VIVIENDA Y DECORACIÓN

Sábado 27 de Diciembre de 2014

 
La fe del barrio

En la Población Huemul, la Parroquia Santa Lucrecia volvió a abrir sus puertas a los vecinos y con una apariencia renovada. Su estructura y ornamentos de yeso se restauraron por completo, y junto con eso, sus vitrales, cuadros y puertas talladas tomaron un mayor realce. Obra del arquitecto Ricardo Larraín Bravo, la iglesia se mantiene como protagonista del barrio obrero por excelencia de Santiago.  
Texto, María Cecilia de Frutos D. Fotografías, Viviana Morales R.  Cuando en 1911 nació la Población Huemul, las primeras del tipo obrera que surgieron en Santiago, esta contaba con 70 casas, una plaza, el edificio de la Caja de Ahorros, una escuela, un dispensario y una capilla. Siete años después, el conjunto que fue levantado por la Caja de Crédito Hipotecario entre las calles Franklin, Placer, Huemul y Lord Cochrane, creció hasta llegar a 166 casas y esa primera capilla se convirtió en iglesia.Ella formaba parte de una gran sección de Beneficencia Pública, que contemplaba asilo maternal, Gota de Leche, hospital de niños, asilo infantil, biblioteca, y más. Y todos estos edificios y casas tenían la firma del mismo arquitecto, Ricardo Larraín Bravo, que había sido contratado por el fiscal de la Caja, Luis Barros Borgoño. Él estableció una nueva forma de habitar en un área industrial, e incorporó elementos revolucionarios para la época, además de agua potable y alcantarillado, con lo que Huemul se convirtió en un modelo de barrio obrero.Su iglesia, que fue nombrada como Parroquia Santa Lucrecia -en memoria de doña Lucrecia Valdés de Barros- fue parte fundamental de la vida de este sector, y hoy, después de una reciente y completa restauración, vuelve a lucir tal como Larraín Bravo la diseñó.El terremoto de 2010 acentuó el deterioro que venía arrastrándose por décadas, tanto que hubo que cerrarla por posibles desprendimientos, pero gracias a la iniciativa del Arzobispado de Santiago y de la Fundación Ayuda a la Iglesia que Sufre, se puso en marcha un plan para recuperar este lugar tan querido por los vecinos de Huemul.Un equipo de profesionales hizo un estudio previo, entre ellos, Sofía Sanfuentes a cargo del proyecto de arquitectura, Sandra Aliaga del de conservación y Hernán Rodríguez como arquitecto asesor. Con ese plan ya elaborado entró Carlos Maillet y un grupo de tres jóvenes restauradores a ejecutar las obras.De estilo Neobarroco español, la construcción es de hormigón armado -que habla del sello moderno de su arquitecto- y tiene numerosos elementos decorativos, entre los que destacan las 96 ménsulas que adornan el cielo, cornisas, plafones y pinjantes. Todos están hechos de yeso, y en su recuperación se centró gran parte de la tarea de restauración. Carlos Sotelo, Verónica Ruiz y Camila Zúñiga trabajaron en su reposición y recuperación, y para eso instalaron en el salón parroquial un taller donde se encargaron de cada pieza.El arquitecto restaurador Carlos Maillet, en conjunto con ellos, tomó la decisión de intervenir la iglesia de manera de devolverle el carácter original que le había dado Larraín Bravo. Pintaron todos sus muros blancos, como habían sido, y en algunos casos usaron espuma expansiva para reemplazar algunas piezas de yeso. Además se reforzó la fachada principal, el muro detrás del altar y uno lateral afectado por la humedad.La lucarna que ilumina la nave central también tuvo reparaciones, sobre todo sus cuatro telas que retratan a los Evangelistas, y los ocho querubines de yeso que hay sobre ellas. Los vitrales laterales de la iglesia se encontraban en buen estado; así también las puertas talladas de madera -al parecer pino Oregón y coigüe- que son las originales y mantienen el estilo Neobarroco de toda la obra.Ubicada sobre la calle Placer, en el remate de Los Algarrobos, cuenta con una plazoleta de acceso, con pileta de mármol y una rotonda rodeada de naranjos, que le dan mayor realce. Además, sigue en pie uno de los dos edificios originales que estaban a cada lado de ella, donde funcionaba antiguamente la Gota de Leche. La mitad del financiamiento vino del fondo reconstrucción del patrimonio del consejo nacional de la cultura y las artes.  

Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<b>LA NAVE TIENE</b> 3o metros de largo, y el piso es de parqué de eucalipto. Arriba, el coro y el campanario, y al centro, una lucarna con imágenes de los cuatro Evangelistas.<br/>
LA NAVE TIENE 3o metros de largo, y el piso es de parqué de eucalipto. Arriba, el coro y el campanario, y al centro, una lucarna con imágenes de los cuatro Evangelistas.



[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales