Escuela Américo Vespucio de Coronel, VIII Región:
El baile folclórico es el pilar que sostiene los avances de este colegio del Biobío

La poca motivación y la baja confianza que había en sus propios talentos llevaron a las autoridades del establecimiento a dar un giro y enfocar su currículum en el mayor desarrollo de la danza. Esta expresión artística hoy entusiasma e impulsa mejores resultados académicos.  

Margherita Cordano 

Las aulas de la Escuela Américo Vespucio de Coronel son extremadamente coloridas. Además de los carteles hechos con distintos tonos de cartulinas con frases de ánimo y las flores de papel que adornan las paredes, llama la atención la cantidad de alumnos que visten trajes de colores. Mientras parte de los niños usan un uniforme de color verde oscuro, dentro de las salas de clases no es raro encontrarse con otros vistiendo de rojo, amarillo y morado: algunos usan traje de huaso o china, otros lucen atuendos con iconografía polinésica o llevan vestidos largos, hasta los talones.

El traje celeste que Josefa Cerda lleva puesto, por ejemplo, es el que tradicionalmente "se usa para bailar una danza argentina que se llama chacarera", explica la estudiante de nueve años, quien lo lleva puesto porque cuando termine su horario formal de clases, partirá al taller de folclor latinoamericano en el que participa.

Se trata de uno entre 60 programas extracurriculares que esta escuela particular subvencionada ofrece a sus 873 estudiantes. Entre ellos hay ajedrez, fútbol o teatro, pero los más populares son los relacionados con el baile. Y es que en este colegio bailar no es una actividad menor: hace nueve años -y luego de bajos resultados académicos que tenían a la comunidad muy desmotivada-, el establecimiento decidió autoevaluarse a través de la opinión de profesores, apoderados y alumnos.

"El diagnóstico mostró que entre las cosas más urgentes estaba creer que podíamos mejorar, porque existía la mentalidad de que no se podía", explica Dina Canteros, directora del establecimiento, cuyo sostenedor es la Fundación Educacional Hernández Canteros. "Parte importante de revertir este pensamiento y lograr incrementar la autoestima pasó por agregar al currículo más deporte, folclor y arte. ¿Y cómo se pueden cubrir estas tres cosas de una? Una buena opción es contar con talleres enfocados, por ejemplo, en nuestro baile nacional", indica.

Desde la incorporación de este enfoque a partir del año 2009, los resultados Simce del colegio han ido en alza. Asimismo, se han visto potenciados valores como compañerismo, empatía, liderazgo y trabajo en equipo. "También es muy importante hacer notar que todos se sienten incluidos, porque esto se hace en comunidad. En el taller de cueca no solo participan niños, sino apoderados y profesores, quienes tienen sus propias competencias", indica Canteros.

"La escuela se ha vuelto un espacio de refugio, algo que es vital considerando que entre quienes bailan hay niños que son hijos de narcotraficantes".

Trabajo en comunidad

Los buenos resultados que ha traído este nuevo enfoque hicieron que el colegio fuera seleccionado para formar parte de la Red de Escuelas Líderes, una iniciativa que impulsan Fundación Minera Escondida, Fundación Educacional Arauco, Fundación Educacional Oportunidad, Fundación Chile y "El Mercurio".

Su objetivo es identificar proyectos que educan con éxito en contextos vulnerables, como es el caso de la Escuela Américo Vespucio, donde el índice de vulnerabilidad llega al 74%.

"Yo creo que a todos los niños les gusta este colegio, porque desde chiquititos nos enseñan a jugar fútbol y a bailar cueca. En la mayoría solo lo hacen para Fiestas Patrias, pero aquí es una entretención de todo el año. A mi mamá le encanta porque se hacen muchos actos", comenta Diego Palma, de 10 años.

Entre otras cosas que agradan a los apoderados está el hecho de que este colegio, bajo su campaña de inclusión, además de psicólogos y asistentes sociales, hoy cuenta con salas y especialistas en fonoaudiología y kinesiología. Como reciben a niños con discapacidades motoras, el colegio opta por ofrecerles tratamiento como parte de su educación. Uno de esos casos es el de una alumna que llegó al colegio tomando el lápiz con la boca, porque no lograba hacerlo con sus manos. Con el tiempo, se ha ido atreviendo a agarrar el lápiz con ellas.

"Los papás también agradecen que los talleres pedagógicos que ofrecemos estén abiertos para ellos. Todo el que así lo desee puede acompañar a sus hijos y el profesor también le va a enseñar. Los talleres de matemáticas son especialmente populares", explica Ingrid Alarcón, jefa de la Unidad Técnico Pedagógica.

Este mes, eso sí, Alarcón aclara que más que cualquier otra actividad, la concentración del establecimiento está puesta en preparar un gran acto para septiembre. Durante las celebraciones patrias, el colegio hace caravanas por las calles alrededor de la escuela, las que se cierran para que los estudiantes luzcan sus trajes y puedan mostrar a los vecinos los bailes que vienen ensayando durante todo el año.

 Sensación de fiesta

"Es difícil traspasar la sensación de fiesta que se vive aquí en septiembre. Desde el primer día del mes en cada uno de los recreos se pone cueca y se hacen concursos de baile, en los que también participan los profesores. Hay un día en que se cierran las calles alrededor y se baila. Los apoderados llegan con comida típica y se involucran en las celebraciones".
Dina Canteros, directora.

"Aquí en el colegio aprendí a jugar ajedrez, que es algo para lo que se necesita mucha concentración, así que hay que practicar harto. Lo que menos hay que hacer es ponerse nervioso cuando uno juega o hay un campeonato, porque los otros se van a dar cuenta".
Benjamín Ruiz, 6° básico.

"Vamos a tener una muestra de todos los bailes latinoamericanos que hemos estado practicando. Los niños los conocen bien. Si se les pregunta por los de Paraguay, van a hablar sobre la danza Galopera, pero también sobre la Aguadora, que se enfoca en la destreza de las mujeres que lavaban ropa en los ríos".
Tania Ortiz, profesora de Educación Física a cargo del taller de folclor.

CLAVES DEL LIDERAZGO

CON PROPÓSITO

"No dejamos de pensar que podemos mejorar cada día más. En lo que sea: primero los mejores de la comuna, al otro día los mejores de la región. Y quién sabe, quizás un día los mejores del país", dice Elvis Hernández, representante legal de la escuela.

ENTUSIASMO

La entrada del establecimiento está llena de trofeos que se exhiben con orgullo. Muchos de estos premios son de concursos enfocados en escritores jóvenes o de deletreo. "Si hay algo en lo que participar, participamos", dice la directora.

VÍNCULOS

Los ex alumnos que estudian Pedagogía tienen las puertas abiertas para desarrollar en el establecimiento sus prácticas profesionales. Muchos se han quedado y la escuela ha generado múltiples convenios con universidades de la zona.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
En la imagen, algunas de las niñas de 3° y 4° básico que participan en el taller de folclor latinoamericano. Los trajes que llevan puestos los usan para representar bailes de origen mexicano, costarricense y panameño, entre otros.
En la imagen, algunas de las niñas de 3° y 4° básico que participan en el taller de folclor latinoamericano. Los trajes que llevan puestos los usan para representar bailes de origen mexicano, costarricense y panameño, entre otros.
Foto:Alejandro Zoñez

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales