ELMERCURIO.COM Volver

Se reúnen en Panmunjom para ir hacia un posible acuerdo de paz:
Líderes coreanos auguran "nuevo comienzo" en cumbre que concentra la atención mundial

Viernes 27 de abril de 2018

Kim Jong-un se convirtió en el primer Presidente norcoreano en cruzar hacia el sur.
 


Nicolás García y Amanda Marton 

Un sonriente y decidido Kim Jong-un estrechó ayer la mano del Presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, y luego atravesó caminando la peligrosa frontera que divide a ambos países, convirtiéndose en el primer Presidente norcoreano que cruza al sur para asistir a una cumbre que podría conducir a terminar una guerra que lleva casi 70 años.

"Una nueva historia comienza ahora, el punto de partida de la historia y una era de paz", escribió, con su propio bolígrafo, el norcoreano en el libro de visitas de la Casa de la Paz de la fronteriza Panmunjom, donde arribó para dar inicio al encuentro. Moon, también se refirió al "nuevo comienzo" que provocará la cumbre: "Tenemos un gran peso sobre los hombros", le dijo a su invitado.

Siempre de la mano, los líderes conversaron brevemente y volvieron a cruzar la línea, pero esta vez al lado norte, algo que no estaba previsto. "El Presidente Moon le dijo 'Usted ha venido al lado sur ¿cuándo podré ir al norte?, a lo que el señor Kim respondió: 'Quizás ahora es el momento indicado', y lo invitó a pasar a tierra norcoreana", explicó la vocería del gobierno de Seúl, citada por los medios.

Tras las fotos de rigor, fueron escoltados por una colorida guardia de honor tradicional surcoreana hacia la ceremonia de recibimiento.

Los presidentes siguieron conversando y saludando, mientras continuaron su camino hacia la Casa de la Paz, sede principal del encuentro. Minutos antes de que Kim ingresara al recinto, los agentes norcoreanos chequearon que no hubiera artefactos explosivos o micrófonos y rociaron desinfectante, según Reuters.

Las agencias de prensa oficiales de Corea del Sur y del Norte de forma simultánea dijeron que los líderes iban con "el corazón abierto" a conversar.

Cerca de las 10:00 de la mañana (22:00 hora de Chile), los líderes entraron a la sala principal para iniciar la cumbre. La negociación era a puertas cerradas, pero se le permitió a la prensa internacional cubrir el resto de la jornada; una diferencia respecto de las cumbres de 2000 y 2007, donde solo los medios locales tenían acceso.

Al cierre de esta edición, la primera reunión había terminado y la delegación norcoreana había vuelto a su lado de la Línea de Demarcación Militar (LDM) sobre el paralelo 38° -que Moon aseguró que ayer se había convertido en un "símbolo de paz"-, para que cada grupo almorzara por separado. En la tarde, los líderes tenían previsto plantar en conjunto un pino conmemorativo.

Luego de una breve caminata por la LDM, Kim y Moon debían volver a la Casa de la Paz para continuar la última fase de la cumbre, que se esperaba termine con la firma de un acuerdo y una conferencia de prensa conjunta.

"Lo más complejo es saber hasta qué punto podrán los dos líderes alcanzar un acuerdo con relación a la desnuclearización", dijo el vocero presidencial surcoreano, Im Jong-seok, poco antes de la cumbre.

Desnuclearización

La empobrecida y comunista Corea del Norte y la rica y democrática Corea del Sur siguen técnicamente en guerra, porque su conflicto de 1950-53 -el único remanente entre los que nacieron de la Guerra Fría- terminó en una tregua.

El enfrentamiento no solo involucra a estos dos países, pues Estados Unidos ha presionado enormemente para que Pyongyang ponga fin a su programa nuclear y China ha respaldado a Norcorea ante la posibilidad de perder su influencia en una zona clave de la región.

El tema del arsenal nuclear de Corea del Norte está en el centro de la agenda mundial después de que el país lograra un rápido avance de su tecnología bajo el mandato de Kim, que heredó el poder tras la muerte de su padre, Kim Jong-il, en 2011.

El año pasado realizó su sexta prueba nuclear, la más potente hasta la fecha, y lanzó misiles que son capaces de alcanzar EE.UU., lo que acrecentó la tensión con el Presidente estadounidense, Donald Trump.

La situación dio un giro recientemente cuando Norcorea anunció que clausurará su instalación de pruebas nucleares y que suspenderá sus pruebas de misiles balísticos, mientras que Kim ha indicado que estaría dispuesto a dialogar sobre la desnuclearización. "Me aseguraré de no interrumpir su sueño nunca más", le dijo el líder norcoreano a Moon ayer, refiriéndose a las pruebas de misiles

En un contexto en el que todos parecen creer tener la ventaja, el éxito de la cumbre dependerá, en gran parte, de que los líderes coreanos logren plasmar en compromisos concretos la voluntad de desnuclearizarse que ha expresado Pyongyang; y el mundo está expectante.

Uno de los primeros en hablar del tema ayer fue Trump, que también podría tener un encuentro con Kim, según se estima, a fines de mayo o inicios de junio.

El Presidente estadounidense atribuyó el giro que ha dado Norcorea a su política dura hacia el país y aseguró que ello ha reducido las posibilidades de que estalle una guerra nuclear.

"Norcorea ha aceptado la desnuclearización, ha aceptado abandonar sus pruebas e investigaciones. Se lo íbamos a pedir, pero él (Kim) cedió incluso antes de que lo hiciéramos", dijo en entrevista a Fox & Friends, uno de sus programas favoritos. En la noche, la Casa Blanca manifestó que espera que se logren "avances hacia un futuro de paz" en la cumbre.

Los expertos concuerdan en que las sanciones económicas de la comunidad internacional y la "presión máxima" de Trump influyeron en el cambio, pero destacan que la razón principal es la capacidad de Kim de disminuir las provocaciones. "Las sanciones ayudaron, pero el principal factor es la decisión de Kim de utilizar la diplomacia como una forma de controlar los riesgos de escalada", dijo a "El Mercurio" Scott Snyder, experto del Council Foreign Relations.

"Una nueva historia comienza ahora... y una era de paz. No volverá a suceder que incumplamos acuerdos".
Kim Jong-un
PRESIDENTE NORCOREANO

"Espero que el mundo esté prestando atención a la Primavera que se está expandiendo por la Península Coreana".
Moon Jae-in
PRESIDENTE SURCOREANO

 "Kim llega en una posición de paridad estratégica con las grandes potencias"Jenny Town, subdirectora de 38 North, sitio asociado a la Universidad Johns Hopkins:

-Otras cumbres intercoreanas ya se han celebrado antes, las últimas en 2000 y en 2007. ¿Qué hay de diferente en esta oportunidad?

"Lo que está en juego es más grande. Corea del Norte ha dicho y ha demostrado tener armas nucleares de alto rendimiento y con diseño avanzado, que podrían alcanzar objetivos más lejanos, como EE.UU. En todos los sentidos ha demostrado una capacidad de disuasión nuclear que puede utilizar contra EE.UU. con fines coercitivos.

Sin embargo, dado que esto se está configurando como un proceso paralelo al encuentro con EE.UU., de alguna manera se desconoce el significado de esta cumbre intercoreana. La mayoría de los temas que se abordan con el Sur son cuestiones que no pueden resolverse de forma bilateral entre las dos Coreas, y si bien pueden dar señales de la cumbre con EE.UU., pueden o no integrarse en una estrategia de negociación con Trump".

-¿Qué impulsó el giro de Kim Jong-un? ¿Es sincero cuando habla de desnuclearización?

"Tras declarar en Año Nuevo que Norcorea se convirtió en una potencia nuclear, Kim probablemente se sienta muy confiado, y llega al encuentro en una posición de paridad estratégica con las potencias. Ahora, habiendo alcanzado el objetivo nuclear, también puede cambiar su enfoque hacia el lado económico de la ecuación, para lo cual necesita reparar las relaciones con la comunidad internacional. Él puede hacer concesiones diplomáticas en algunas partes de su programa nuclear, como los regímenes de prueba e infraestructura y la producción de material fisionable, que no cambiará fundamentalmente sus capacidades nucleares".

-¿Cuánto puede atribuirse a Donald Trump en la configuración de este nuevo escenario?

"Es probable que algún crédito de esta nueva fiebre diplomática vaya a Trump, pero los factores más importantes han sido la capacidad de Kim de reconstruir la buena voluntad al detener sus provocaciones, y la de Moon Jae-in de abrir la puerta a la diplomacia a pesar de críticas y escepticismo".

Montaña "nuclear", al borde del colapso

El principal sitio de ensayos nucleares de Norcorea ya no es apto para realizar pruebas, según geólogos chinos que alertaron que el complejo subterráneo de la montaña Mantap está al borde del colapso. Los científicos de la Universidad de Ciencia y Tecnología de China revelaron a la prensa que la última explosión nuclear en el sitio, en septiembre de 2017 -la mayor de Corea del Norte-, produjo el derrumbe de un túnel. En noviembre, la TV japonesa citó fuentes norcoreanas que aseguraron que unas 200 personas murieron por el derrumbe.

Las detonaciones han hecho que la montaña pierda estabilidad, y no podrá resistir otra prueba nuclear, lo que restaría simbolismo al anuncio del Presidente norcoreano, Kim Jong-un, sobre la clausura del sitio y la congelación de los ensayos atómicos.