ELMERCURIO.COM Volver

 
Biblioteca del sacerdote Jorge Falch: valiosa colección se abre a la comunidad

Lunes 6 de agosto de 2018

Arriba, Maximiliano Grez , encargado de la biblioteca del Seminario, donde se integró el valioso Fondo Falch, que incluye cuatro ejemplares del siglo XVII; 42 del XVIII y 2.356 del XIX.Foto:fotografías: Héctor Yáñez

Más de 8.000 piezas conforman este acervo que el presbítero alemán adquirió con sus propios ingresos y que fue donada al Seminario Pontificio Mayor. Hay volúmenes desde el siglo XVII hasta hoy.
 


Romina de la Sotta Donoso 

Era bávaro y tenía 39 años cuando llegó a Chile, en 1967. Y aquí se quedó hasta el fin de su vida, en 2011. En esos 44 años, el sacerdote diocesano de Schoenstatt, Jorge Falch, construyó una nutrida biblioteca centrada en las historias de Chile y de la Iglesia Católica en el país, entre los siglos XVI y XXI, y que también aborda temáticas teológicas, geográficas, legales y filosóficas.

"Él fue un gran investigador y estudioso de la historia de la Iglesia. Su enorme anhelo por conocer más sobre el país que lo recibió lo llevó a formar un gran acervo bibliográfico compuesto por más de 8.000 piezas de gran valor para la historia de Chile y de América, además de manuscritos y partituras", dice la investigadora María José Castillo, sucesora de Falch como secretaria ejecutiva de la Sociedad de Historia de la Iglesia, entidad que el alemán fundó en 1982.

Antes de eso, fue párroco de la iglesia Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa, en Quinta Normal, entre 1972 y 1980, cuando el cardenal Raúl Silva Henríquez lo nombra director espiritual en el Seminario Pontificio Mayor. Allí fundó, además, una biblioteca que hoy supera los 70 mil volúmenes, y que acaba de recibir el Fondo Falch, que le donó el Instituto de Sacerdotes Diocesanos de Schoenstatt.

"Esta donación es un hecho muy significativo por la cantidad de volúmenes, su valor histórico y el vínculo afectivo que tenemos con quien formó la colección. El padre Jorge fue muy querido por la comunidad del Seminario y por el clero de Santiago en general. Siendo un joven sacerdote formado en la Alemania de la Segunda Guerra Mundial, quiso colaborar en la misión pastoral en Latinoamérica", dice el sacerdote Cristián Castro, vicario para el clero del arzobispado de Santiago y rector del Seminario Pontificio.

"Con su carácter alemán, era un hombre muy ordenado y trabajador, asimismo un referente para el clero por su calidez, bondad y ejemplo de vida sacerdotal. En el Seminario hizo clases de Historia de la Iglesia, Espiritualidad y Música. Siendo director de la biblioteca recuperó parte del archivo histórico del arzobispado y construyó sus actuales dependencias. Además, colaboró con La Revista Católica", agrega.

"El padre Jorge era una persona maravillosa, amante de la historia y un formador. Aprendimos muchas cosas gracias a su influencia", asegura Castillo. "Todos los meses, él guardaba un trozo de su peculio y compraba libros. En nuestras últimas conversaciones me comentó que podía gastar $ 400 mil al mes en libros de historia para nutrir la biblioteca; el resultado es uno de los fondos bibliográficos más importantes que existen, porque él buscó especialmente cada ejemplar", agrega la historiadora. Calcula que "las primeras ediciones deben ser cerca del 30% del Fondo Falch".

Para el sacerdote Maximiliano Grez, vicedirector de la biblioteca del Seminario Pontificio, el "principal valor de esta colección es su amplitud en las temáticas que abarca y el período histórico que considera. Va más allá de los estudios propios de un Seminario, como Filosofía y Teología, e incluye temáticas de Historia Universal e Historia de Chile, Ciencias Naturales y Literatura. Se destacan un atlas del naturalista Claudio Gay, manuscritos de José Manuel Balmaceda y cartas autobiográficas de Santa Teresa de Los Andes".

Lo complementa Castillo: "Son testimonios muy valiosos de nuestra historia cultural chilena". Destaca que un tercio de los volúmenes son del siglo XIX y que también hay numerosos manuscritos, mapas y dibujos. "La gran mayoría de los libros está en muy buen estado. Solo 265 están en mal estado y están siendo evaluados para ver la posibilidad de ser restaurados, en la medida de lo posible".

Una valiosa bibliografía que tiene acceso público en Walker Martínez 2020, La Florida. "Aquí los libros están al servicio de los investigadores y se pueden consultar en sala, a diferencia de las restricciones que encuentras, por ejemplo, en la Biblioteca Nacional. Acá no tienes que trabajar con imágenes o PDF, puedes recurrir directamente al libro, en una biblioteca que es grande, está bien nutrida y es cómoda. Y no tienes que pagar", cierra Castillo.

 Tesoros del Fondo

Guiñazú, H. R.: "Los frailes en Chile al través de los siglos" (1909).

Streniss, Delfino: "Politica estratta dalle proprie parole della Sacra Scrittura" (Venecia, 1730).

Lira, José Bernardo: "Prontuario de los juicios y tratados de procedimientos judiciales i administrativos con arreglo a la legislación chilena" (1872)

Philippi, Rudolf Amando: "Viage al desierto de Atacama hecho de orden del gobierno de Chile" (Sajonia, 1860).

Eyzaguirre, José Ignacio Víctor: "Instrucciones al pueblo cristiano" (Roma, 1875).

Fuenzalida, Alejandro: "Historia del desarrollo intelectual en Chile 1541-1810" (1903).

Dolwer, Luis Nicolau: "Cronistas de las culturas precolombinas" (Fondo de Cultura Económica).

Medina, José Toribio: "Cartas de Pedro de Valdivia que tratan del descubrimiento".