ELMERCURIO.COM Volver

Libro de Karin Pipa:
Medicinas caseras llegan a colección de dibujos

Lunes 9 de julio de 2018

Todo un folclor de soluciones para los más variados malestares reúne "Santo remedio", con una serie de rocambolescas ilustraciones.
 


IÑIGO DÍAZ 

Siempre al pie de la letra de enunciados populares presenta sus dibujos la arquitecta e ilustradora, ahora también proyectora folclórica, Karin Pipa. El año pasado publicó su primer libro, "Dichos chilenos ilustrados", que daba a conocer un gabinete de curiosas expresiones nacionales. Ahora es el turno de fisgonear en el botiquín del patrimonio oral.

"Santo remedio" ($8.000), que se lanza mañana, no solo es una nueva colección de esos dibujos de Karin Pipa: también es una investigación sobre patrimonios inmateriales. La autora tiene planes de continuar en este campo.

"Con estos libros estoy buscando promover las tradiciones chilenas, ciertos saberes populares. Creo que la ilustración es una herramienta perfecta para los primeros lectores, no solo los niños", dice, sobre la colorida simpleza de las ilustraciones que realizó para 80 santos remedios. "Son recetas caseras y soluciones populares para los malestares que hemos conocido de nuestros ancestros, principalmente en un traspaso entre el género femenino, abuelas, madres, tías", dice Pipa.

Aplicar rodajas de pepino para aliviar la hinchazón de ojeras, hacer tres cruces con saliva para quitar los calambres, frotar las manos con perejil para suprimir el olor a cebolla, pisar una pelota para subsanar el dolor de pies, morder un lápiz para eliminar la jaqueca. La lista de fabulosas creencias populares suma y sigue a lo largo de las páginas de "Santo remedio".

"El método para encontrar estas curiosas recetas fue participativa, principalmente a través de redes sociales, pero también fue importante la sabiduría familiar. Cuando hice el libro de los dichos chilenos mi abuelo fue la persona clave. Ahora, con los remedios caseros, destaco a mi abuela", dice.

El libro reconoce a la persona que hizo el aporte en la selección, y además incluye un acápite especial, con las ilustraciones de seis autores latinoamericanos, quienes enviaron desde sus países sus propios santos remedios y la explicación que les concierne: limón para el aliento de dragón, según Roger y Caza (Ecuador); comer ajo para curar el asma, según Josefina Jolly (Argentina); ponerse el diario en el pecho para quitar las náuseas, según Amadeo Gonzáles (Perú).