DEPORTES

Miércoles 2 de Mayo de 2001


El último adiós De un inolvidable

Ante un millar de personas, ayer se realizaron los funerales del recordado paramédico de la selección nacional Hernán "Chamullo" Ampuero.
Cuando finalizó el responso oficiado en la capilla del cementerio Metropolitano, Andrés, el primogénito del malogrado Hernán Ampuero Monsalve (1940-2001), solicitó a los concurrentes que, en vez de cumplir con el riguroso minuto de silencio, despidieran los restos de su padre con un aplauso.

Y la ovación fue cerrada, estruendosa, emotiva...

De esta manera, la heterogénea "familia del fútbol" - representada por figuras como Carlos Caszely, Francisco "Chamaco" Valdés, Manuel "Coco" Rubilar, Adolfo Nef, Peter Dragicevic y Julio Riutort, entre otros- manifestó su reconocimiento a uno de los personajes más queridos e inolvidables del balompié criollo durante los setenta y los ochenta: Hernán "Chamullo" Ampuero.

Un autodidacta

Luego de cursar los estudios básicos en el liceo Salesiano de su Valparaíso natal, Hernán Ampuero ingresó a las Fuerzas Armadas, en las que se desempeñó como marino. Eso le obsequió el pasaporte para conocer el mundo a bordo del buque Almirante Latorre. Sin embargo, su vida en alta mar no se prolongó durante mucho tiempo: en los albores de los sesenta fue "expulsado" de la Armada por mala conducta.

Despechado, Ampuero cambió los barcos por los camiones. Durante los años posteriores trabajó como peoneta (o ayudante de camionero) en el norte de Chile, transportando minerales entre la oficina de María Elena y Copiapó. Fue en esa época cuando se produjo el gancho que lo uniría para siempre con el fútbol: en una gira que efectuó Colo Colo por esa zona del país, "Chamullo", avalado por una personalidad desprovista de timidez, se acercó al entonces entrenador de los albos, el desaparecido Pedro Morales, y le solicitó la posibilidad de que lo integrase al cuerpo técnico del equipo popular.

Luego de un tiempo, Morales le exigió a "Chamullo" que terminara los estudios de auxiliar médico que había iniciado en la Armada. Y así lo hizo, hasta que en 1969 se incorporó, como paramédico, a Lota Shwager. Fue el paso previo antes de saltar a Colo Colo, donde alcanzó cierta figuración con el mítico plantel de 1973, que conducía Luis "Zorro" Álamos. El mismo DT que al año siguiente lo integró a la selección que concurrió al Mundial de Alemania.

Luego de la justa germana, Ampuero regresó al corral de su mentor, Pedro Morales, a quien acompañó en Everton (campeón en 1976), Santiago Wanderers y la selección nacional. En 1987, con motivo del Mundial Juvenil realizado en Chile, se produjo la última actuación activa de Ampuero en el fútbol de alta competencia.

Pero el hombre venía marcado desde la cuna con el sello de la polivalencia. Y lo confirmó durante la última década, cuando participó como comentarista deportivo en distintos medios locales: los diarios "Fortín Mapocho" y "La Época"; las radios "Chilena", "Monumental" y "Nuevo Mundo"; y Chilevisión, donde actuó como garzón en el programa "Círculo Central".

Puro Chamullo

"Quizás del millón y medio de anécdotas que pudo contar "Chamullo" durante sus 61 años de vida, la más graciosa fue la que ocurrió durante el Mundial de Alemania 1974. Recuerdo que el "Zorro" Alamos (DT) estaba en cama, muy enfermo a causa de su diabetes. Y Hernán (Ampuero) hizo una colecta entre todos los seleccionados para "comprarle una medicina al profe". Al rato apareció con unas pelotas de pin pon. Se las introdujo en la boca del entrenador, le infló el rostro y comenzó a afeitarlo. Había que verlo". (Carlos Caszely, ex jugador)

"Sin un peso en los bolsillos, Hernán se las ingenió para recaudar dinero y ofrecer, todos los años, un té para los niños de escasos recursos de una escuelita de Valparaíso que él apadrinaba. Era un hombre fuera de serie, un solidario anónimo". (Vladimiro Mimica, comentarista deportivo)

"Un día antes de cada partido, todos los jugadores nos sometíamos a la mano de "Chamullo" para la inyección de neurobionta. Recuerdo que Gerardo Castañeda (ex jugador de Colo Colo) le tenía pánico a las vacunas. Pero pánico. En una oportunidad, antes de un encuentro por Copa Libertadores en Viña del Mar, "Chamullo", que conocía el temor de Castañeda a las inyecciones, le clavó la aguja, se la dejó puesta en el glúteo y se mandó a cambiar de la pieza. Castañeda estaba enfurecido y lo persiguió por todo el hotel. Fue notable". (Carlos Caszely)


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
La personalidad de Hernán Ampuero y su amor por el fútbol le permitieron saltar del balompié profesional a la prensa, donde fue comentarista radial, redactor y hasta tuvo apariciones en la televisión.
La personalidad de Hernán Ampuero y su amor por el fútbol le permitieron saltar del balompié profesional a la prensa, donde fue comentarista radial, redactor y hasta tuvo apariciones en la televisión.
Foto:Alex Valdés


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales