REPORTAJES

Domingo 9 de Noviembre de 2008

Ignacio Walker y su receta para
La misión de la DC hoy es abrir paso a la generación Obama


RAQUEL CORREA

Lo que más celebra de Barack Obama no es que sea el primer afroamericano que llega a la Presidencia de EE.UU., sino su edad: 46 años. Lo ve como señal de renovación. Y aunque al ex canciller de Lagos lo mencionan en primer lugar entre los sucesores de Soledad Alvear, él enfatiza que "no soy candidato a nada".

Sabe que levantar a la DC ahora es tarea de titanes, pero lo cree factible. Está preocupado, pero no desesperado. Abogado de la Universidad de Chile y doctor en Ciencias Políticas en la U. de Princeton, Ignacio Walker (52 años, casado con la cantante Cecilia Echenique, tres hijos) conoce de triunfos y derrotas. Tras dos diputaciones por Quillota y Petorca, perdió la senaduría por la V Cordillera a manos de Carlos Ominami por 3,85%.

-Y Adolfo Zaldívar le ganó la presidencia del PDC.

-Esa no fue una derrota. Improvisamos una candidatura en dos semanas y sacamos un cuarto de la Junta Nacional. Fue un chispazo de que hay ambiente para la renovación.

-Si hubiera ganado usted, ¿habría cambiado el destino de la DC?

-Suena como mucho, pero habríamos podido imprimir un rumbo nuevo.

-Y si hubiera sido presidente de la DC en vez de Alvear, ¿habría pasado al tribunal de disciplina a Zaldívar?

-Habría hecho exactamente lo mismo. Adolfo quería que lo echaran. Descolgado del Gobierno, de la Concertación y del PDC. Él se la buscó. Fue una decisión necesaria, inevitable y dolorosa.

-¿Por votar contra el Transantiago?

-No. Esa fue una anécdota. Estaba en franca rebeldía. Quiso que lo echaran y transformarse en víctima. Nunca creyó en la Concertación, y en eso ha sido consecuente. Siente que Aylwin lo traicionó al formar la coalición grande. Pienso que sintió una gran liberación al ser expulsado. Me cabe una duda: si no hubiese sido mejor haber dejado que renunciara.

-¿Cómo evalúa el 7% del PRI?

-Bueno. Es casi la mitad de la DC. Bien impresionante.

-¿No cree que Zaldívar le ha hecho más daño a la DC desde afuera?

-Electoralmente, sí. Obtuvo 7,5%, y la DC 15,4%. Confieso que me llamó la atención la votación que obtuvo "Chile Limpio", en el que creo que dos tercios siguen siendo DC, pero atraídos por esta aventura de Adolfo que fue bien pensada y calculada.

La Alianza sacó 36% en concejales, que es lo que vale para los partidos. Le regalo el 7% entero del PRI, lo que es irreal, y llega a 43%. La Concertación sacó el 45% de los votos. Le sumo dos tercios del "Juntos Podemos", 6 de 9%, y llega al 51%. La Alianza tendría que hacer un ¡tremendo esfuerzo! si quiere superar el 49% de Lavín y el 46% de Piñera.

-A usted lo dan por alvearista. ¿Estuvo de acuerdo en que Soledad Alvear renunciara a la presidencia DC?

-Sí, pero no soy alvearista, freísta ni aylwinista. Soy DC. Ante un mal resultado electoral, tomó la decisión correcta.

-Sin ella a la cabeza, ¿se podrá lograr unir al partido con los rebeldes del PRI?

-Puede facilitar las cosas. Entre las cuentas por cobrar de muchos de los rebeldes del PRI había algo en relación con Soledad Alvear, muy personalizado e injusto. Esta semana se le han rendido homenajes por haber renunciado, y algunos de ésos diría que bastante interesados.

-¿Fue una gran presidenta de la DC?

-No. La tuvo difícil desde el principio. Pero tuvo la generosidad de aceptar el cargo; venía saliendo de una senatorial con el 40% de los votos y fue elegida con el 70% de los votos en la interna DC. Sabía que ser presidente de partido es pagar puros costos. Le rindo un homenaje, más allá de los errores que puede haber cometido, y que los hubo. Hemos decapitado a todos los presidentes del partido desde Foxley. No podemos seguir esta lógica autodestructiva.

-Su diagnóstico de la Concertación.

-Ha sido la alianza más exitosa del último siglo en Chile y América Latina.

-Esa es la frase más repetida...

-Pero es verdad. Soy concertacionista hasta la médula. Más allá de que en los cuatro gobiernos hemos transformado al país, esta Concertación, tal como la conocemos, no tiene mucho futuro. Y esta DC, tal como la conocemos, no tiene mucho futuro. Este es el momento para introducir un profundo cambio en la Concertación y en la DC. Una DC democrática, moderna, progresista, de centro.

-¿Su decadencia no es irreversible?

-No. En 14 elecciones hemos ganado por mayoría absoluta. Esta es la primera vez que perdemos en una de las cuatro elecciones. Ganamos en número de alcaldes, porcentaje de concejales, número de concejales, y perdimos en porcentaje de alcaldes. Es una tarjeta amarilla.

-¿Quiénes son los responsables?

-Vienen de todos los partidos: los díscolos, los descolgados, el adolfismo. Nos ha matado esta lucha de facciones, caciquismos, liderazgos, clientelismo. Estamos cansados, son 20 años de gobierno...

-Entonces es el momento de que gobierne la derecha y ustedes descansen.

-No. Los partidos y las alianzas tienen capacidad de renovarse. En EE.UU. me tocó la primaria del Partido Demócrata. Vi cómo un partido cansado recibió la energía de una persona de 46 años, de una nueva generación política. Hicieron una tremenda primaria, abrieron el partido, votaron 36 millones y acaban de votar 133 millones en las elecciones. Tenemos la capacidad para regenerar a la DC y la Concertación. Es ahora o nunca.

-Usted está entre las figuras para presidir a la DC o ser senador. ¿Qué prefiere?

-No soy candidato a nada; no está en mis planes. Estaría disponible para cualquier responsabilidad que me asigne el partido en un proyecto de renovación. Mi candidato para presidirlo es el diputado Burgos. Es una nueva generación política, tiene el apoyo del sector de Frei, es parlamentario, y la política se hace en el Parlamento. Es capaz de pasar el bastón de relevo a esta nueva generación.

-¿Dónde están las figuras nuevas?

-Han surgido muchas. Lo que Claudio Orrego llamó "la generación Obama" es notable. La nuestra no es una generación política, no hay una masa crítica suficiente. La misión de la DC es abrir paso a la generación Obama. Una de las lecciones del triunfo de Obama es que los ideales y los líderes siguen siendo más importantes que las máquinas. Tenemos una historia notable de 70 años, pero no debemos quedarnos en la añoranza. La DC no puede ser un museo, sino un proyecto de futuro. Eso fue lo que pasó en Santiago.

-¿Fue un error llevar a Ravinet?

-No. Es muy buen candidato. Fui parte de su comando, pero visto en retrospectiva, cometimos errores. "Que vuelva Ravinet" y "Marca Registrada" era mirar al pasado.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir

Foto:HÉCTOR YÁÑEZ


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales