Moluscos de Chile continental y de otras regiones del mundo:
Pequeños invasores amenazan la frágil biodiversidad de Juan Fernández

Aunque los caracoles y babosas exóticas se encuentran principalmente asociadas a las zonas urbanas del archipiélago, también se han encontrado en el interior de las islas.  

Richard García 

Cuando se habla de las especies invasoras del archipiélago de Juan Fernández, lo primero que viene a la mente son las cabras asilvestradas de las islas y las plantas exóticas cuya penetración se está intentando contener hace varios años.

Pero hay una amenaza menos perceptible: los caracoles y babosas introducidas inadvertidamente desde el continente. "Este es un problema principalmente de información. Los moluscos terrestres son un grupo omnipresente, la gente los combate habitualmente en los jardines, en ocasiones los come, pero no los asocia con un grupo relevante dentro de la biodiversidad", dice el biólogo y malacólogo Sergio Letelier, quien ha investigado la dispersión de estos invertebrados en el archipiélago.

Su presencia se ha visto especialmente favorecida por los cultivos agrícolas que se realizan en la isla, como es el caso del caracol de jardín, Cornu aspersum, cuya presencia está asociada a la horticultura.

Además se han observado otros voraces representantes de la familia de los caracoles como el Oxychillus alliarus , originario de Europa y no presente en Chile continental, y el Oxychilus cellarius , otro invasor europeo que además está en la Región Metropolitana.

Las babosas exóticas están representadas por especies como la Deloceras reticulatum , considerada una plaga hortícola y muy común en la zona centro sur de Chile y la Milax gigates , nativa de las islas Canarias de España e invasora del bosque valdiviano. En tanto, la Lehmannia marginata , originaria de Europa Central y oriental, y la Limax valentianus , propia de la península ibérica, llegaron directamente a Juan Fernández ya que no están presentes en el continente.

Bien adaptados

Se desconoce cuál podría ser su impacto a largo plazo sobre las especies locales, especialmente como competencia de los caracoles nativos. "Prácticamente carecemos de información sobre la ecología de sus poblaciones, los estudios son muy escasos", admite Letelier.

¿Cómo llegaron? Se estima que en algún momento se llevaron mercaderías o plantas para cultivar que cargaban sus huevos y se desarrollaron en la tierra. Es probable, incluso, que hayan viajado ejemplares juveniles y adultos en esos embarques.

Su expansión va muy a la par con la de las plantas exóticas. "Estos invertebrados se han adaptado muy bien y les gusta la vegetación de la isla", admite Fernando Baeriswyl, ex coordinador del proyecto piloto sobre especies invasoras en el archipiélago del Ministerio del Medio Ambiente, el Fondo Mundial para el Medio Ambiente GEF y el PNUD.

"Es un signo de alarma porque si estos caracoles llegaran a colonizar parte del bosque van a comenzar a hacer daño a las especies endémicas porque se convertirán en su fuente de alimentación", dice. Cuenta, por ejemplo, que ya han visto caracoles colonizando especies endémicas como la col de Juan Fernández ( Dendroseris litoralis ).

"Cuando uno evalúa el daño de especies invasoras tiene una cierta deformación porque se trata de evaluar lo que se ve, pero la verdad es que hay todo un mundo de invertebrados que están teniendo impacto y que se pueden transformar en especies muy dañinas para la vegetación", reconoce.

El único trabajo científico reciente para evaluar la presencia de moluscos exóticos y nativos en la isla tuvo lugar en 2013 con apoyo del proyecto MMA-GEF, pero se extendió por apenas cuatro días. "Como fue poco tiempo, el espacio que evaluaron se concentró en el poblado y áreas cercanas. No hubo posibilidad de viajar a la selva misma y ver si existía algún daño generado por ellos".

Al menos los datos recopilados por contadas expediciones anteriores dan cuenta de la presencia de caracoles foráneos en remotos lugares de las tres islas del archipiélago, incluyendo Alejandro Selkirk, que es la que cuenta con la mayor población endémica de especies.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<p>Un investigador de la Sociedad Malacológica de Chile, junto a niños, durante el rastreo de moluscos terrestres en una expedición de 2013<br/></p>

Un investigador de la Sociedad Malacológica de Chile, junto a niños, durante el rastreo de moluscos terrestres en una expedición de 2013


Foto:Fotografías: Gentileza Sergio Letelier/Fernando Baeriswyl

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales