DEPORTES

Miércoles 21 de Septiembre de 2005


Muerte anunciada

Desaparece el gimnasio Nataniel o "Sabino Aguad". Quedarán en el recuerdo jornadas de gloria para el básquetbol nacional durante los 45 años de su existencia. En especial en las décadas de los 60 y 70 del siglo pasado.

Fue construido con las utilidades obtenidas en el Mundial de 1959 realizado en Chile e inaugurado casi un año después, el 12 de julio de 1960, con el encuentro entre Sirio (tuve la fortuna de integrar ese equipo) y Universidad Católica. El nombre se puso en homenaje al gestor de su construcción. Y dos insignes figuras del deporte chileno fueron sus arquitectos: Manuel Vélez (ex presidente de la UC, gestor de la compra de San Carlos de Apoquindo y padre del actual presidente del básquetbol de la UC) y Eduardo Kapstein, dos veces olímpico.

Nataniel fue un lujo en su época. Ubicado en pleno centro, con capacidad para 3 mil personas, buses en la puerta y después metro a dos cuadras. Las selecciones nacionales pasaron a tener su laboratorio de preparación y de trabajo. Fue escenario de torneos locales, de Nacionales de damas y varones, también de los Sudamericanos femeninos de 1960 (Chile campeón) y 1968 (Chile subcampeón), del Sudamericano juvenil masculino de 1972 y femenino de 1989, del Sudamericano femenino de clubes de 1992. Asimismo, del Mundial de hockey patín de 1962, de la actuación de clubes y selecciones extranjeras y de los partidos de la Dimayor desde 1979 hasta hace algunos años. Colo Colo lo repletaba en 1996.

El piso y las aposentadurías del gimnasio resistieron bien el paso del tiempo hasta mediados de los 80. Los arreglos eran necesarios, pero los distintos directorios tenían otras preocupaciones. No hubo capacidad ni deseos de mantenerlo. Más de 20 años con un ilegible reloj electrónico. El recinto se deterioró notoriamente. Los estudios indicaban que era posible refaccionarlo y volver a su antiguo nivel. Nada se quiso hacer. Para tener ingresos se arrendaba a quien quisiera: actos religiosos y profanos, conciertos de rock y rap, lucha libre o baby fútbol, sin importar los destrozos y la suciedad. Todo, menos básquetbol.

El cierre decretado por la Municipalidad era esperado. No existía interés en repararlo. El único deseo desde hace años es vender. Se dice que se obtendrían mil millones. ¿Para qué? ¿ Para construir otro de igual envergadura? Hacer uno similar cuesta justamente, según estudios de arquitectos, mil millones. Para refaccionarlo, no más de una cuarta parte que se puede conseguir.

En su defecto, la actual directiva piensa utilizar esos dineros para sus "actividades". No se conocen proyectos para verificar su viabilidad y conveniencia. Se consumiría en el corto plazo. Repartirlo a las afiliadas serviría sólo de parches.

Se ha hablado de trasladarse a Maipú, donde el municipio cedería un terreno en comodato para construir o facilitaría un gimnasio y recursos. Pero la Federación ya no tendría un bien propio.

Esa comuna, para sus necesidades, tiene un gimnasio para apretadas mil personas en calle 5 de Abril. ¿Vale la pena cambiarse? Los aportes municipales son más difíciles. El Boston College de esa comuna, que juega en la Dimayor, pidió ayuda y la respuesta escrita fue CERO peso.

En algún momento se pensó en aportar parte del precio de la venta del Nataniel a Chiledeportes, para construir en conjunto un gimnasio en el interior del Estadio Nacional, proyecto que está consultado hacerlo por cuenta del IND. Sería la mejor inversión por las condiciones y características del lugar.

Para muchos, dejar los recursos que se obtengan en manos del actual directorio no les otorga confianza. En 2001, el presidente, por disposición del director de Deportes, quedó al margen del manejo de los dineros de preparación de la selección en el Sudamericano de Valdivia, y aún están pendientes objeciones de Chiledeportes a dineros no reembolsados. También existen procesos. Falta la aprobación de las asociaciones para acordar la venta. Al primer llamado no hubo quórum. Sólo asistieron 12 de las 53 asociaciones. Este sábado están nuevamente citadas y basta la mayoría de los presentes. La aprobación es inevitable. Era una muerte anunciada. El futuro del básquetbol es incierto y triste. No se merece estas desgracias.


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales