Retratos vivos: cómo surgió Réhahn, el fotógrafo del momento

En 2011 dejó todo en Francia para radicarse en Vietnam. Al poco tiempo, y sin imaginarlo, no solo se transformó en una de las figuras más influyentes para el rescate patrimonial de dicho país, sino que también en uno de los retratistas más reconocidos del mundo. Hoy, por primera vez, conversa con un medio chileno.  

Vicente Schulz Blanco 

A primera hora de la mañana, en una mesa de su propia cafetería en Hoi An, Vietnam, el fotógrafo francés Réhahn (1979) revisa su apretada agenda. Solo en los últimos cuatro años ha aparecido en más de 500 publicaciones, ha sido invitado a más de 50 programas de televisión y cuenta con espacio asegurado en los medios más prestigiosos del mundo. El popular sitio de fotografía Bored Panda lo situó como el cuarto mejor fotógrafo del mundo en la categoría retratos y viajes.

Réhahn dice no tener tiempo para más entrevistas, sin embargo, hoy se decide a hablar con "El Mercurio". ¿Por qué? No lo sabe, "nunca he sido publicado en Chile y este puede ser un primer acercamiento con el país".

El origen del éxito

Réhahn pisó por primera vez suelo vietnamita en 2007, cuando junto a su mujer decidieron apadrinar a dos niñas mediante una ONG. Luego de un primer encuentro con ellas y sus familias, se juraron visitarlas cada verano. Pero el apego fue tal, que al cabo de cuatro años, volvieron para quedarse.

En 2011, el entonces inexperto fotógrafo francés de 32 años caminaba por las calles de Hoi An -pueblo considerado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco- cuando al costado del río Thu Bon su mirada se cruzó con la de una mujer de la tercera edad que ofrecía recorridos sobre un destartalado bote a remo.

Réhahn se le acercó para retratarla. Algo incómoda y por cortesía, ella aceptó. Luego del clic, le mostró el resultado y, con una carcajada nerviosa, la mujer aprobó la imagen.

Sin que lo sospecharan, esa fotografía cambiaría la vida de ambos. Desde ese minuto, el nombre de Réhahn comenzaría a sonar cada vez más fuerte en Vietnam y luego en el mundo entero. El retrato sería publicado en más de 200 artículos en medios como National Geographic, BBC y Los Angeles Times. Finalmente terminaría siendo portada del primer best seller del fotógrafo, un libro titulado "Vietnam, mosaico de contrastes" y parte de la colección que componen su segundo éxito en ventas llamado "Sonrisas ocultas".

En ese libro, rescató la riqueza social y cultural de Vietnam para mostrar al mundo que el país no es solo una zona de guerra.

La mujer del retrato, hoy de 81 años, se llama Bui Thi Xong. Su imagen fue expuesta en el Museo de las Mujeres en Hanói y en el Museo Asiático de La Habana, Cuba. Hoy Xong es una celebridad en Vietnam, su rostro figura en magnetos y postales y sus recorridos por el río son una atracción turística.

Pero la historia no terminaría ahí. Tras el éxito del retrato, el fotógrafo se sentía en deuda. "Quería hacer algo por ella y le pregunté cuál era su sueño. Dijo que anhelaba un bote nuevo, que inspirara confianza en los turistas, porque por nada del mundo quería dejar de trabajar. Entonces, gracias a las ventas de mi libro, se lo pude comprar", comenta.

Esa fue la semilla de un proyecto social que llama The giving back project. "Invierto parte de mis ganancias en las personas y sus necesidades. No es justo ganarme la vida vendiendo retratos sin ayudar a quienes posaron en ellos. Mi trabajo no finaliza hasta que vuelva a sus casas y les retribuya de alguna forma", explica el fotógrafo.

En poco tiempo, el proyecto ha escalado tan rápido como el éxito de sus fotografías. Sus intervenciones en las comunidades de Vietnam han sido reconocidas en todo el país, pero Réhahn mantiene la calma: "No quiero ser el francés que llega a decirles a los vietnamitas lo que tienen que hacer. Solo soy un hombre positivo, un fotógrafo de viajes muy interesado en cultura y tradición. Simplemente un visitante".

Desde su llegada definitiva a Vietnam, el artista se interesó en la cultura ancestral del país y la poca información sobre sus 54 tribus. "Las comunidades se han modernizado, no las culpo. El problema es que no han documentado su historia. No hay escritos, el lenguaje se pierde y la vestimenta ya no se elabora. Los jóvenes emigraron a la ciudad en busca de más oportunidades, pero tras ellos dejaron un legado cultural que podría perderse para siempre", comenta.

Esa inquietud llevó al fotógrafo a tomar su moto y recorrer Vietnam para documentar y fotografiar cada una de sus comunidades indígenas. Como resultado, en enero de 2017, inauguró su museo llamado Precious Heritage Art Gallery Museum, actualmente una de las mayores atracciones turísticas de Hoi An.

La galería exhibe las tradiciones de, hasta ahora, 49 comunidades ancestrales de Vietnam. Se pueden apreciar cientos de retratos, instrumentos y relatos sobre cada etnia, pero lo que más destaca son las vestimentas tradicionales de cada una de ellas. Es una colección única que cuenta con atuendos que toman hasta un año en ser elaborados. En algunos casos, solo una persona de cada tribu es capaz de producirlos.

Durante su búsqueda, el fotógrafo dice haber vivido momentos memorables. "Luego de varios intentos, finalmente me presentaron al líder de una de las comunidades (los Cho Ro). Conversando conectamos profundamente, al punto que me regaló el último traje original que quedaba en la comunidad".

Comunidades ancestrales

Recientemente se materializó la construcción de un museo para la tribu Co Tu, ubicada a tres horas de Hoi An. Completamente financiado por Réhahn, la obra, pronta a inaugurarse, busca mantener vivas las tradiciones de esta cultura, pero también reserva un espacio para que otras etnias compartan sus costumbres.

El artista explica que "es un lugar para la comunidad, para preservar su cultura y costumbres, pero especialmente para que los más jóvenes vayan y aprendan sobre su propia etnia. Muchos no quieren ser representados como tribus porque pierden estatus y se avergüenzan de usar sus trajes, pero si les das valor a estas personas, se van a sentir orgullosas de su cultura", dice el fotógrafo.

A poco de terminar la entrevista sorprende con su admiración por Pablo Neruda, por quien visitó Chile en una ocasión. Entonces piensa en la idea de trabajar con comunidades de nuestro país: "Me encantaría replicar lo que hago aquí, pero primero debo amar el lugar". "Desde los 32 años supe que quería vivir en Vietnam. Aquí me encontré, y cuando te dejas de preguntar quién eres, todo se vuelve mucho más fácil. Estoy enamorado de Vietnam y por eso le estoy destinando tanto tiempo y dedicación", concluye.

Antes de terminar la entrevista, saca su celular y con algo de nerviosismo se aventura a recitar en castellano el poema de Neruda "Muere lentamente", que según dice, tanto lo representa. ¿Será un primer acercamiento a Chile?

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Desde 2011 que el fotógrafo francés vive en Vietnam.
Desde 2011 que el fotógrafo francés vive en Vietnam.

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales