NACIONAL

Domingo 8 de Octubre de 2000

ESPOSA DE EX LIDER DE LA RDA:
Detalles de los Ocho Años de Margot Honecker en Chile

Luego de mantenerse totalmente alejada de la opinión pública, decidió aparecer para el lanzamiento de un libro sobre su pensamiento político.
Este jueves 12 de octubre, quien fuera la mujer más fuerte de la desaparecida Alemania Oriental, Margot Honecker, saldrá del ostracismo en que se encuentra para participar en el lanzamiento de un libro sobre su pensamiento político, el socialismo, y lo ocurrido en la ex RDA.

Pocos de quienes ven a esta mujer de pelo blanco, ojos azules, con su aspecto elegante y sin representar sus 73 años de edad, caminando tranquilamente por las calles de la comuna de La Reina, podrían imaginarse que en un momento se la conoció como la "Dama de Hierro" en la ex RDA, donde durante muchos años fue ministra de Educación y la esposa del máximo líder político Erich Honecker.

Esta es la primera vez que participa en un acto público y de algún modo rompe un silencio que ha mantenido durante su permanencia en Chile, desde agosto de 1992, hasta donde llegó sola, pues su marido estaba aún en prisión.

Desde fines de ese año tiene la residencia permanente concedida por el Ministerio del Interior, luego de recibir un informe que lo recomendaba y que elaboró el Ministerio de Relaciones Exteriores.

Margot Honecker eligió permanecer en Chile, entre otras cosas, porque aquí vive su hija única, Sonja, separada del chileno Fernando Yáñez, y sus dos nietos Roberto, actualmente de 25 años, y Viviana, de 11 años.

Roberto, un muchacho bastante alto y rubio, ha estudiado arte y escribe poesía. Hace cuatro años se fue a vivir con su abuela Margot pues tenía problemas con su madre. Actualmente y desde hace 6 meses se encuentra en tratamiento en Cuba, el que costea el propio gobierno de Fidel Castro, con quien la ex dirigenta germanoriental mantiene buenas relaciones.

El muchacho tiene una enfermedad neurológica leve. Margot ya lo visitó una vez en la isla y es probable que viaje pronto nuevamente.

Vida Apacible en
Faldeos Cordilleranos

A los pocos meses de estar en el país, compró una casa en una comunidad Castillo Velasco ubicada en Carlos Silva Vildósola. El trámite lo realizó a través de su hija y la casa aún estaba en construcción, interviniendo Sonja directamente en la adaptación de la vivienda para sus padres y participando en las reuniones de la comunidad.

A esas alturas ya estaba avanzada la posibilidad de que Erich Honecker fuera liberado de la prisión de Moabit.

Honecker fue liberado por razones humanitarias debido al avanzado cáncer al hígado que padecía y vino a vivir sus últimos días a Chile.

En la nueva casa, ubicada a pocas cuadras de su hija Sonja, quien también vive en una comunidad Castillo Velasco ubicada en la calle Carlos Ossandón, de la misma comuna de La Reina, vivió algunos meses y en ella murió.

El matrimonio llevó una vida absolutamente quitada de bulla, la misma que hoy tiene Margot Honecker.

Durante los últimos días de vida de Erich Honeker recibieron la asistencia de los vecinos. Entre ellos, una enfermera le debió administrar inyecciones calmantes y otra vecina, al momento del deceso, el 29 de mayo de 1994, ayudó en otros trámites.

La casa está dentro de un condominio con una piscina y un parque. Al fondo está la vivienda de dos pisos. Tiene un pequeño living comedor, con una cocina de ciertas proporciones y tres dormitorios, dos arriba y uno abajo.

Los dos dormitorios del segundo piso son de pequeñas dimensiones. La vivienda está adornada con extremada sencillez, austeridad, pero luce muy pulcra y prolija, "todo muy alemán" en su estilo, comentó una de sus amigas de tiempos de la ex RDA.

Vive de una Pensión
Que Recibe de Alemania

Margot ha contado en distintas oportunidades que todo lo que tiene en su casa, incluso el mobiliario, es regalado, ya que no pudo salir de Alemania más que con un par de maletas.

La única fotografía de Honecker está en su dormitorio.

Lo que sí tiene son bastantes libros, casi todos en idioma alemán, pues Margot, a pesar de vivir más de siete años en Chile, es poco lo que se expresa en español. Lo entiende bastante bien, pero evita hablarlo.

La vida cotidiana de Margot Honecker es bastante tranquila. Se levanta temprano, antes de las ocho de la mañana, riega el jardín, sale a pasear por el barrio y muchas veces se va caminando hasta el condominio de su hija para recibir a su nieta a la llegada del colegio. Otras veces a la niña se la llevan directamente a la casa e incluso aloja con su abuela.

Buenas Relaciones
Con su ex Yerno

También mantiene buenas relaciones con su ex yerno Fernando Yáñez, quien se casó con Sonja en Alemania donde estaba exiliado. Al poco tiempo de que el matrimonio regresó a Chile se separaron.

Actualmente, Sonja, de 45 años, trabaja para una ONG y no tiene pareja. Habla perfectamente el español y con muy poco acento. Todos quienes la conocen destacan el parecido físico con su padre y su agradable trato.

Yáñez un hombre de mediana edad, visita periódicamente a Margot e incluso la lleva al supermercado o a hacer otros trámites.

Margot Honecker tiene un automóvil, un KIA, pero lo utiliza muy poco.

Todos quienes la conocen insisten en que sus medios económicos son escasos, pues subsiste con una pensión del gobierno alemán y no cuenta en Chile con ningún tipo de seguridad social o de asistencia médica.

La pensión, cuyo monto no se sabe, la recibe directamente de Alemania, según explicaron en la embajada germana en Santiago, por lo que ellos no conocen mayores antecedentes del tema.

Se explicó en la sede diplomática que todos quienes han cotizado algún número de años en el sistema social germano, incluso en la ex RDA, tienen derecho a esta pensión, no importa el país donde residan.

A mediados del año pasado el tribunal administrativo de Berlin rechazó una demanda presentada por Margot Honecker a través de sus abogados, en la que exigía la devolución de los bienes incautados a su esposo tras la caída en 1989 del muro de Berlín.

El tribunal sólo levantó la orden de confiscación de una renta de 12.630 marcos (7.893 dólares), bloqueada por error administrativo.

La viuda del antiguo dirigente comunista reclamaba a la RDA la restitución de 117.000 marcos (73.125 dólares), por las propiedades incautadas a su esposo entre el hundimiento del régimen comunista, a finales del 1989, y la unificación monetaria, en julio de 1990.

El reclamo de Margot Honecker es por unos 55 mil euros (57 mil dólares).

No Tiene Interés por
Regresar a Alemania

Margot Honecker tiene un hermano en Alemania, quien se encuentra postrado luego de un accidente vascular. Con él y su cuñada mantiene una constante relación telefónica y por carta.

Margot perdió a su madre cuando era niña y al poco tiempo después su padre fue internado en un campo de concentración de los nazis por su militancia comunista.

Nunca ha manifestado, sin embargo, sus deseos de volver a Alemania, país con el que, según ha declarado, ya nada la une.

Tampoco aborda, en conversaciones sociales, el tema político, aunque sí le interesa estar al día respecto de lo que ocurre en Europa. Es una mujer culta y al tanto de la actualidad. Su actividad social generalmente se remite a visitar a sus nietos y a su hija o con sus tres amigas más cercanas con las que mantiene un contacto permanente: Irma Cáceres, viuda de Clodomiro Almeyda, la abogada Graciela Alvarez y Aída Figueroa, esposa del ex ministro del Presidente Allende Sergio Insunza y residente durante años en la RDA.

Durante los últimos años diversos equipos periodísticos alemanes han viajado al país intentando una entrevista o una fotografía de ella. Hasta ahora eludió todo contacto con la prensa, aunque ello concluirá el próximo jueves cuando Luis Corvalán, ex secretario del Partido Comunista chileno, lance en la Biblioteca Nacional el libro "La otra Alemania, la RDA-Conversaciones con Margot Honecker".

Este evento coincide con el décimo aniversario de la caída del Muro de Berlin, de la reunificación alemana, y del ocaso político del matrimonio Honecker.

CRISIS DIPLOMATICA:
DE MOSCÚ A SANTIAGO DE CHILE

Los 232 días que el matrimonio Honecker permaneció en la sede diplomática chilena en la capital rusa significaron una grave dificultad para el país.

Cuando el matrimonio compuesto por Erich y Margot Honecker ingresó en una limusina hasta la sede de la embajada de Moscú, el 11 de diciembre de 1991, nadie se imaginó que Chile pasaría a ser parte del proceso histórico y en pleno auge en ese momento en Europa, con el derrumbe de los socialismos reales.
El matrimonio había buscado refugio en la capital de la Unión Soviética, pero en esos mismos días el régimen soviético también cayó.

En ese momento de desesperación, y ya sabiendo que tenía un cáncer mortal, Erich Honecker decidió literalmente ir a tocar la puerta de sus amigos chilenos, a los que había acogido como exiliados luego del golpe militar en Chile.

Ahora esos amigos, el matrimonio compuesto por el ex canciller Clodomiro Almeyda e Irma Cáceres, eran los embajadores ante Moscú.

El matrimonio Honecker fue acogido, pero de inmediato se inició para Chile un problema diplomático internacional que se prolongó durante los 232 días que permanecieron en la sede.

El gobierno alemán reclamaba a Honecker para ser juzgado por las muertes de quienes durante su régimen intentaron cruzar el muro de Berlín.

Chile no les otorgó asilo, sino que los declaró como "huéspedes". En julio de 1992 Honecker fue repatriado a Alemania e ingresado a la cárcel berlinesa de Moabit, mientras que su esposa viajó a Chile, donde se radicó definitivamente.

Como Ministra de Educación de Alemania del Este entre 1963 y 1989, la señora Honecker fue una clara exponente de la doctrina marxista-leninista.

Mientras, en Chile ya se había desatado un amplio debate en cuanto a la actitud de Clodomiro Almeyda por acoger a Honecker, a quien se acusaba de tirano.

El problema complicó también a la Concertación y en especial a los socialistas. Muchos ya se habían renovado y tomado distancia del marxismo, pero un número importante de ellos tenía una deuda con la ex RDA, que los había acogido en su exilio.

A fines de 1993, cuando la salud de Erich Honecker se había deteriorado de manera irreversible, el gobierno alemán, por razones humanitarias, le concedió la libertad y el permiso para viajar a Chile.

El ex líder germanoriental llegó a Santiago y cuatro meses después, el 29 de mayo de 1994, falleció de cáncer al hígado. Su cuerpo fue cremado y se ignora el paradero de sus cenizas.




Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Como una dueña de casa común y corriente sale todos los días desde el condominio donde vive Margot Honecker, la ex
Como una dueña de casa común y corriente sale todos los días desde el condominio donde vive Margot Honecker, la ex "dama de hierro" de la desaparecida Alemania Oriental. Lleva ocho años en Chile viviendo en la comuna de La Reina de manera apacible y alejada de toda figuración. En la fotografía captada hace tres días, Margot Honecker sale a su paseo matutino.
Foto:Juan Francisco Somalo
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales