ELMERCURIO.COM Volver

 
Los líderes que quieren cambiar la historia de Corea

Viernes 27 de abril de 2018

Moon recibió a Kim con una guardia tradicional surcoreana.Foto:the associated press

Recorrieron caminos diametralmente diferentes hasta llegar al poder y solo con reunirse por primera vez fuera de Pyongyang, los presidentes de las Coreas ya están marcando un hito.
 


DPA y France Presse 

El tercer Kim en el gobierno de Pyongyang

Hijo del dictador Kim Jong-il y nieto del "Presidente eterno" Kim Il-sung, Kim Jong-un se convirtió en el líder supremo del Estado comunista en diciembre de 2011.

Se sabe muy poco sobre Kim, salvo que tiene alrededor de 35 años y es comandante en jefe del Ejército, así como presidente del Comité Central del gobernante Partido de los Trabajadores. Se habría enterado que heredaría el poder a los ocho años.

Físicamente, Kim, con su cara redonda, recuerda a su padre y mucho más a su abuelo. Algunos especulan con que incluso podría haberse sometido a cirugía plástica para acentuar las similitudes.

Se cree que Kim Jong-un estudió en Suiza con otro nombre hasta 1998. Según la prensa, tanto sus amigos de la escuela como el personal educativo ignoraban quién era y lo recuerdan como un alumno tímido al que le gustaba el esquí, Jean-Claude Van Damme y el básquet

Desde que llegó al poder, Kim ha controlado el continuo desarrollo del programa nuclear norcoreano, lo que ha aumentado las tensiones con Corea del Sur y Estados Unidos, especialmente desde que Donald Trump se convirtió en Presidente en enero de 2017.

La semana pasada suspendió los ensayos con misiles, alegando que el trabajo en las ojivas nucleares estaba terminado.

También ha llevado a cabo una purga entre los más altos funcionarios del régimen, supuestamente por traición; entre ellos, su poderoso tío Jang Song-thaek, en diciembre de 2013, y supuestamente el jefe de las Fuerzas Armadas Hyon Yong-chol, en abril del año pasado.

Moon Jae-in, un hijo de refugiados al mando del Sur.

Moon nació en la ciudad costera de Geoje, en el sur de Corea del Sur. Sus padres eran unos refugiados norcoreanos, que a fines de 1950 escaparon en plena guerra con el Norte de la pequeña localidad de Hungnam, que estaba sitiada por las fuerzas de Kim Il-sung (abuelo del actual líder norcoreano).

La familia subsistía gracias a la ayuda alimentaria de religiosas católicas, confesión que profesa Moon. A base de pequeños trabajos, su madre, Kang Han-ok, se convirtió en el principal sustento de la familia. El futuro Presidente la acompañaba a menudo tirando de un carrito lleno de carbón para vender.

Moon estudió Derecho en Seúl y se convirtió en defensor de DD.HH. durante la dictadura de Park Chung-hee. En 1975 pasó una temporada en prisión por participar en las protestas contra el gobierno autoritario. Más tarde iniciaría una carrera en política que lo llevó hasta la Presidencia el año pasado.

Se le considera como un Mandatario fiable después del escándalo de corrupción que hundió a su predecesora, la conservadora Park Geun-hye, contra la que perdió las elecciones de 2012.

Algunos temen que se haya mostrado demasiado indulgente con Norcorea, después de adoptar con entusiasmo una versión reajustada de la polémica Política del Sol, de acercamiento entre las dos Coreas que pusieron en práctica el ex Presidente surcoreano y Nobel de la Paz Kim Dae-jung y su sucesor Roh Moo-hyun.

Era la mano derecha de Roh como jefe de Gabinete de la oficina presidencial tras haber trabajado con él durante unas prácticas de Derecho en Busan, en el sureste. A menudo se compara a Moon con sus viejos aliados políticos, pese a que se le considera estilísticamente diferente al tipo de político que fue Roh. Se le describe más bien como un estratega calmado y racional.