"One Day at a Time" revive lo mejor de la sitcom y su larga tradición televisiva

Fernando Zavala 

A mediados de los años 70, el productor Normal Lear -exitoso y venerado creador de comedias que iban más allá del mero propósito de hacer reír- miró lo que sucedía en la sociedad estadounidense y creó una exitosa sitcom sobre la independencia femenina. Su título era "One Day at a Time" y se emitió por nueve temporadas hasta su fin en 1984. Treinta y tres años después, Lear -ya un nonagenario- volvió a revisar su entorno y suspendió un retiro de casi veinte años para revivir esa misma serie, pero esta vez desde una nueva plataforma (Netflix) y con un giro que parecía actual e incluso urgente: la independencia femenina sería examinada desde las vivencias de una familia latina.

El resultado no es otra cosa que uno de los mejores espacios del panorama televisivo actual y uno que rescata lo mejor de esa larga tradición norteamericana que es la comedia de situaciones, la de programas que hacían reír, pero también reflexionar. La nueva "One Day at a Time" -que acaba de lanzar su tercera temporada- cuenta las vivencias de una familia estadounidense de origen cubano liderada por Penélope Alvarez (Justina Machado), veterana de guerra y estudiante de enfermería que debe lidiar con sus dos hijos adolescentes y su impredecible madre (una irresistible Rita Moreno), además de una lucha constante con el estrés postraumático. Al mismo tiempo, su hija mayor ha salido del clóset e intenta desarrollarse en una sociedad no solo conservadora, sino con arraigadas tradiciones latinas ligadas al machismo, que aún no la acepta totalmente como lesbiana. A ellos se suma Schneider, administrador y dueño del edificio en que viven, un bondadoso alcohólico rehabilitado que vive del dinero familiar.

La serie es generosa en momentos graciosos, pero lo que conquista al público es lo otro, partiendo por las críticas al gobierno de Trump. En este tercer ciclo, por ejemplo, el hijo menor prueba la marihuana y su madre debe explicarle por qué es más complicado consumirla siendo latino. Además se revelan episodios de acoso y abuso sexual; y Penélope cuenta su propia experiencia al interior del Ejército. El arco dramático más emotivo de la temporada es, por lejos, la dolorosa recaída de Schneider con el alcohol. Él, que también es parte de esta familia, será protegido y tratado con compasión, amor y, claro, mucho humor.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<p><br/></p>



Foto:Netflix


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales