Héctor Salazar, abogado en causas por violaciones de los derechos humanos:
"Disparar contra los ministros de la Suprema es dispararse a los pies"

También cree que a nadie se le puede pedir arrepentimiento porque viola el derecho humano a la libertad de conciencia.  

Lilian Olivares 

"Si Miguel Krasnoff dijera hoy que está arrepentido, ¿usted le creería?"

La pregunta la hace el abogado Héctor Salazar, con una larga trayectoria en la Vicaría de la Solidaridad en tiempos del régimen militar.

Dedicado a la docencia y el ejercicio privado de la profesión, Salazar todavía tiene causas por violaciones de los derechos humanos. Es abogado, por ejemplo, de Carmen Gloria Quintana, la mujer quemada por una patrulla militar.

Por eso, habla con propiedad de las libertades condicionales otorgadas recientemente.

Separa dos etapas. En la primera, camino a la condena, recuerda que los delitos de lesa humanidad tienen un trato más severo. Se declaran imprescriptibles, son inamnistiables, tienen una penalidad más drástica y hay jurisdicción universal para juzgarlos.

"Una vez sentenciado el acusado, entramos a una segunda etapa que es el cumplimiento de la pena", afirma. "Ahí hay que tener presente un conjunto de derechos internacionales que son muy importantes y que están reflejados en nuestro ordenamiento penal interno. Por ejemplo, el derecho a guardar silencio".

Menciona también la libertad de conciencia. "En mi opinión, a nadie se le puede exigir arrepentimiento porque entra en la esfera interna y viola otro derecho humano, que es la libertad de conciencia. Ahí se está afectando un derecho fundamental; por tanto, el arrepentimiento no debería ser requisito".

Además, advierte, "si la persona está postulando a un beneficio, puede decir que está arrepentida. Pero, ¿hay certeza que ese arrepentimiento es genuino? Si mañana Krasnoff (vinculado a más de 90 causas por DD.HH.) dijera que está arrepentido, ¿cree que alguien le va a creer? Nadie. Entonces no tiene ninguna eficacia práctica respecto de rehabilitación y resocialización".

"Me duele que quieran acusar a Künsemüller"

Se queda pensando y luego indica: "Fíjese que a mí me duele que quieran acusar a Carlos Künsemüller porque aprobó las libertades condicionales. Él era abogado colaborador de la Vicaría de la Solidaridad en tiempos duros. Se jugó por los perseguidos. El ministro Hugo Dolmestch también es sensible a los derechos humanos".

-¿Usted cree que va a prosperar una acusación constitucional contra los supremos?

"No, porque la acusación constitucional es un juicio político que se zanja en el Congreso y, el Senado en este caso, es el que dicta sentencia, mientras la Cámara de Diputados es la que investiga y acusa".

Acota: "En la Corte Suprema ha ido subiendo con bastante fuerza toda la normativa internacional. No estamos en el óptimo, pero hemos ido avanzando. Disparar para allá, contra los ministros de la Suprema, es dispararse a los pies".

"El tema de las violaciones a los derechos humanos despertó y ahí está, candente, sobre la mesa, porque cruza el alma de Chile".
HÉCTOR SALAZAR
Abogado de DD.HH.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
El abogado Héctor Salazar en su oficina en calle Teatinos.
El abogado Héctor Salazar en su oficina en calle Teatinos.
Foto:HÉCTOR FLORES


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales