El 7 y 8 de diciembre se realizará en Quillota la última reunión de trabajo del año entre el Presidente Piñera y todos sus ministros:
El gabinete rinde examen

Secretarios de Estado enviando minutas con el avance de sus carteras al segundo piso de La Moneda; un posible cambio de subsecretarios e intendentes, y un gobierno apostando a retomar el control de la agenda forman parte de los ingredientes con que llegarán los ministros a reunirse con el Presidente.  

Bárbara Vial y Nicolás Guzmán 

El viernes 23 de noviembre, mientras el Presidente Sebastián Piñera recorría La Araucanía tras la muerte del comunero Camilo Catrillanca, desde todos los ministerios comenzaron a enviar una presentación en power point al jefe del segundo piso, Cristián Larroulet. En las diapositivas se detallaba el avance de cada una de sus carteras y su proyección, con miras a 2019.

Cada uno de los secretarios de Estado expondrá ante el gabinete un balance de su gestión el próximo 7 y 8 de diciembre, cuando se realice el último consejo de gabinete de este año en una doble jornada de trabajo.

El encuentro, que se desarrollará en Quillota, comenzará con una exposición del Presidente Sebastián Piñera. Lo seguirán sus ministros del comité político -Andrés Chadwick, en Interior; Felipe Larraín, en Hacienda; Cecilia Pérez, en la vocería, y Gonzalo Blumel, en la Secretaría General de la Presidencia- e incluiría una ponencia del gerente de Cadem, Roberto Izikson, y el analista Max Colodro.

Para la mayoría se trata de una suerte de examen ante Piñera. Para otros, una oportunidad para delinear una extensa hoja de ruta extensa, que incluso comprenda el período 2022-2026, con miras a un eventual segunda reelección de un gobierno de centroderecha.

Gabinete a la baja

En el último consejo de gabinete, realizado el 25 de octubre, el gabinete aplaudió a la ministra Marcela Cubillos por la aprobación del proyecto Aula Segura y se destacaron los niveles de popularidad del Presidente, por sobre el 50%. Ese factor, se comentó, representaba una fuerte herramienta a la hora de negociar con la oposición y era funcional a un objetivo del que se habló en el comedor presidencial: afiatar la relación con los parlamentarios y buscar el equilibrio entre cumplir el programa, pero consensuando materias.

El mayor temor es llegar al 7 y 8 de diciembre con menor apoyo en las encuestas -en la última Cadem, el Presidente aparece retrocediendo a un 38%, el más bajo registro de su actual mandato- y con un debate más complejo respecto de las expectativas económicas de los ciudadanos, entre otras cosas. En las últimas semanas, de hecho, surgieron varios frentes inesperados para La Moneda, el más grave de ellos ocurrido a las 16:15 horas del 14 de noviembre, con la muerte de Catrillanca por un disparo en la nuca durante un operativo policial.

Un estudio de la firma Conecta, sobre las apariciones de los ministros en los medios de comunicación -considera los noticieros y una selección de los principales medios escritos- da cuenta de ese factor (ver D 9).

"Es la caída más importante en control de agenda desde que iniciamos la medición. El presunto asesinato de Catrillanca, la crisis con Carabineros y la demorada salida del exintendente Luis Mayol mantuvieron al Gobierno a la defensiva muchos días. Solo con el nombramiento de Atton y el viaje de Piñera a La Araucanía empezó a reinstalar su discurso. Los ministros Moreno y Chadwick fueron los que recibieron más intensamente el impacto de este evento", afirma Luis Argandoña, director de la consultora.

Prosigue: "Es llamativo que la caída del Presidente sea igual de marcada que la del gabinete. Es resultado de un cambio de estrategia, porque en meses anteriores Piñera había sorprendido replegándose de los medios y cediendo más protagonismo a sus ministros. Eso terminó después del cambio de gabinete y volvimos a ver a un Piñera hiperactivo, haciendo suya la agenda de cada ministro, pero también las crisis de cada uno. La caída de noviembre no se explica solo por La Araucanía. También los medios pusieron el foco en los escándalos por fraudes y filtraciones en el Ejército; el debate económico de expectativas versus resultados; la continuación del tema Palma Salamanca, el paro en Gendarmería; la pugna de Iván Moreira con el ministro de Vivienda, y la crisis en el directorio de TVN. Estos temas afectaron el desempeño de la ministra vocera, y de los titulares de Defensa, Justicia y Vivienda".

Cambio de subsecretarios entra a la agenda

El encuentro en Quillota, en este contexto, arrastra las tensiones que se han ido instalando al interior del Gobierno.

Hace diez días, todos los subsecretarios se reunieron con el ministro Chadwick. Lo mismo hizo Blumel. En esas conversaciones se les pidió dar a conocer los avances legislativos de sus carteras; les presentaron los lineamientos del Gobierno para enfrentar crisis, y solicitaron mejorar el ámbito comunicacional. Pero por sobre todo, se les solicitó mantener una buena relación con sus pares.

En La Moneda admiten que se tiene entre los planes de corto plazo un cambio a nivel de subsecretarios e intendentes. El martes, a las nueve de la mañana, habrían estado listos al menos dos cambios.

Esa misma tarde, sin embargo, buena parte de los ministros coincidieron en La Moneda, en el marco del II Gabinete Binacional entre Chile y Perú. Allí, aseguran en el Ejecutivo, desde la Secretaría General de Gobierno se habría transmitido la necesidad de tener paciencia: no era el momento oportuno para hacer cambios, en medio de la crisis política que se instaló tras el caso Catrillanca.

Los frentes ministeriales

El tema no había sido fácil para la propia ministra Pérez, quien en principio apoyó con fuerza el actuar de Carabineros en el operativo policial y luego la vocería del tema quedó en manos del subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla.

Pérez, que esta semana no logró retener a Francisco Orrego en la presidencia de TVN, enfrentaba a esa altura otra agenda compleja.

A mediados de mes, durante una reunión del tradicional encuentro de comité político de los lunes, los dirigentes de Chile Vamos plantearon la necesidad de mejorar las expectativas y percepción económica de la ciudadanía. Algunos presentes comentaron que si bien las cifras podrían ser las adecuadas, la ciudadanía esperaba más del gobierno del Presidente Piñera. También se habría sugerido que faltaba un diseño comunicacional del Ministerio Secretaría General de Gobierno y que, por el contrario, los ministerios de Hacienda y Economía estaban haciendo su trabajo.

En la oposición, al igual como se dijo en el consejo de gabinete del 25 de octubre, están conscientes de que la situación económica que enfrenta el mundo podría afectar más al país, principalmente por el precio del cobre, el petróleo y la guerra comercial entre EE.UU. y China. Este escenario, además, podría impactar con mayor fuerza durante el segundo semestre de 2019 o el 2020, coincidiendo con las elecciones municipales y de gobernadores regionales.

El caso Catrillanca añadió otras complejidades. Tras conocerse la muerte del comunero, el ministro de Desarrollo Social, Alfredo Moreno, fue la primera autoridad de gobierno en referirse al tema y dijo que la situación hacía más difíciles las cosas al Plan Araucanía. Horas después, Chadwick dijo lo contrario y a los días el Presidente Piñera terminó recalcando que no existían dos voces en el Gobierno frente al tema.

En La Moneda siguen de cerca la posibilidad de que el conflicto escale. Si en octubre se observaba que la CMPC vendía 87 hectáreas a la Conadi en la comuna de Tirúa, para luego traspasárselas a una comunidad indígena e invertir esos recursos en el desarrollo conjunto de proyectos en ese predio, ahora preocupan los resultados de un encuentro que, de acuerdo con el Ejecutivo, podría realizar este fin de semana la llamada Alianza Territorial Mapuche (ATM), en Temucuicui.

En la arena política, Moreno -visto por algunos como una potencial carta presidencial de la UDI- recibió algunas críticas de RN, por su rol en la región. En esos mismos días, el ministro de Vivienda, Cristián Monckeberg (RN), también se convertía en blanco de críticas del mundo partidario, en su caso, de la UDI: el senador Iván Moreira lo acusó de hacer de su cartera un botín electoral, y la senadora Ena von Baer transmitió preocupación por la caída del presupuesto del Minvu en algunas regiones del país.

En el caso de José Ramón Valente, dicen en el Gobierno, existe una fuerte presión de La Moneda para que el titular de Economía baje a la ciudadanía las cifras económicas positivas, una labor que con el pasar de las semanas "Valente ha logrado ejecutar con éxito", según comentan en Palacio. Parlamentarios del oficialismo, además, esperan una mayor presencia del secretario de Estado en el Congreso.

Escobar Poblete y las dobles vocerías

A mediados de semana, luego de que México anunciara la extradición a Chile de Raúl Escobar Poblete, el exfrentista procesado por el crimen del senador Jaime Guzmán, el ministro de Justicia, Hernán Larraín, pronunció una frase que generó una profunda molestia en la Cancillería.

"Este es un proceso judicial en donde el Gobierno no tiene una participación activa, como algunos han querido señalar. Lo que hace un gobierno, como lo hizo el anterior, es llevar el mensaje que los tribunales de justicia le hacen a los tribunales del país respectivo. El Gobierno hace de mensajero y por eso la Cancillería lleva el mensaje y trae el mensaje, pero son decisiones de los tribunales", dijo.

El Ministerio de Relaciones Exteriores evitó plantear una queja al interior del Gobierno, pese a las gestiones diplomáticas que desplegó el canciller Roberto Ampuero ante el gobierno de Enrique Peña Nieto (ver D 6).

Otra salida de libreto que indignó al comité político y al mandatario fue cuando Larraín antes de la renuncia del exintendente Luis Mayol, lo cuestionó directamente al atribuirle una acusación que niega hasta hoy: que Catrillanca tenía antecedentes penales, pese a que no los tenía.

Interior, Hacienda y la negociación con la DC

Con la caída en las encuestas, en el Gobierno estiman que la oposición endurecerá sus críticas al Presidente Piñera.

En este contexto, el comité político continúa las tratativas con la DC para forjar un acuerdo en torno a las reformas tributaria y previsional. Parte del diálogo seguirá siendo desplegado por los ministros Andrés Chadwick y Felipe Larraín, de Hacienda: se trata de dos secretarios de Estado que, según afirman diferentes consultados, mantienen su capital político, adentro y fuera de las paredes del Palacio de Gobierno.

Las tratativas con la directiva de la DC, durante el primer semestre, estuvieron trabadas por la designación de Luis Castillo en la Subsecretaría de Salud. Los comités del Senado, de hecho, notificaron al Gobierno que no lo reconocían como un interlocutor válido. Sin embargo, la posibilidad de concretar un pacto social económico que incluya la reforma tributaria y la de pensiones, se mira, no solo con buenos ojos en ambos bloques, sino también con un alto porcentaje de factibilidad.

En otro frente complejo, el de la seguridad pública, los resultados del Índice Paz Ciudadana 2018 dieron un respiro a La Moneda: la victimización disminuyó tres puntos porcentuales a nivel nacional, aunque aumentó en los sectores más vulnerables.

Si el crecimiento económico y la lucha contra la delincuencia seguirán siendo prioritarios, en el Ejecutivo también existe conciencia que se debe agilizar la designación de cargos pendientes -como los sucesores de Carlos Cerda en la Corte Suprema y de Javiera Blanco en el Consejo de Defensa del Estado- y salir al paso de las críticas por otros frentes abiertos, como la ausencia de un ministerio de Ciencia y Tecnología en 2019.

Viajes y crisis

Todo, en el marco de una preocupación que se ha instalado en La Moneda, que pocos se atreven a comentar en público: algunas crisis de gobierno han estallado con Piñera de gira en el extranjero, lo que ha puesto en aprietos a parte de su gabinete. El 14 de noviembre, cuando murió Catrillanca, el Presidente se encontraba en Asia: fue informado por Chadwick de lo que sucedía. En abril, en medio de una gira por Argentina y Brasil, debió salir a defender personalmente la polémica que generó la fallida designación de su hermano Pablo en la embajada en Buenos Aires. En ambos casos ha reflotado el llamado fuego amigo.

"Es la caída más importante en control de agenda desde que iniciamos la medición. El presunto asesinato de Catrillanca, la crisis con Carabineros y la demorada salida de Mayol mantuvieron al Gobierno a la defensiva muchos días. Solo con el nombramiento de Atton y el viaje de Piñera a La Araucanía empezó a reinstalar su discurso. Los ministros Moreno y Chadwick fueron los que recibieron más intensamente el impacto de este evento", explica el director de Conecta, Luis Argandoña. Debate por gestión de subsecretarios e intendentes

En los partidos de Chile Vamos se ha producido un debate en torno a la gestión de los subsecretarios e intendentes en los últimos ocho meses.

Es el caso, por ejemplo, de la intendenta de Magallanes, María Teresa Castañón. La autoridad regional asumió el pasado 11 de julio, en reemplazo de Christian Matheson (Ind.).

"El cambio de intendente fue un error", ha señalado en varias ocasiones el alcalde de Punta Arenas, Claudio Radonich. Existe un debate entre sus detractores y adherentes respecto de su preparación para enfrentar crisis o movimientos sociales, en un bastión que, según se señala, no tiene una orgánica fuerte de centroderecha. El Presidente Sebastián Piñera, de hecho, perdió en la Región de Magallanes frente al candidato de la ex Nueva Mayoría, Alejandro Guillier.

En un frente más político, el intendente de Concepción, Jorge Ulloa, no tendría una relación del todo fluida con la senadora por la zona y presidenta de la UDI, Jacqueline van Rysselberghe. Se trata de un factor que para algunos observadores, más allá de su gestión, es complejo, dado el amplio apoyo ciudadano de Van Rysselberghe. Sin embargo, el intendente jugó un rol clave en el paro de Gendarmería al lograr deponerlo en la región.

Respecto de los subsecretarios existen, diferentes ópticas para abordar su gestión en los cargos que ocupan.

En el caso de Guillermo Rolando, subsecretario del Ministerio de Vivienda, se encuentra en medio de un conflicto entre el ministro de la cartera, Cristián Monckeberg, y algunos dirigentes gremialistas, como el senador Iván Moreira. El parlamentario acusó a Monckeberg de realizar proselitismo político por el uso de recursos del Minvu en regiones.

El subsecretario, de todas formas, tendría una fluida relación con el Ministerio Secretaría General de Gobierno, liderado por la ministra Cecilia Pérez.

Otra autoridad en que se contrasta la visión de sus partidarios y detractores es la del subsecretario de Desarrollo Regional, Felipe Salaberry (UDI). Quienes lo critican dicen que es una autoridad poco cercana a algunos parlamentarios o sectores partidarios. Los que lo respaldan hablan de una buena gestión en una de las subsecretarías más influyentes del Gobierno y resaltan el rol que ha tenido en algunos proyectos de ley, como el relativo al incentivo del funcionario municipal.

De todas formas, la mirada de los partidos de Chile Vamos respecto de los intendentes y subsecretarios antes mencionados no necesariamente se vincula con la del Gobierno, cuyo análisis lo ha realizado con cautela y en forma reservada.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<br/>


Foto:josé alvújar

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales