Bad Bunny: El signo de los tiempos

Por Bastián García Santander 

Ni el nombre del álbum es lo suficientemente atractivo ni fue lanzado desde una estrategia comercial clásica. Todo lo contrario. Bad Bunny publicó su disco debut "X 100PRE" durante la víspera de Navidad -solo horas después de anunciarlo en sus redes sociales- como si se tratara de un ejercicio de confianza: daba igual que los listados con lo mejor del año ya estuviesen publicados y que el mundo estuviese pensando en Santa Claus y sus regalos, porque al momento de su lanzamiento en plataformas digitales todo volvió a girar en torno a él.

La superestrella del trap latino sabe lo que vale y la repercusión que genera cada uno de sus singles, lo que explica, en parte, la vía que toma su primer trabajo discográfico. Porque no puede llamársele una obra de reggaetón o ritmo urbano (incluso el multifacético "Vibras" de J Balvin se acerca más a esa definición), tanto como una apuesta simplemente pop que tiene mucha espontaneidad y más pasión que cabeza en su entramado.

"Ni bien ni mal" inicia con un ukelele, ubicando la historia en las playas de San Juan en su natal Puerto Rico para luego añadirle el clásico beat intermitente y sobresaturado del género, seguido de arreglos cuasi-industriales y un cierre de cuerdas en el que logra identificarse un violín y un cello. Todo en uno. "Tenemos que hablar" juega con un punteo de guitarra que recuerda las introducciones de las canciones de Blink-182; y "Caro" se parte en dos sin empacho con una balada que funciona como interludio.

"X 100PRE" también se narra como un trabajo autobiográfico en la que el artista se hace cargo de las innumerables críticas que recibe a diario por lo que implica su figura, las letras que replica y ser el rostro de un movimiento que convive constantemente con la polémica -"Tú robando en Macy's y yo en el desfile", canta en "¿Quién tú eres?"-. Y a la vez toma algunas banderas que hasta ahora no había enarbolado y que rara vez lo ha hecho un artista como él.

En "Solo de mí" desliza una suerte de conversión en un personaje femenino, ya que en su video muestra a una mujer víctima de violencia doméstica que logró decir "basta", mientras que "Estamos bien" -uno de los tres singles lanzados con anterioridad- es una canción que llama a Puerto Rico a seguir adelante tras los estragos provocados por el huracán María, con miles de muertos y todo un país sin energía eléctrica.

De todas formas, entre esas decisiones se repiten conceptos sobre las interminables fiestas que vive alrededor del mundo, la infinidad de mujeres que quieren ligar, el dinero que cuenta en efectivo y la soledad detrás de la fama. Y, por si fuera poco, hace cantar en español al rapero Drake, como la puerta de entrada definitiva al mercado estadounidense. Uno que ya conquista con giras, apariciones en los listados de Billboard y una próxima presentación en el festival Coachella.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales