ARTES Y LETRAS

Domingo 16 de Septiembre de 2007

ANIMACIÓN. En Chile:
La avanzada del stop-motion

"Juanito Escarcha", "Pollitos en Fuga", "Celebrity Deathmatch", "El extraño mundo de Jack" y "Tata Colores" son hijas del stop-motion, un tipo de animación que cada vez se hace más presente en Chile en videoclips, comerciales, programas infantiles y cortometrajes.

ESTEFANÍA ETCHEVERRÍA

¿Cuánto cuesta concretar un sueño? A Cecilia Toro le significó un mes de trabajo y 720 fotografías para que el coipo hambriento y flatulento que se le apareció mientras dormía cobrara 30 segundos de vida. Corta, pero célebre existencia que en abril de este año le dio el triunfo a su creadora en el primer concurso chileno de animación stop-motion. Four Films, Zona de Contacto y Chilefilms organizaron la competencia que recibió más de 70 cortos y que fue la primera de varias apariciones protagónicas que el stop-motion ha tenido en nuestro país este año.

Dos meses después del triunfo del coipo, esta animación se enfrentó con otros tipos de filmación en el primer concurso de videoclip chileno. Y salió bien parado, porque aunque no llegaron muchos de esta clase, Daniel Morales -organizador de la competencia- asegura que esos pocos resultaron más desarrollados y novedosos que los de estructura convencional. Así, seis de los 17 finalistas fueron animación cuadro a cuadro y precisamente uno de ellos se llevó la corona al mejor, el de la canción "Coerción" de Guiso, dirigido por Lucas Tripodi.

La conquista continuó en agosto, cuando el stop-motion ganó por paliza en el concurso de nanometrajes, un certamen que cada año recibe más cortos de este tipo. Y en su cuarta versión la hegemonía fue total, porque se apropió de los tres primeros lugares.

Premios concretos que se extienden con un podio virtual. En las estadísticas de Google, nuestro país aparece como el tercero a nivel mundial que más navega en busca de "stop-motion", sólo vencidos por Australia e Inglaterra. La presencia virtual queda demostrada en Wikipedia, donde el artículo sobre el tema es ilustrado con una clásica moneda chilena de 100 pesos que se arrastra sobre una mesa.

De concurso y TV

¿Simple coincidencia o manifestaciones de una tendencia? Para Carlos Moena, jurado del concurso de videoclip, "decir 'en alza' o 'de moda' para un fenómeno tan pequeño y artesanal me suena desproporcionadamente ondero, y ya me crea anticuerpos. Prefiero pensar que hay una feliz coincidencia de hermosos videos recientes realizados con la técnica de animación cuadro a cuadro".

Pero es innegable que algo sucede. De hecho, la presencia del stop-motion no se limita a sus triunfos en concursos. También hay que sumar lo que pasa por televisión en estos días; como el comercial de Copec y el programa infantil "Ene tene tu" que trasmite TVN. Y se viene más, porque hay varios proyectos en producción, como la película "Malva" que incluye secuencias de animación cuadro a cuadro con actores, la serie infantil "Cantamonitos" que ganó el fondo del CNTV 2007, una exhibición de cortos stop-motion que se mostrará en el Mac en 2008 y "Experimento Wayapolis", un programa infantil que incluye la serie "Potti, il astronauta inamorato" realizada con animación cuadro a cuadro.

Mientras que es simple coincidencia para algunos, para otros se trata de una moda. Entre ellos está Leo Medel, director de Santa Lucía.zip, corto de stop-motion que ganó el Festival de Valdivia de 2004. Leo confiesa que ya no le interesa seguir trabajando esta técnica, porque "es demasiado recurrente. Todo el mundo lo está haciendo. Cuando hicimos Santa Lucía.zip, estaba lleno de stop-motion, pero no era tanto como ahora".

Es cierto, hace años que se hace stop-motion en Chile. La prueba más clara es el inolvidable Tata Colores de principios de los '90. Pero la novedad está en la forma y frecuencia con que hoy se hace. La creadora de Tata Colores, Vivienne Barry, cree que "en estos últimos años ha crecido el interés por el stop-motion, debido al abaratamiento de los costos de producción ya que, por ejemplo, cualquier persona puede ejercitar en su casa, teniendo una buena cámara fotográfica y un computador con programa de edición". En esto la tecnología digital (como en todo el audiovisual) es clave. Basta tener una cámara digital y descargar un programa, por eso la técnica se ha masificado.

Como dice Andrés Wood "la producción es pequeña y se presta para que gente trabaje muy individualmente y sin los costos de mover grandes equipos. Eso lo hace atractivo para estudiantes" o personas que están comenzando o que no cuentan con mucho presupuesto. Por eso los nuevos realizadores de stop-motion son cineastas jóvenes, influenciados por maestros del género -principalmente los hermanos Quay, Svankamjer y Gondry- y que mayoritariamente desarrollan la técnica en formato corto. Pero fuera de estas coincidencias, no hay mucho en común. Para adultos o para niños, con personas o plasticinas, varían los intereses y objetivos. A Lucas Tripodi, ganador del concurso de videoclip, le atrae rescatar viejas técnicas. A Niles Atallah, finalista del concurso de videoclip, le interesa la posibilidad de romper el flujo del tiempo. Y a Leo Medel el stop-motion lo sedujo porque "la animación cuadro a cuadro devela que no es, al tiempo que está siendo, es truco y uno lo sabe. La palabra en inglés la describe muy bien 'stop-motion': detención-movimiento, movimiento en detención, es una paradoja, para nuestra generación que se sabe sumergida en un montón de paradojas y que sabe que lo que más se acerca a la verdad está por ahí en medio".

Dígame su gracia

El stop-motion es como la rubia del audiovisual, le basta existir para ser atractiva. "Es demasiado fácil que salga novedoso lo que uno hace. Ver cómo se mueven cosas que usualmente no lo hacen es interesante en sí mismo y hay que hacer un esfuerzo para evitar caer exclusivamente en la novedad de esta magia", dice Niles Atallah. Pero tras este encanto que obnubila, hay varios puntos positivos adicionales. El stop-motion otorga buena calidad de imagen con pocos recursos, permite realizar escenas que de otra forma serían imposibles, no necesita de grandes equipos y aporta un toque artesanal que contrasta y cautiva en este tiempo de dominio computacional.

Tras sus bondades, el punto negativo podría ser lo lento que resulta el proceso de trabajo. Aunque el tiempo que demora varía según la prolijidad y habilidad del realizador y la extensión del proyecto, de todas formas se requieren veinticuatro fotografías, veinticuatro movimientos definidos, por cada segundo que se ve en pantalla. Pero sus jóvenes exponentes no lo ven como una desventaja. Niles Atallah asegura que lo que se demora en mover algo o esperar entre cuadros, se gana en reflexión. Mientras que, por otro lado, Leo Medel cree que "la mayor parte de la gente que hace stop-motion de algún modo muy extraño disfruta demorándose y haciéndose la vida más difícil".

¿Qué es el stop-motion?

La animación cuadro a cuadro (o stop-motion), se consigue con una serie de imágenes inmóviles que se proyectan sucesivamente creando la ilusión de movimiento. Su origen es casi tan antiguo como el cine, porque ya se utilizaba en la primera década del siglo pasado. Desde entonces muchos directores la han usado, como Tim Burton y David Lynch.

El stop-motion puede animar objetos, dibujos, figuras de plasticina (claymation) o personas (pixilation). En este último caso, se necesitan personas capaces de actuar para stop-motion. Macarena Losada ha participado en varios trabajos de este tipo y dice que la interpretación es distinta a lo que enseñan en las escuelas de teatro. "Es una actuación súper fragmentada que siempre está en función a la cámara, a diferencia de la actuación realista que va en función a la verdad escénica".


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Serie que remeda un programa ficticio de spot-motion italiano de los '70. La animación es parte de
Serie que remeda un programa ficticio de spot-motion italiano de los '70. La animación es parte de "Experimento Wayapolis", programa que se transmitirá el próximo año.
Foto:Productora SPLN/


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales