Gigante tecnológica asegura que se trató de un debate en el pasado que no prosperó:
Facebook consideró cobrar por tener acceso a los datos de sus usuarios

Correos electrónicos internos, dentro de archivos judiciales que The Wall Street Journal pudo ver, proporcionan una ventana hacia una colección de documentos que un legislador británico planea dar a conocer próximamente.  

DEEPA SEETHARAMAN y KIRSTEN GRIND 

Correos electrónicos internos muestran que Facebook Inc. consideró cobrar a las empresas por el acceso continuado a los datos de los usuarios hace varios años, un paso que habría marcado un alejamiento dramático de la política del gigante de las redes sociales de no vender esa información, de acuerdo a un documento judicial que The Wall Street Journal pudo ver.

Los correos electrónicos en el documento también indican que los empleados de Facebook analizaron la posibilidad de presionar a algunos avisadores para que gastaran más a cambio de tener más acceso a la información de los usuarios.

En conjunto, los correos internos muestran que la compañía discutió el modo de monetizar los datos de sus usuarios en formas que acostumbran emplear otras compañías de tecnología pero que Facebook ha asegurado que no hace.

En una audiencia en el Congreso en abril, el jefe ejecutivo de Facebook, Mark Zuckerberg, señaló: "No puedo ser más claro en este tema. Nosotros no vendemos datos".

Los correos electrónicos -la mayoría de más o menos 2012 a 2014- no son para nada concluyentes, carecen de contexto y en algunos casos están truncados. Pero proporcionan una ventana hacia archivos judiciales en su mayoría sellados -los que un legislador británico prometió dar a conocer la próxima semana- de un juicio contra Facebook que entabló una compañía llamada Six4Three LLC.

Los documentos también muestran cómo Facebook ha lidiado desde hace tiempo con el modo de maximizar el valor de enormes cantidades de datos que recopila sin abusar de la privacidad de los usuarios.

Six4Three, el creador de una aplicación que ya no existe, demandó a Facebook en 2015, y su alegato fue que sus políticas de datos eran anticompetitivas y favorecían a ciertas compañías por sobre otras. La mayoría de los documentos que se archivaron en el caso se sellaron a instancias de Facebook y por orden de un juez de California.

The Wall Street Journal vio tres páginas de material no redactado de un documento de 18 páginas que mostraba partes de algunos correos electrónicos internos. En otros archivos de la corte, Facebook decía que estos extractos fueron redactados posteriormente porque contenían "una discusión sensible de análisis estratégicos internos de aplicaciones de terceras partes, cuya divulgación podría dañar las relaciones de Facebook" con esas aplicaciones.

Solo una parte de la historia...

La semana pasada, el legislador británico Damian Collins, presidente del Comité de Medios Digitales, Cultura y Deporte de la Cámara de los Comunes, manifestó que planeaba dar a conocer los documentos que había obtenido del juicio de Six4Three en una semana más o menos, una vez que hubiera redactado toda la información personal. Collins ha sido un firme defensor de la privacidad de datos y sumamente crítico de Facebook.

Una vocera de la compañía de redes sociales confirmó las conversaciones sobre cobrar por los datos y agregó que esta finalmente decidió no hacerlo.

Konstantinos Papamiltiadis, director de plataformas de desarrollo y programas de Facebook, señaló: "Los documentos que Six4Three reunió para este caso sin fundamento son solo parte de la historia y se presentan en una forma que es muy engañosa sin un contexto adicional".

La compañía declinó proporcionar el texto completo de los correos electrónicos.

Un representante de Six4Three, el que hizo una aplicación que permitía que los usuarios buscaran fotografías de personas en traje de baño, no respondió las solicitudes de entrega de algún comentario.

Los consumidores y autoridades reguladoras a ambos lados del Atlántico están tratando de entender cómo Facebook utiliza los datos de sus 2.270 millones de usuarios mensuales. El gigante de las redes sociales ha estado bajo una intensa inspección en el último año por su práctica de compartir datos de los usuarios, especialmente después que la compañía reveló a principios de este año que la firma Cambridge Analytica obtuvo en forma indebida datos personales de millones de usuarios.

El privilegio de los desarrolladores

Los correos electrónicos que aparecían en el documento judicial de 18 páginas al que tuvo acceso el WSJ datan del último trimestre de 2012. En esa época, Facebook recién había surgido de una difícil oferta pública y estaba haciendo grandes esfuerzos por generar ingresos de su producto móvil mientras operaba bajo una política de intercambio de datos que se había establecido años antes bajo Zuckerberg.

La política permitía que decenas de miles de creadores independientes de aplicaciones tuvieran acceso a información privada sobre los usuarios de Facebook mediante una conexión con la plataforma de desarrollo de la compañía. Pero los creadores fueron teniendo cada vez más acceso a ese tesoro incalculable de datos sin dar a Facebook nada a cambio.

Mientras Facebook consideraba ajustar su estrategia, los empleados discutían formas de obtener más ingresos y datos de los creadores, según muestra el documento de Six4Three.

Un empleado de Facebook no identificado mencionaba cerrar el acceso a los datos "de una sola vez a todas las aplicaciones que no gasten... al menos US$ 250k al año para mantener el acceso a los datos", de acuerdo a un correo electrónico en el documento. No estaba incluido el contenido completo del correo en cuestión.

"Estábamos tratando de resolver cómo construir un negocio sustentable", expresó una vocera de Facebook. "Tuvimos muchas conversaciones internas sobre cómo podíamos hacer esto".

Publicidad versus filosofía de negocios

Algunos de los acuerdos que se analizaban en el documento al parecer mencionaban que Facebook podría recibir potencialmente más dólares publicitarios a cambio del acceso a los datos de los usuarios. Esos tratos habrían estado en desacuerdo con la filosofía de negocios establecida de la empresa y habrían ido más allá del acceso preferencial a datos privados que se había otorgado a algunas compañías, sobre lo cual el WSJ informó anteriormente.

El contexto para algunas de las discusiones era la acción pendiente de Facebook para impedir que los creadores de aplicaciones vieran información sobre los amigos de los usuarios, como nombre, fecha de nacimiento, fotografías y 'likes'. La compañía anunció la medida en 2014, y entró en vigor al año siguiente.

En 2013, cuando la compañía negociaba un acuerdo especial con Amazon.com Inc., un empleado de Facebook observaba que Amazon pronto estaría teniendo menos acceso a los datos. Como resultado, otro empleado respondía: "Tendremos que tener una conversación decepcionante con Amazon o una conversación estratégica dentro del contexto de las discusiones más amplias sobre un acuerdo", según el documento judicial.

El acceso de Amazon

No está claro qué implicaban esas discusiones sobre un acuerdo. Un vocero de Amazon indicó que la compañía tiene acceso a los datos de Facebook para "posibilitar las experiencias de Facebook para nuestros productos". Y agregó: "Utilizamos la información solo de acuerdo con nuestra política de privacidad".

Cuando el Royal Bank of Canada (RBC) durante ese mismo año expresó su preocupación por su acceso a los datos, un empleado no identificado de Facebook preguntaba internamente si el banco tenía un acuerdo que le exigiera destinar una cierta cantidad a publicidad cada año. Otro empleado respondía: "Creo que será una de las mayores campañas NEKO que se han hecho en Canadá", al referirse a la sigla que se utiliza para describir los avisos de instalación de aplicaciones móviles.

Un vocero del RBC dijo que el banco "jamás tuvo un gasto mínimo en márketing o acuerdo específico con Facebook".

En un intercambio de correos electrónicos que se cita en el documento judicial de Six4Three, los empleados de Facebook ofrecían supuestamente extender el acceso a datos de la aplicación de citas Tinder de Match Group Inc. a los datos que pronto se desconectarían a cambio del uso de la marca registrada "Moments", la que Facebook quería utilizar para una futura aplicación de intercambio de fotografías.

Tinder y Facebook hace años resolvieron una disputa de marca por "Moments", y "Tinder nunca recibió un tratamiento especial, datos o acceso relacionado con esta disputa o su resolución", indicó una vocera de Tinder. Una vocera de Facebook aseguró que las compañías nunca intercambiaron la marca registrada por el acceso a datos.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
El legislador británico Damian Collins (tercero de izquierda a derecha), presidente del Comité de Medios Digitales de la Cámara de los Comunes, es uno de los críticos.
El legislador británico Damian Collins (tercero de izquierda a derecha), presidente del Comité de Medios Digitales de la Cámara de los Comunes, es uno de los críticos.
Foto:ap

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales