Paulina Carrillo:
La bandera de lucha feminista de la nueva consejera superior de la Universidad Católica

Es la primera militante del Partido Comunista (PC) en la historia de la casa de estudios en ocupar el segundo cargo más importante de representación estudiantil, la Consejería Superior. Fue elegida en un año marcado por la toma feminista de la Casa Central y asumió el cargo bajo nuevas condiciones: por primera vez tendrá voto en el Honorable Consejo Superior, donde compartirá con el rector Ignacio Sánchez.  

Rocío Latorre 

La elección FEUC para el período 2019 fue la más polarizada en años. Las acusaciones de abuso sexual cruzadas entre miembros de las listas marcaron las votaciones que siempre habían sido ejemplares por la alta participación de los estudiantes. Paulina Carrillo (23) pasó a segunda vuelta a fines de octubre con la primera mayoría, pero quedó sola en la carrera por la Consejería Superior: su contendor, Diego Fuenzalida, del Movimiento Gremial, se bajó de la elección. Carrillo tuvo que someterse a la modalidad del apruebo-rechazo, siendo elegida con un 51,9% de los sufragios.

"Prepárate UC, prepárate rector. La ola feminista reventó, reventó", gritaban los militantes de Surgencia -el colectivo que representa y donde comparte con distintas organizaciones que, a su vez, componen el Frente Amplio- cuando asumió el cargo el 23 de noviembre pasado. En el público, una compañera de militancia de Carrillo y estudiante de Derecho de la UC se paraba en una de las sillas del Aula Magna de la Casa Central enarbolando una bandera de las Juventudes Comunistas (JJ.CC.). "En campaña me preguntaban: 'Oye, por qué el Frente Amplio está con la Jota '. Y bueno, responde a la particularidad de este espacio", explica Paulina. La Universidad Católica (UC), el espacio donde surgió el gremialismo y también su principal ideólogo, Jaime Guzmán, sigue siendo tierra ajena para la izquierda más dura.

La historia de Carrillo como militante comunista se remonta al 2015 en su primer año de biología marina, pero la sensibilidad de izquierda tiene origen en su niñez, en su casa en Recoleta y en el equipo de música. "Mi mamá escuchaba mucho Víctor Jara, Violeta Parra, Inti-Illimani, Sol y Lluvia, Illapu y Silvio Rodríguez. Yo de curiosa empecé a preguntar por qué las letras hablaban de lo que hablaban. Mi mamá, con un sesgo de izquierda, pero no militante, me empezó a contar de la dictadura", recuerda.

En su familia no hay militantes históricos del Partido Comunista ni una herencia política natural. Cuando firmó por la colectividad, obligó a su familia a enrolarse también, aunque precisa que "accedieron voluntariamente".

La figura del rector Sánchez

Carrillo, mientras recorre la Casa Central vacía por las vacaciones de los estudiantes, recuerda que hace ocho meses fue tomada. "Fue un hito. Se nos escapó un poco de las manos porque el rector tiene más experiencia política, lleva dos períodos en su cargo", dice.

El día de la toma feminista de la Casa Central, Paulina tuvo un rol estratégico: durante la madrugada, estaba consiguiendo el permiso para que las estudiantes de la UC pudieran dormir en la toma de Derecho de la Universidad de Chile. Y durante esa mañana, mientras dos compañeras distraían a los guardias fingiendo ser estudiantes de Derecho que llegaban a estudiar temprano a las bibliotecas, resistía sosteniendo una de las puertas para que el resto de sus compañeras entraran.

-¿Qué le parece la figura del rector?

-Es una figura política súper correcta. En el Honorable Consejo Superior es más el consenso de la situación que una autoridad política.

-Durante la toma fue una figura muy estratega, muy inteligente...

-Yo creo que tenemos que aprender de esa lección. No sé si para una futura toma, pero creo que más adelante tenemos que ser más estrategas para que la Rectoría no lleve la conducción de la movilización. Eso lo tenemos que hacer nosotras, no que la presión de Rectoría sea tanta para dar el brazo a torcer tan luego. Los puntos mínimos aceptados eran muy mínimos y eran administrativos; no fue nada estructural.

Para Paulina, el feminismo no es solo una causa exclusiva de las mujeres. "El feminismo es la única lucha capaz de rearticular a la izquierda hoy", dice.

Carrillo actualmente tiene la posibilidad de tener voz y voto en el Honorable Consejo Superior de la UC, instancia presidida por Ignacio Sánchez y con 37 miembros entre vicerrectores, decanos, profesores y representantes estudiantiles. Allí se determinan las líneas principales de la política universitaria.

¿Qué micro toma Tomás?

Es noviembre de 2005 y Paulina, que recién tiene diez años, está frente al televisor viendo la franja presidencial de la elección que en primera vuelta enfrentó a Michelle Bachelet (PS), Sebastián Piñera (RN), Joaquín Lavín (UDI) y a Tomás Hirsch (Juntos Podemos Más). "Cuando aparecía la franja presidencial en la tele yo la encontraba espectacular, yo la esperaba. Siempre sentí esa curiosidad y la verdad es que no sabía a qué respondía; solo sabía que la veía muy interesada porque encontraba que era importante. Tengo muchos recuerdos de Tomás Hirsch, de 'la micro que toma Tomás', entonces ahí yo dije: 'Ah no, yo voy por Hirsch'. Claramente yo no votaba, sino que trataba de convencer a mi familia", cuenta.

Carmela Carvajal

El 2008, Paulina entró a estudiar en séptimo básico al Liceo Carmela Carvajal de Prat. Un bastión de la revolución pingüina dos años antes, cuando se colgó desde la reja del establecimiento el recordado lienzo Cuidado: Señoritas en toma .

En el Carmela Carvajal hay algo que es casi una tradición: en la disputa por el centro de alumnas, siempre hay una lista que representa a la JJ.CC. Antes de alcanzar la mayoría de edad y poder tener derecho a voto, la actual consejera superior de la UC votaba por ellas. "Yo en ese momento ya estaba tomando posición. Las ayudaba en la campaña me acuerdo, pero nunca con interés de militar. Estaba descubriendo el mundo y no me arrepiento. Me dio la posibilidad de ser como una esponja e ir formándome políticamente". Años más tarde, después de salir del colegio, unos amigos le ofrecerían sumarse a lo que aún no era el Frente Amplio. No quiso.

El 2011, las señoritas volvieron a estar en toma. Esta vez, Carrillo fue parte activa de la movilización. Por primera vez supo lo que era enfrentarse a un adversario político. Una minoría opositora dentro de las estudiantes intentaba invalidar la toma. "Un día hicieron una campaña entre varias niñas para bajar la toma del 2011. Citaron a votación y hubo alto quórum. La toma se validó con un 80%", recuerda.

Paralelamente, y en la revolución estudiantil a nivel universitario, surgieron dos referentes comunistas que lideraron el movimiento: Camila Vallejo (PC) y Karol Cariola (PC).

Vivir en la Recoleta de Jadue

Antes de la UC, Paulina pasó por Geología en la Universidad del Desarrollo (UDD) durante el primer semestre del 2014. Becada, el ambiente le era distinto, mucho menos político. "Soy consciente de que soy de la clase trabajadora. Mi familia siempre ha trabajado, no somos empresarios. Mi contexto es ese; vivo en Dorsal. Debo admitir que yo entro al PC porque me gustó Jadue como personaje", precisa.

El 2012, el comunista Daniel Jadue fue electo como el nuevo alcalde de Recoleta, luego de que la comuna llevara tres períodos con alcaldes UDI.

-¿O sea, la figura política que la marca no es Camila Vallejo, no es Karol Cariola, es Daniel Jadue?

-Sí, territorialmente era mucho más cercano. A mí me marca Jadue. En ese tiempo tenía 17 y vinieron las elecciones municipales. En mi casa empezamos a hablar de por quién íbamos a votar y yo trataba de convencer. Mi hermano no estaba tan de acuerdo. El día de la votación tomamos un taxi y el taxista nos dijo: "Va a ganar Jadue. ¿Saben por qué? Porque aquí uno toma en el taxi a toda la gente y va a ganar Jadue. Si yo ando en la calle todo el día". Y ganó Jadue. Cuando él empezó su gestión yo estaba súper contenta.

La consejera superior está en pleno período de defensa de causales de eliminación, donde representa a los estudiantes, en última instancia, para que no sean expulsados.

Mientras camina a su oficina, tiene una reflexión final sobre la toma feminista que marcó el 2018: "Las mujeres efectivamente nunca habíamos estado al poder y obviamente que iba a ser difícil. El principal desafío fue ponernos al poder", concluye.

"El rector Sánchez es una figura política súper correcta".

"Debo admitir que yo entro al PC porque me gustó Jadue como personaje".

"Más adelante tenemos que ser más estrategas para que la Rectoría no lleve la conducción de la movilización".

"El feminismo es la única lucha capaz de rearticular a la izquierda hoy".

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<br/>


Foto:Héctor Aravena


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales