ELMERCURIO.COM Volver

Había sido destruida por un incendio en 2015:
Vuelve a la vida la histórica casona El Llolly de Paillaco

Sábado 4 de agosto de 2018

La casa, poco antes del incendio de 2015, se encontraba abandonada y sin ninguna mantención. Su reconstrucción respetó formas y materialidades.Foto:Wikimedia Commons

Un año y medio tomó la reconstrucción de este inmueble sureño. Ya está operando como centro cultural y comunitario, muy cerca del lago Ranco.
 


IÑIGO DÍAZ 

Los vecinos del sector de El Llolly, de no más de 600 habitantes, fueron los primeros que esa mañana de mayo de 2015 comprobaron los resultados del incendio declarado misteriosamente en su sótano. Se encontraron con el desolador panorama de un caserón sureño emblemático reducido a la nada misma. Apenas subsistía allí la gran chimenea.

Construida en la década de 1920, la casona El Llolly perteneció a Eugenio Errázuriz. Había sido punto principal del antiguo fundo del mismo nombre, a unos 25 kilómetros del centro urbano de Paillaco. Ahora se encontraba destruida.

Pero afortunadamente, si se puede decir así, su plan de restauración se encontraba en marcha desde antes del incendio, de manera que la Dirección de Arquitectura del Ministerio de Obras Públicas (MOP) conservaba en sus archivos todos los levantamientos críticos y planos arquitectónicos.

"Destaca por su construcción en maderas nobles y en uso de grandes escuadras, y también porque es uno de los escasos inmuebles de estas características ubicado en un sector rural. Esta casona también ha sido testigo de la evolución de la vida en el campo", dice el ministro de Obras Públicas, Juan Andrés Fontaine, acerca del proyecto de habilitación de más de 500 m {+2} del edificio, que costó $1.245 millones, entregados por el gobierno regional de Los Ríos. Lo que iba a ser una restauración terminó siendo una reconstrucción en su amplio sentido.

En manos del municipio de Paillaco desde comienzos de junio, allí comenzó a funcionar el Centro Comunitario Casona El Llolly. "Nos encontramos preparando una primera programación con los equipos de trabajo que tendrá este espacio. Los últimos domingos de cada mes la casa se abre a la comunidad, para que las familias puedan recorrerla", anuncia Juan Vásquez, gerente de la corporación cultural que administrará la casona. "Proyectamos las actividades para este semestre y el futuro, con teatro, música, talleres y actividades de fomento lector para niños", agrega.

Espacio múltiple

Contaba con cuatro niveles. Dos de ellos en amplias plantas, además de un subterráneo y un altillo. A unos 20 kilómetros del lago Ranco, es uno de los tres hitos patrimoniales en el circuito cultural paillaquino -junto con la Casona Lago Verde, otra residencia patronal, y la iglesia de Reumén- que fue ideado hace una década por la actual alcaldesa, Ramona Reyes.

Las obras de reconstrucción, tal como dicta la norma del Consejo de Monumentos Nacionales, respetó las morfologías y materialidades del edificio. "En lo arquitectónico, las formas, los volúmenes y los espacios, la casa quedó tal como era", dicen en Paillaco, con tejas de alerce, estructura exterior de roble, ventanas de raulí y pisos de coigüe.

Su nuevo uso la dotó de espacios diversos, como una gran sala de exposiciones y oficinas en la primera planta, una sala multiuso, un espacio para la radio comunitaria que funcionará allí y una guardería de niños en el segundo nivel. En el altillo se instaló la biblioteca, y en el subsuelo, una cocina que es parte de la cafetería que funcionará en una nueva terraza.

Ese espacio es, a su vez, el techo de un auditorio para 80 personas, una ampliación moderna, construida en hormigón y adjunta a la casa original. Permitirá realizar no solo actividades culturales, sino ser sede de seminarios, reuniones y encuentros que no son parte del programa propio. "La autosustentabilidad es importante para mantener El Llolly", dice Vásquez. Además, la casa se encuentra en una propiedad de más de media hectárea que cuenta con diseños paisajísticos, que conservaron las arboledas originales, gran cantidad de boldos, e incorporaron especies ornamentales.