Ensayo Vaqueros y pistolas:
El 'western' ha exagerado demasiado el salvaje oeste

La última película de los hermanos Coen -"La balada de Buster Scruggs" (Netflix)- perpetúa una imagen de pistoleros y anarquía que rara vez fue la realidad.  

Ben MacIntyre The Times, derechos exclusivos. 

"La balada de Buster Scruggs", el nuevo homenaje de los hermanos Coen al western , es una serie de viñetas con todos los ingredientes familiares: vaqueros cantantes, pistoleros solitarios y unas cantidades fantásticas de una brutal violencia. En su reseña, The New Yorker describió los temas del filme como "la crueldad implacable, la violencia desenfrenada, la imprudencia mortal y los abusos arrogantes del poder descontrolado que prevalecían en el Lejano Oeste, gobernado de manera escasa y casual".

Esto es un gran y macabro entretenimiento, pero de dudosa historia, porque el Oeste no fue realmente tan salvaje. De hecho, comparado con lo que estaba sucediendo en las ciudades de Estados Unidos en el mismo período, la frontera era un lugar pacífico.

Los vaqueros rara vez se disparaban unos a otros. El duelo en el que competían por quién sacaba primero la pistola es un mito. La aplicación de la ley fue en realidad bastante efectiva en la frontera. Hay más asaltos a bancos en Dayton, Ohio, en un solo año que en los 15 estados modernos que comprendían el Viejo Oeste entre 1860 y 1900. Wyatt Earp, el legendario representante de la ley de la frontera, dedicó más tiempo a apagar incendios de chimeneas y a encontrar mascotas perdidas que a dispararles a bandidos. La palabra " gunslinger " (pistolero) ni siquiera se había inventado hasta los años 1920, para cuando el tiroteo había prácticamente desaparecido.

La leyenda del derramamiento de sangre del Oeste fue, naturalmente, obra de los románticos de Hollywood, pero la violencia está profundamente arraigada en la mitología de los Estados Unidos y continúa figurando en la mortal obsesión del país con las armas.

Pocos tiroteos

¿Cómo se ganó el Oeste? En parte por medio de la violencia, pero también por el dominio económico, la gradual expropiación de las tierras indígenas, la producción ganadera a gran escala y trabajo puro y duro.

Ciertamente había mucho crimen de baja estofa y algunos ocasionales bandidos. La prostitución y el juego eran particulares fuentes de miseria y degradación. La vida en la frontera era dura, maloliente, ebria y solitaria, pero era mucho más probable morir de desnutrición y enfermedad que del cañón de un revólver.

Las pandillas no entraban en la ciudad porque era demasiado fácil atraparlos. El banco casi siempre estaba al lado de la oficina del sheriff , por lo tanto, al alcance de la ley. En su estudio de la banca occidental en los últimos 40 años del siglo, Larry Schweikart y Lynne Pierson Doti solo encontraron tres o cuatro asaltos a bancos confirmados. De acuerdo con el FBI, en 2016 hubo 4.251 asaltos a bancos en los Estados Unidos.

Los pistoleros no se desafiaban para ver quién sacaba primero la pistola porque las probabilidades de morir eran demasiado altas. En el tiroteo más famoso del oeste, el tiroteo del OK Corral, solo murieron tres personas. Se hizo famoso (50 años después) porque ese tipo de violencia era excepcional. Ni siquiera ocurrió en el OK Corral, sino fuera del estudio fotográfico Fly, lo que no tiene el mismo atractivo.

Solo dos tiroteos cara a cara se acercan al mito, el de "Wild Bill" Hickok y Davis Tutt en Springfield, Missouri, en el que Hickok mató a Tutt de un solo tiro a gran distancia, y otro entre Jim Courtright y Luke Short, en el que este último mató al primero con una descarga de cuatro disparos, no lo que llamaríamos una gran puntería.

Las diligencias eran objetivos más fáciles que los bancos, pero incluso en ese caso se necesitaba que lo intentara un hombre desesperado, pues el guardia en la parte superior de la diligencia llevaba una escopeta cortada de doble cañón. Había asaltos a trenes de vez en cuando, el más famoso de ellos fue al Union Pacific Overland Flyer por la Pandilla Salvaje de Butch Cassidy, cerca de Wilcox, Wyoming. Pero la Agencia Nacional de Detectives de Pinkerton, creada en 1850, abrió sus oficinas en el Oeste para combatir el crimen, y cuando los ferrocarriles comenzaron a contratar a detectives fuertemente armados como guardias de trenes los riesgos rápidamente comenzaron a superar las recompensas.

El castigo por el crimen en el Viejo Oeste era a menudo rápido y severo. Los líderes civiles de las nuevas ciudades organizaban a sus propios comisarios para que patrullaran e impusieran ordenanzas de armas y reglamentos contra el desorden público, sin mencionar los comités de vigilancia preparados para aplicar un control extralegal. Otras agencias policiales, como los Texas Rangers, fueron notablemente efectivas para mantener el orden. Llevar un arma dentro de los límites de una ciudad fronteriza estaba por lo general prohibido.

Guerras en el campo

Los conflictos por el control de las tierras para pastoreo y la agricultura podían estallar, y estallaron en violencia armada. Estos conflictos generalmente se caracterizaron como guerras, como las Guerras de las Ovejas, o la Guerra del Corte de Cercos. Pero las víctimas fueran mucho menos que lo que describe la cultura popular posterior, y las guerras en el campo generalmente finalizaban rápidamente enviando al ejército.

Algunos de los pueblos ganaderos más famosos de la época eran en realidad bastante civilizados, con una reputación de derramamiento de sangre que superaba con creces la realidad. Ogallala, Nebraska, se hizo conocida como la "Gomorra de la Senda del Ganado", pero durante el apogeo de su notoriedad (1875-84) el pueblo solo registraba seis asesinatos. En comparación, en la película "Por un puñado de dólares", de Sergio Leone, mueren 38 personas, 31 por disparos y siete apuñaladas.

Dodge City se convirtió en sinónimo de violencia y tiroteos, pero pronto, después del establecimiento del primer gobierno municipal de la ciudad, se promulgaron leyes para prohibir el porte de armas ocultas, y más adelante, armas no ocultas. El historiador Robert R. Dykstra señala que como un centro próspero para el comercio de las pieles de búfalo y "reina de los pueblos de vacas", Dodge City fue un lugar en auge que no mereció su brutal reputación. Para 1886, los vaqueros se habían dirigido hacia el oeste, por lo que, lejos de precisar "salir de Dodge", para fines del siglo era exactamente el tipo de lugar al que muchos norteamericanos deseaban mudarse.

Norteamérica ciertamente fue fundada con verdaderas agallas, pero esas agallas no necesariamente involucraban matar gente.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Los pistoleros no se desafiaban para ver quién sacaba primero la pistola, pues las probabilidades de morir eran demasiado altas. Escena de La balada de Buster Scruggs.
Los pistoleros no se desafiaban para ver quién sacaba primero la pistola, pues las probabilidades de morir eran demasiado altas. Escena de "La balada de Buster Scruggs".
Foto:Netflix

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales