la imposibilidad de seguir adelante con un proyecto que busca entregar un nuevo aporte único a víctimas de prisión política y tortura, por su alto costo financiero.

Fue el ministro de Justicia, Hernán Larraín, quien explicó a la comisión de Derechos Humanos de la Cámara la existencia de una estrechez presupuestaria para disponer de los $91.000 millones que considera el beneficio. Ese argumento fue ratificado ayer por el ex senador en una declaración realizada en La Moneda junto al ministro de la Segpres, Gonzalo Blumel.

Fue así que desde el instante en que se oficializó el término de la tramitación de la propuesta, la sesión mutó a un tenso intercambio verbal entre representantes de la oposición y del oficialismo por el retiro del proyecto. No obstante, el plano final de la escena fue aún más dramático con la intervención del diputado Ignacio Urrutia (UDI), señalando que estaba bien lo anunciado, porque entregaba beneficios a "terroristas" más que a víctimas de violaciones de los DD.HH.

Esas palabras provocaron la ira de la diputada del FA Pamela Jiles, quien cruzó el hemiciclo de un extremo a otro para encarar a Urrutia en su escaño. Testigos dicen que comprenden la reacción emocional de Jiles, pero cuestionan los garabatos de alto calibre proferidos y las supuestas amenazas de golpes contra el UDI.

Más calmada, Jiles explicó los motivos de su ofuscación. Recordó que fue víctima de torturas y prisión política, por lo que los dichos de Urrutia la provocaron. La diputada frenteamplista recibió muestras de apoyo, mientras en la Sala diputados de oposición abandonaban el hemiciclo en señal de repudio a la secuencia observada.

El proyecto proponía entregar un aporte único de $3.000.000 a cerca de 31.000 víctimas calificadas como tal por el Estado. En el caso de las fallecidas, el beneficio era para la cónyuge sobreviviente (no especificaba darlo al viudo).

En total, el proyecto requería desembolsar $91.000 millones. Se entregaría $1 millón por año, prorrateados mensualmente en torno a los $83.000, como una pensión.

Debate en la oposición

Lo ocurrido detonó un amplio debate en Chile Vamos. Un aspecto al que se hacía mención fue el factor generacional que podría incidir en reprochar los hechos.

Esas posturas se reflejaron, por ejemplo, en lo expresado por el diputado UDI Jaime Bellolio, al comentar que "no hay dos derechas, lo que hay es lamentablemente algunos que cometen un error grave que es minimizar las violaciones a los derechos humanos".

Mientras el RN Sebastián Torrealba añadió que Urrutia "está absolutamente fuera de foco. Quiero, en nombre de las generaciones nuevas de Chile Vamos, pedir perdón. Es una vergüenza y enviaremos los antecedentes a la comisión de Ética". Lo mismo solicitó a esa instancia la mesa de la corporación.

Oposición
Bancadas de oposición anunciaron una eventual interpelación al ministro de Justicia.

"El retiro del proyecto no significa que consideremos que no haya justificación para seguir viendo posibles reparaciones".
HERNÁN LARRAÍN
Ministro de Justicia

"Como Gobierno queremos expresar nuestro más profundo rechazo a las declaraciones de Urrutia respecto a las víctimas de violaciones a los derechos humanos".
GONZALO BLUMEL
Ministro Segpres

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<b>Los diputados Ignacio Urrutia (UDI) y Pamela Jiles (FA)</b> protagonizaron un fuerte intercambio de declaraciones. El primero tildó de terroristas a quienes recibirían el beneficio, provocando el enojo de Jiles, quien visiblemente molesta lo fue a encarar.
Los diputados Ignacio Urrutia (UDI) y Pamela Jiles (FA) protagonizaron un fuerte intercambio de declaraciones. El primero tildó de "terroristas" a quienes recibirían el beneficio, provocando el enojo de Jiles, quien visiblemente molesta lo fue a encarar.
Foto:JONATHAN MANCILLA

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales