Congreso para elegir al presidente de la Unión Demócrata Cristiana:
Batalla por suceder a Merkel a la cabeza de la CDU llevará al partido más a la derecha

La heredera de la Canciller y actual secretaria general de la colectividad, Annegret Kramp-Karrenbauer, y el ex jefe de bancada, Friedrich Merz, se medirán como favoritos hoy en una competencia clave para el liderazgo del oficialismo en Alemania.  

Alberto Millán 

Alemania vivirá hoy el principio del fin de la era de Angela Merkel, cuando otro líder la reemplace como presidenta de su partido, la Unión Demócrata Cristiana (CDU), en una carrera interna que significará un giro a la derecha en la colectividad, y en la que el debate gira en torno a la figura de la Canciller, que atraviesa su cuarto mandato y que se dispone a alejarse de la política.

Si bien son 12 los candidatos que aspiran a imponerse en el Congreso de la CDU en Hamburgo, solo tres son realmente influyentes y tienen capacidades para competir en la carrera por suceder a Merkel, quien ejerce el cargo de líder del partido desde 2000, y que hace unas semanas anunció que no repostularía. La líder de 64 años -que frente al alza de los populismos se ha presentado como la principal defensora del proyecto de la Unión Europea- tampoco irá a la reelección como Canciller (cargo que ocupa desde 2005) en 2021. "Estoy agradecida por este tiempo que dejo atrás y estoy deseando poder continuar mi trabajo como Canciller", afirmó Merkel ayer en la apertura del Congreso que tendrá su votación crucial hoy.

Para sucederla, la jefa de Gobierno ha escogido a la actual secretaria general de la CDU, Annegret Kramp-Karrenbauer, conocida como AKK por las iniciales de su nombre, y apodada por la prensa local como la "mini Merkel". "Tengo 56 años, tres hijos mayores y una verdadera carrera (...). No tengo nada de mini", se ha defendido, apelando a su experiencia como primera ministra de Sarre entre 2011 y 2018.

Durante la campaña, Kramp-Karrenbauer -que fue designada en su actual cargo precisamente por la Canciller- ha intentado desmarcarse de su mentora, cuestionada por su política de puertas abiertas que en 2015 permitió la llegada de más de un millón de personas, principalmente de Siria, Irak y Afganistán.

Por ejemplo, ha advertido que son necesarios mayores controles a la inmigración ilegal. Y si bien se ha destacado por defender el salario mínimo y los derechos de los trabajadores, en aspectos valóricos aparece como una líder más conservadora: es contraria al aborto y al matrimonio entre personas del mismo sexo. Esas diferencias con la Canciller hacen pensar que independiente de quién gane, la CDU girará a la derecha. Y es que AKK es la más centrista de las opciones.

Pero el vuelco sería más pronunciado si el vencedor fuera el principal desafiante de la corriente de Merkel en la CDU, Friedrich Merz (63 años), quien en los últimos nueve años ha estado alejado de la política, y que vuelve con el respaldo del exministro de Finanzas Wolfgang Schäuble.

El exjefe de la bancada de la CDU, que fue apartado por la Canciller de ese puesto en 2002, se ha desempeñado como abogado en empresas como la filial alemana de BlackRock, la mayor gestora de inversiones del mundo. Pero ahora, con una retórica confrontacional, ha vuelto prometiendo que terminará la fuga de votos de la CDU al joven partido populista Alternativa para Alemania (AfD), el cual se transformó en 2017 en el primer referente de extrema derecha desde mediados del siglo XX en entrar al Parlamento de la primera economía europea. "Estoy convencido de que a corto plazo puedo arrebatarles por lo menos la mitad" de esos votos, ha afirmado.

Mucho más liberal en lo económico que AKK -quiere disminuir el impuesto a las empresas-, Merz también está a favor de una política migratoria más restrictiva. "Todos los que vienen a este país deben comprometerse con nuestra cultura cristiana y occidental", ha dicho. Sin embargo, también ha hecho guiños hacia el centro rechazando una eventual alianza con AfD y tampoco ha criticado abiertamente la gran coalición de la CDU (y sus aliados históricos bávaros de la CSU) con los socialdemócratas (SPD). "Estoy convencido de que Merkel y yo podemos trabajar bien juntos en el marco de las actuales circunstancias", asegura.

El tercer aspirante -que según DPA tiene pocas posibilidades- es el ministro de Salud, Jens Spahn (38 años), que si bien al igual que Merz representa al ala derechista, tiene rasgos liberales: es abiertamente homosexual y está casado. Su apuesta es cautivar a los jóvenes del partido.

"La señora AKK representa una posición liberal conservadora de la CDU, Merz defiende un partido proempresa, que quiere reducir el estado de bienestar y representar valores conservadores. Spahn es, por un lado, nacional-conservador; por otro lado, socio-políticamente moderno", resumió Gero Neugebauer, politólogo de la Universidad Libre de Berlín, sobre las tendencias de cada uno de los candidatos.

Elección general

"Un triunfo de AKK significará que la Cancillería de la señora Merkel está asegurada por la CDU", comentó a "El Mercurio" Thomas Jäger, de la Universidad de Colonia. "Lo que sigue a una elección de Friedrich Merz es más abierto. En realidad, él solo quiere convertirse en el presidente del partido para ser Canciller. Muy pronto, intentará quitarle el aire político a Merkel", añadió.

Según una encuesta de la televisión pública ARD, el 39% de los adeptos de la CDU prefiere a AKK, el 26% a Merz y solo el 2% a Spahn. Sin embargo, ellos no votarán. La decisión estará en manos de 1.001 delegados, en su mayoría autoridades, que decidirán en segunda vuelta inmediatamente si ninguno de los aspirantes logra la mayoría absoluta.

"Decidiré después de los discursos de la candidata y los candidatos en Hamburgo. Tenemos tres candidatos muy calificados. Otros partidos estarían felices si pudieran recurrir a una discusión de fondo de este tipo", comentó a este diario Ronja Kemmer, parlamentaria por la CDU, que será delegada en el Congreso. El debate ha tenido rasgos de elección federal más que de internas: han hablado sobre pensiones, medio ambiente, inmigración, Siria, la UE y el Brexit. Y es que probablemente quien reemplace a Merkel será el próximo candidato a Canciller en 2021 o, quizás, antes.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Annegret Kramp-Karrenbauer (56 años) y Friedrich Merz (63) disputan la presidencia de la Unión Demócrata Cristiana alemana.
Annegret Kramp-Karrenbauer (56 años) y Friedrich Merz (63) disputan la presidencia de la Unión Demócrata Cristiana alemana.

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales