"Magdalena", una abuelita divertida y adorable

PEDRO LABRA HERRERA 

Aparte de compartir el mismo escenario, "Magdalena" -teatro francés de animación en Santiago a Mil- y la insuperable "Chaika" -el mejor fruto de la escena local en 2018- tienen otros nexos. Ambos espectáculos unipersonales los crearon y ejecutan mujeres titiriteras que animan personajes de ancianas para abordar la vejez, usando la misma técnica -muñecos Marote, también llamados "de medio cuerpo"-, diseñados por ellas. Julia Yevnine, responsable de la primera, se declara discípula de la rusobelga Natacha Belova y de la chilena Tita Iacobelli, coautoras de la segunda.

Los resultados, eso sí, son diversos. "Magdalena" es un divertimento mucho más simple, que sin una atmósfera específica busca agotar las posibilidades de su personaje único: una viejecita octogenaria increíblemente vital, ingeniosa y lúcida, que nunca se queja de que los tiempos pasados fueron mejores y le gusta estar al día. Locuaz, también algo pícara y de mente más abierta que la de sus propios nietos, ella lanza con ingenuo desparpajo sus opiniones francas sobre los temas más espinudos.

Esta abuelita con su simpatía a toda prueba, despierta adoración instantánea. Es una suerte de stand-up en cinco cuadros: en dos de ellos está sola en escena; en otro, dialoga con su abogado, un personaje fantasma; luego una joven amiga la asesora para entrar a Tinder en su PC (aquí Yevnine se desdobla en los dos roles), y por último, juega al póquer con un espectador que invita del público.

La teatralidad es la mínima indispensable y su mecánica interna luce pobre: la misma ejecutante hace en penumbra los cambios de tramoya entre las escenas. Pero Yevnine resuelve bien su idea y no porque su personaje que maneja al dedillo se incline al humor, deja de exponer algunas cuestiones controversiales de la vida moderna.

Anfiteatro Museo de Bellas Artes, a las 21:30 horas. Hoy, última función.

 En el Camarín

"Antes de salir a escena les hablo a mi papá y a mi mamá que ya no están. Les dedico a ellos la función y piso el escenario al entrar con el pie derecho. En mi camarín nunca debe faltar chicle de menta. Me gusta concentrarme y estar tranquila antes de la función. Hasta hace poco trabajé en 'Hedda Gabler', en el GAM. Era un personaje súper chico, pero siento que es un montaje sumamente profesional, intenso y profundo. El elenco es de otro nivel, maravilloso y de gente buena. Fue una obra donde aprendí mucho y pude profundizar muchas cosas. Me encantaría hacer giras con esa obra, por donde sea, ojalá por el mundo. Me encantaría mostrarla más; quedé con gusto a poco".



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales