Vuelco en la agenda de los partidos se ahondó tras las elecciones de noviembre pasado:
El reacomodo de ideas que irrumpió en la agenda política

El PPD dejó la retroexcavadora y apunta al crecimiento económico y la seguridad ciudadana. La DC se desmarcó de la ex Nueva Mayoría, aprobando una iniciativa proempleo impulsada por La Moneda y buscando nuevos aliados políticos. El Frente Amplio, en tanto, se divide por el tratado de libre comercio con Canadá. Joaquín Lavín y el Gobierno tomaron como bandera la integración social, y La Moneda, intentando gobernar con una derecha sin complejos, corre los cercos con la nueva Ley Reservada del Cobre y las banderas medioambientales. En Chile Vamos surgió facción liberal en RN que respalda la eutanasia.  

Nicolás Guzmán, Josefina Díaz y Rocío Latorre  La centroizquierda apunta a los bastiones de la centroderecha: crecimiento, seguridad y empleoTras la debacle electoral de noviembre pasado

PPD: De la retroexcavadora al crecimiento económico. La pregunta es la siguiente. "¿Con qué personaje político de la historia se identifica más?". Las alternativas son cinco: Salvador Allende, Martin Luther King, Nelson Mandela, Mahatma Gandhi o Ernesto "Che" Guevara. Continúa: "¿Con qué personaje político se siente más representado?". Esta vez las alternativas son menos: Felipe González, Barack Obama, Lula da Silva o Pepe Mujica. "¿Y cómo define usted al PPD?", se consulta a continuación. De izquierda, de centroizquierda o derechamente de centro son las alternativas.

Se trata de una encuesta que ha circulado por las manos de al menos 500 militantes del partido y a fines de mes, tras la asunción oficial de Heraldo Muñoz como presidente del PPD, será entregada a los 100 integrantes de la Directiva Nacional para que la respondan.

La consulta número 16 del sondeo representa, quizás, la magnitud del proceso que inició tras la brusca caída electoral de las elecciones de noviembre y que concluirá con una profunda reforma a sus estatutos y una nueva declaración de principios a fin de año: "¿Cree usted que el PPD sufrió una derrota electoral por haberse transformado en un partido donde el clientelismo reemplazó la vocación de servicio?".

El cómo repensar el PPD es un proceso que comenzó al menos hace tres meses, cuando el ex director de Adimark, Roberto Méndez, interpeló a la plana mayor de la colectividad durante una charla privada: "Tienen que pelear la eficiencia y el crecimiento, de lo que el Presidente Piñera se adueñó por completo". Parte de lo conversado se plasmó en el documento "Consideraciones para una reflexión", que describe cuán dañada está la marca PPD, cómo debe reinventarse, y aborda la falta de conexión del partido con la nueva sociedad: "No visualizamos la demanda por seguridad ciudadana, los temas de crecimiento y empleo". Sebastián Vergara, secretario general del partido, señala que quieren representar estos temas y atribuye la derrota electoral -concentrada en buena medida en la Región Metropolitana- a que no lideraran causas que le hicieran sentido a la ciudadanía.

Víctor Barrueto, ex presidente de la comisión estratégica del partido, adelanta que a partir del sábado 28 -y hasta fin de año- se realizarán encuentros de debate entre militantes a través de todo el país. Él es partidario de que el PPD sea una colectividad regionalista, incluso federada, y feminista.

Heraldo Muñoz, por su parte, ha dado señales hacia el centro político. "Perdimos el rumbo cuando nos pusimos más izquierdistas", dijo tras ser electo. Su mensaje contrasta con la "retroexcavadora" con que se asoció al partido bajo la administración de la ex Presidenta Bachelet.

"Plantearse temas como crecimiento económico, empleo o seguridad es el desde. El PPD podría retomar lo que fue su vocación original, planteándose temas que son propios de la agenda de Girardi o del propio Heraldo Muñoz, tales como el cambio climático, la protección de los océanos, robótica e inteligencia artificial, o cuestiones que tienen que ver con el funcionamiento de la democracia. O sea, el PPD tendría que retomar la agenda de innovación en todos los planos: científica, económica y social. Lo lamentable es que ha ido en un sentido contrario", agrega el sociólogo Eugenio Tironi.

El decano de la Facultad de Gobierno de la Universidad del Desarrollo, Eugenio Guzmán, tiene una mirada más escéptica, que se relaciona precisamente con parte de las preguntas de la encuesta del partido: "La izquierda tiene una crisis adicional: ha habido un deterioro tremendo de las izquierdas latinoamericanas y en Europa, y no encuentran ningún referente que les sirva".

DC: De la seguridad ciudadana a la transparencia. La DC se desalineó la semana pasada de la ex Nueva Mayoría en la Cámara de Diputados y respaldó en bloque -junto a Chile Vamos- el proyecto de ley que crea el estatuto laboral juvenil. La iniciativa apunta a aumentar la inclusión laboral para jóvenes de entre 18 y 28 años y, así como es especialmente sensible para el Presidente Piñera para fomentar el empleo, ha sido criticada por la CUT y los partidos de izquierda. Los democratacristianos fueron cuestionados por el Frente Amplio, al punto que su jefe de bancada, Matías Walker, representó esta semana formalmente el malestar de la colectividad a su par de Revolución Democrática, Natalia Castillo. El abrirse a un diálogo y llegar a acuerdos con La Moneda busca marcar contrastes con la ex Nueva Mayoría, la coalición donde el partido ha sufrido su mayor crisis política y electoral. El mismo mensaje se entregó en marzo, en una reunión reservada en la residencia de Walker y al que llegaron diputados de la colectividad y el ministro de la Segpres, Gonzalo Blumel.

Esta semana, en tanto, se reunió parte de la directiva y el experto electoral Mauricio Morales. Tras el encuentro quedaron claras algunas de las temáticas con se posicionarán públicamente, con miras a su principal objetivo: sobrevivir en las elecciones municipales de 2020.

Durante las últimas elecciones los más perjudicados fueron precisamente quienes competían por la DC. En un estudio realizado en conjunto por la CDC y la Fundación Konrad Adenauer, se indica que en los últimos comicios de diputados en 203 comunas se produjo un descenso significativo de votación y solo en 37 comunas hubo un leve aumento.

Por este motivo, su presidente Fuad Chahin entrega hoy nuevas definiciones: "En materias de crecimiento económico, nuevo mercado de trabajo, competitividad, productividad, es algo que no le vamos a entregar a la derecha". También plantea que entre sus siete ejes programáticos estarán la probidad y transparencia -el partido incorporó como asesores a los ex fiscales Carlos Gajardo y Pablo Norambuena-, además de la seguridad ciudadana. La agenda valórica no está en esa lista.

Uno de los fuertes electorales hoy de la DC está en el mundo rural, donde los evangélicos tienen una importante presencia. "Hay que recordar que en 2013 se cometió una chambonada: Claudio Orrego le habló a un elector del catolicismo más duro, mientras que los otros candidatos le hablaban al país", dice Morales.

El área internacional será clave: se pretende convertirlo en un escenario de diferenciación con la izquierda, como ocurrió con el apoyo de 40 políticos chilenos a Lula da Silva -entre ellos la ex Presidenta Bachelet- y su posición frente al conflicto de Nicaragua.

La política de alianzas es, probablemente, uno de los temas centrales para el partido.

"Lo que la DC debe buscar es una alianza con el Partido Radical para luego abrirse a otras corrientes, pues hay un marxismo humanista y un humanismo liberal con los que necesitamos crear puentes y lograr acuerdos. Creo que este empeño despertará el rechazo de la derecha y la izquierda puras y duras, pero es un gran anhelo de un sector muy importante del país", dice el ex ministro Genaro Arriagada.

Chahin, efectivamente, ha sostenido amplios amplios acercamientos con el PR. Pero también con otros actores. El 6 de julio se reunió con el ex ministro Andrés Velasco, con quien abordó la posibilidad de ir generando un espacio de convergencia entre la DC y Ciudadanos, seguir conversando y, tras las elecciones municipales, ver en qué materias de fondo puedan coincidir.

Su aliado, el presidente del PR, Ernesto Velasco, está en sintonía con él: "En temas como el crecimiento económico la derecha ya no tiene el monopolio de ello, y en la centroizquierda hay plena conciencia de la necesidad de avanzar en esa dirección. Y los temas de equidad, igualdad e inclusión social son parte también no solo de la diversidad de la izquierda".

PS mira el Frente Amplio y se aleja de la DC. Eugenio Tironi cree que es inviable reeditar el eje PS-DC de las últimas décadas. "Quizás puedan llegar a entendimientos electorales, pero un entendimiento más programático e ideológico como ocurrió en la Concertación es muy poco probable. Principalmente porque ya no está esa generación que forjó la Concertación y que configuró su unidad bajo la dictadura. Eso ya no existe e ideológicamente caminan en sentidos bastante distintos", dice. En la DC existe la misma convicción: no persistir en su alianza con los socialistas, que han marcado una oposición más frontal con el gobierno de la mano de la directiva de Álvaro Elizalde.

Eugenio Guzmán da una respuesta a lo último. "Si les hablas a tus guerreros, al que te va a seguir a cualquier lucha, de acuerdo, ponte duro. Pero si quieres ser mayoría, los potenciales adherentes son más flojos ideológicamente. Son gente más flexible y, en ese sentido, un discurso tan de no y de oponerse por oponerse no sirve mucho. Más bien lo que está detrás del PS y Elizalde es tratar de atraer al militante del Frente Amplio. Esa es su jugada, más que llegar a ser gobierno".

Parte de ese debate estuvo presente hace dos semanas, cuando, en medio de la presión del Frente Amplio, los senadores de la colectividad quitaron a última hora su respaldo a la candidatura de la abogada Ángela Vivanco a la Corte Suprema. José Miguel Insulza se abstuvo, pero criticó que el partido no se abriera al diálogo. Su posición perdió: en la última comisión política quedó claro que solo un voto de más de 20 obtuvo la opción de seguir confrontando al Gobierno.

En paralelo, el sábado 12 de mayo se desarrolló en la sede de la CUT el seminario "Los nuevos desafíos del socialismo chileno". En esa oportunidad expuso, entre otros, la ex ministra Paula Narváez, reconocida por su cercanía con la ex Presidenta Bachelet y hoy integrante del Instituto Igualdad. Durante la cita se discutieron los temas centrales a futuro del partido, que se vieron representados luego en una serie de equipos de trabajo a cargo del instituto. Hoy son prioridad, junto con defender el legado de Bachelet, cinco áreas: Economía, Género, Educación, Salud e Infancia.

En educación, el objetivo es fiscalizar la implementación de las reformas de Bachelet en materia de selección, fin al lucro, desmunipalización, carrera docente y educación superior. Y en Salud se pretende establecer una contrapropuesta, particularmente, para el financiamiento de la salud pública. Las conclusiones serán entregadas a la mesa y a las bancadas del PS. El último encuentro programático de los representantes de los equipos de trabajo fue el jueves a las 18:30 horas en el Instituto Igualdad, hoy refugio de parte del bacheletismo.

Los dos polos del Frente Amplio. La votación del 9 de mayo, a las 13:33 horas, marcó una suerte de punto de inflexión para el Frente Amplio. Ese día se aprobó el acuerdo para modificar el tratado de libre comercio entre Chile y Canadá, suscrito el 5 de diciembre. A favor votaron 10 parlamentarios del bloque; en contra, siete; y se abstuvieron tres. "No hay una medición de las consecuencias que tiene en el ámbito de nuestra soberanía sobre nuestros recursos naturales", dijo Gael Yeomans (Revolución Democrática). Su par Vlado Mirosevic (Partido Liberal), en cambio, dijo que era muy conveniente y que era de avanzada en políticas de drogas, diversidad sexual, respeto al medio ambiente y a los pueblos originarios.

"La bandera sobre el neoliberalismo se pone en cuestión con los TLC aprobados sin cuestionamiento alguno. En las banderas sobre el feminismo se desaprovechó todo este proceso para poder decir que el Frente Amplio había sido el primero en plantear el tema a nivel de las estructuras políticas y no se hizo nada en ese sentido. Y la bandera de la democratización organizacional se pone en cuestión al armar una mesa ejecutiva en donde no están todos los movimientos, sino solamente aquellos que fueron elegidos con parlamentarios", dice Alberto Mayol, ex precandidato presidencial del bloque.

El 3 de abril, además, las diputadas Claudia Mix y Camila Rojas rechazaron la ley sobre fomento a las artes escénicas, mientras el resto de la bancada votó a favor.

Una situación similar ocurrió el 12 de julio, cuando se revisó la modificación a la ley N° 20248, que establece una subvención escolar preferencial para facilitar la transformación de entidades pedagógicas y técnicas de apoyo a personas jurídicas sin fines de lucro. Desde la bancada se abstuvieron seis parlamentarios y el resto respaldó la iniciativa.

Para algunos analistas, esta situación ha terminado desgastando al bloque y, sobre todo, perforando uno de los aspectos con que se cuestionó a Beatriz Sánchez en la campaña: su capacidad de dar gobernabilidad.

"La DC debe buscar una alianza con el PR para luego abrirse a otras corrientes". GENARO ARRIAGADA

"Plantearse temas como crecimiento económico, empleo o seguridad es el desde del PPD". EUGENIO TIRONI

"La bandera sobre el neoliberalismo se pone en cuestión con los TLC aprobados sin cuestionamiento alguno". ALBERTO MAYOL

Medio ambiente, agenda feminista y responsabilidad social se instalan en el foco de los empresariosEn medio de cambios en la sociedad chilena

"¿Cuál de las siguientes características cree que es la más importante que debe cumplir una marca que quiere ser relevante para usted?", fue la pregunta del estudio "El Chile que viene", hecho en junio por Cadem. "Ser transparente" y "ser un aporte a la sociedad", fueron las opciones que más respuestas hubo por parte de quienes fueron encuestados.

Un análisis que coincide con la reflexión que este año hizo Icare y en el que afirmó que para las empresas "ya no basta con no hacer ningún mal, sino que, además, es necesario hacer el bien".

En el círculo empresarial están conscientes de los cambios que está sufriendo la sociedad y lo central que resulta enmarcarse estrictamente a las reglas del juego, tras los casos de colusión o de financiamiento irregular de la política. Así lo resaltan diversos analistas, que comentan que los privados se han adecuado incluso con mayor rapidez que la clase política a las transformaciones en el país.

Ya existen estudios que hablan, por ejemplo, del rol que deben tener las empresas del futuro, enfocándolo en tres grandes ejes: social, económico y medioambiental.

A este cambio se suma otro factor que se ha instalado en la agenda de los privados: su rol en el respeto del medio ambiente, tras la judicialización de algunos casos que afectan a comunidades.

En la última Encuesta Nacional del Medio Ambiente de febrero de este año, los encuestados consideraron que un 28,1% de la actividad más contaminante en las ciudades corresponde al residuo que generan las industrias.

El mismo estudio arrojó que un 96% considera regular, malo o pésimo el estado general del medio ambiente por macrozona y un 80% de los encuestados indica que las empresas no están haciendo su mejor esfuerzo para cuidar el medio ambiente. Estas serían algunas de las cifras que las compañías ya están tomando en consideración.

Para muchos, el impulso de la agenda feminista en el último tiempo, coincidentemente, ha generado cambios en el mundo empresarial.

En el último tiempo cada vez más empresas han redactado protocolos para evitar el abuso y acoso sexual a mujeres durante su jornada laboral. Una iniciativa que hace una década asomaba en las listas de prioridades de las compañías, al igual que en el resto de otros estamentos del país.

En tanto, en relación con la percepción de los chilenos sobre el futuro económico del país, los sondeos indican que un 54% dice sentirse "optimista" y un 67% califica como "buena" o "muy buena" la situación económica actual de las empresas.

La Moneda y Chile Vamos corren el cerco, pero con la economía como prioridadCon agenda ambiental, de integración social y fin a ley reservada del cobre:

La frase del ministro Cristián Monckeberg no pasó esta semana inadvertida en la centroderecha: "La integración a veces es voluntaria, pero a veces tiene que ser a empujones, y a empujones significa enfrentarlos, hacerla y tomar las decisiones. Porque presiones habrá". El titular de Vivienda daba cuenta, de esta manera, que el Ejecutivo seguirá los pasos del alcalde de Las Condes, Joaquín Lavín, luego de que presentara el proyecto de viviendas sociales en el sector de rotonda Atenas y consiguiera, de acuerdo a la encuesta Cadem, un 78% de apoyo.

"La integración social forzada es una política pública poco liberal, de cierta manera empuja a la gente a tomar decisiones de vivienda o colegios, pero en la historia hay experiencias de que conflictos sociales graves que amenazan con partir a la sociedad han funcionado", dice Roberto Méndez, ex presidente de GfK Adimark. Prosigue, sin embargo, con otro mensaje: "Hay un pragmatismo del gobierno de tomar ciertas banderas que significan avance y mejora social, que no necesariamente son banderas de la izquierda. No hay ninguna evidencia ideológica que diga que la integración social es la izquierda. Yo, de todas formas, creo que la integración debe avanzarse con mucho cuidado".

Con el 54% de adhesión, mayor incluso al de su gabinete, Piñera se reunió esta semana con los parlamentarios de los partidos de Chile Vamos. Durante la reunión, la Presidenta de la UDI, Jacqueline Van Rysselberghe, planteó la necesidad de entregar mayores estímulos al empresariado: apuntaba a que las medianas empresas, que, a su juicio, hoy no ven avances en términos económicos y dijo que era necesario facilitar la inversión y no cobrar un doble impuesto. En respuesta, el Mandatario tomó la palabra y respondió enfático que los empresarios saben que Chile está mejor en números y que había que esperar el nuevo proyecto de simplificación tributaria. El tema quedó ahí.

Eugenio Guzmán, de la Universidad del Desarrollo, dice que en un mundo menos ideologizado es más fácil correr los cercos: "Los parámetros se corren para todos lados". "El tema de la educación es un caso. Tú puedes decir la educación es un derecho. Ahora, cómo lo entregas, es otro tema: la entregas gratuita o no, pero es un derecho. Entonces cuando Piñera dice, a diferencia de la lógica de la retroexcavadora, no vamos a discutir eso, descoloca. ¿Qué pasó? ¿Piñera se izquierdizó? En cierto modo sí, desde el punto de vista ideológico, pero la política hace rato dejó de ser ideológica".

La historiadora Lucía Santa Cruz dice que el sector tiene que hacerse cargo de la agenda contemporánea, como el medioambiente, pero espera que lo haga desde su propia perspectiva y sin perder su "esencia". De todas formas, pone el acento en un aspecto central, para algunos el más relevante, para el Presidente. "Este gobierno fue elegido, en una parte importante, por el deseo de la gente de mantener y mejorar su calidad y su nivel de material. Y por lo tanto, esperaría una serie de medidas que tiendan a aumentar la productividad a través de una agenda procrecimiento potente".

La importancia que da Piñera al crecimiento se reflejó, probablemente, en el proyecto de estatuto laboral juvenil, que fue aprobado la semana pasada en la Cámara de Diputados. La iniciativa estimula el empleo y el jefe del segundo piso de La Moneda, Cristián Larroulet, se involucró personalmente en el tema.

Evópoli, que empuja por las ideas liberales en lo valórico, ha planteado en el comité político la necesidad de una reforma tributaria integral y no solo de simplificación, como propone el gobierno. Por este motivo, académicos como Klaus Schmidt Hebbel, Rafael Bergoin, Ignacio Briones y Pablo Correa se encuentran elaborando una propuesta propia, que va en la misma línea de lo que ya se presentó, cuando Felipe Kast era candidato presidencial en las primarias.

Si para ningún analista existen dudas de que el pilar del gobierno es el crecimiento, también hay certeza de que La Moneda y Chile Vamos apuestan a gobernar con una derecha sin complejos, pero arrebatando banderas propias de la centroizquierda. Ocurrió esta semana con el ministro Alberto Espina, que reunió a todos sus antecesores para anunciarles el fin de una vieja demanda de la Concertación y la ex Nueva Mayoría: la ley reservada del cobre. La Moneda, además, impulsa una nueva agenda medioambiental, un nicho que el PPD explotó en los 90. Un ejemplo más claro: el 30 de mayo cuando se aprobó en el Congreso la iniciativa que prohíbe la circulación de bolsas plásticas, Piñera reforzó el cuidado de la naturaleza. El concepto de derecha social, un sello del Ministerio de Desarrollo Social, a cargo de Alfredo Moreno, es una de las piedras angulares de la administración del Presidente. Mismo concepto acuñó el senador Manuel José Ossandón (RN) durante su campaña en las primarias presidenciales.

Entre algunos analistas creen que, en este factor, existen otras variables en juego, como el hecho de que los privados ya no financien la política y que parte de la centroizquierda siente que no tiene garantías de volver al poder en 2022.

Durante un seminario realizado en el CEP el mes pasado, Alfredo Joignant (PS) y Jorge Correa Sutil (DC) coincidieron en que un triunfo de la centroizquierda en las próximas elecciones es difícil. "Si me obligas a hacer un pronóstico, diría que nos queda para harto rato gobierno de derecha".

Rodrigo Valdés, el ex ministro de Hacienda, preguntó en ese mismo seminario: "¿Qué se hace cuando la derecha se mueve al centro o incluso más, cuando uno ve que Evópoli tiene a Ricardo Lagos como alguien importante y Piñera a Aylwin como su mantra?".

Desde la Secretaría General de la Presidencia, en tanto, indican que el ritmo legislativo no ha parado, pese a los cuestionamientos de parte de la oposición por la llamada "sequía legislativa": dicen haber ingresado 51 proyectos de ley, en el que se incluyen 30 iniciativas legislativas -de las cuales cinco a seis son indicaciones sustitutivas- y 21 corresponden a indicaciones a proyectos que existen.

Correr el cerco. Una serie de grupos al interior de la bancada de Renovación Nacional se han ido formando desde que Piñera llegó por segunda vez a La Moneda, el 11 de marzo. Y si el tema en un principio era un secreto a voces, hoy ya es más que público.

Primero fue el turno de la llamada bancada "provalores cristianos" que incluye a los diputados Francesca Muñoz, Eduardo Durán y Leonidas Romero, que basan su discurso en lo que dice la Iglesia. Fueron los más contrarios a la posibilidad de que parejas homosexuales tuvieran la opción de adoptar y han criticado duramente la ley de identidad de género.

No pasaron muchos días para la respuesta del sector liberal del partido. La diputada Marcela Sabat daba a conocer una nueva corriente al interior de RN, en el que también participan los parlamentarios Andrés Longton, Sebastián Torrealba, Karin Luck, Aracely Leuquen y Erika Olivera, en una postura totalmente contraria a la también denominada "bancada evangélica".

Este grupo defiende la discusión de proyectos de ley como la eutanasia, el matrimonio igualitario y la adopción homoparental.

Acto seguido fue el anuncio de Diego Schalper. Junto a los también RN Catalina Del Real, Harry Jurgensen y Cristóbal Urruticoechea, se autodenominan en privado como "moderados" y han emplazado ya a La Moneda a concentrarse en la agenda social y no en la valórica.

Desde Evópoli, en tanto, destacan que fueron ellos los primeros en hablar de una derecha liberal. Recuerdan que fue el senador Felipe Kast durante su campaña presidencial en primarias, quien incluyó en su programa de gobierno un proyecto de ley para que parejas del mismo sexo se pudieran casar. Cuenta con todo el respaldo de la bancada de su partido.

Pese a las diferencias, en lo concreto, el tema ya está en la opinión pública y ya muchos al interior de la centroderecha consideran que el bloque debe asumir una postura, que también vaya en la línea del cambio valórico que ha tenido la sociedad chilena en el último tiempo.

De hecho, quienes apoyan una postura liberal, ponen como ejemplo el último estudio de la Encuesta Plaza Pública de Cadem. En ella, un 72% se muestra a favor de la ley que despenaliza la interrupción del aborto en tres causales; un 67% aprueba la eutanasia; un 65% dice respaldar el matrimonio igualitario, y un 52% apoya la adopción homoparental.

"En lo valórico se debe dar espacio al debate, son todos temas discutibles y opinables. Este es un fenómeno que genera división en todo el mundo, por lo que se debe dar libre albedrío y con respeto a las opiniones ajenas. Se deben evitar posturas completamente totalitarias en la centroderecha", dice Santa Cruz, consejera del Instituto Libertad y Desarrollo.

Archipiélago en el centro. Buena parte de los analistas creen que el nuevo sistema electoral chileno permitirá avanzar electoralmente y aglutinarse a los grupos del centro político, que hoy están dispersos en distintos movimientos y partidos.

En junio, por ejemplo, se reunieron distintos adherentes del movimiento Progresismo con Progreso (PCP), con Soledad Alvear y Gutenberg Martínez, quienes renunciaron a fines de abril a la DC. En el grupo liderado por Mariana Aylwin, que también ha sostenido diversos contactos con Ciudadanos, señalan que en el encuentro con Martínez y Alvear se avanzó en dos aspectos: todos coincidieron en que no podían seguir siendo un grupo de archipiélagos en la política y que debían, de alguna manera, llegar a un acuerdo con miras a las próximas elecciones municipales.

Ya se han podido observar algunas señales en las últimas semanas, como el encuentro organizado por la Federación Social Cristiana -plataforma política que lidera el senador Francisco Chahuán (RN)- y que agrupó a una decena de dirigentes vinculados tanto a partidos de Chile Vamos como a los que fueron parte de la ex Nueva Mayoría. En este grupo también se encuentran figuras de Amplitud y del movimiento Progresismo con Progreso.

"Hay un pragmatismo del Gobierno de tomar ciertas banderas que significan avance y mejora social, que no necesariamente son banderas de la izquierda". ROBERTO MÉNDEZ

¿Piñera se izquierdizó? En cierto modo, sí, desde el punto de vista ideológico, pero la política hace rato dejó de ser ideológica". EUGENIO GUZMÁN

"En lo valórico se debe dar espacio al debate, son todos temas discutibles y opinables. Este es un fenómeno que genera división en todo el mundo, por lo que se debe dar libre albedrío y con respeto a las opiniones ajenas". LUCÍA SANTA CRUZ



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<p><br/></p>



Foto:rodrigo valdés


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales