ESPECTÁCULOS

Domingo 15 de Septiembre de 2013

 
Jorge Pedreros: a los 71 años se despide el multifacético creador local

El compositor, actor, músico, productor y comediante falleció ayer a causa de una falla orgánica múltiple. El Presidente Sebastián Piñera lo definió como "un gran chileno".  
E. Miranda, C. Ahumada y P. Bolelli La canción fue creada especialmente para Silvia Piñeiro, como parte del show de la compañía Bim Bam Bum. La actriz se subía al escenario como una diva que, frente a su tocador, lloraba mientras se quitaba el maquillaje. Entonces cantaba: "Ríe cuando todos estén tristes. Ríe con más fuerzas cada vez".

Esa emotiva escena fue articulada por Jorge Pedreros, y la canción "Ríe" se convirtió en el himno de uno de los creadores más multifacéticos de la escena local. Compositor, actor, músico, productor y comediante, ayer se extinguió el genio del "Chino", como era conocido por sus amigos, luego de cumplir siete meses internado en la Clínica Dávila de Santiago. A los 71 años y a causa de una falla orgánica múltiple, falleció uno de los fundadores de la Nueva Ola chilena y el cerebro tras el exitoso programa de humor "Jappening con Ja".

Pedreros culminó así el padecimiento de un severo daño hepático que lo aquejaba desde 2010, aunque sus problemas de salud se remontan al año 2005, cuando fue internado por primera vez por un complejo cuadro digestivo. "Un día te dicen que te despidas; otros, que está mejor. Fue de un minuto para otro. Estaba despertando cuando cerró los ojitos y se fue", cuenta Claudia, la única hija del artista.

Jorge Arnaldo Pedreros Avilés nació el 8 de agosto de 1942 y era el menor de siete hermanos. "El Chino" conoció a Gladys del Río cuando tenía 13 años, a los 15 le pidió pololeo, y cuando él tenía 25, se casaron. "Mi papá siempre fue un galán, su suegra lo echaba a escobazos de la casa. Y eso que él iba a ser cura antes de conocer a mi madre", recuerda Claudia con una sonrisa.

En los primeros años de su carrera se dedicó a la música (ver nota secundaria); luego llegó a la televisión como productor del programa "El show de Luis Dimas", durante la década de los 60, y años más tarde se reunió con Fernando Alarcón y Eduardo Ravani, con quienes formó un equipo que debutó en 1976 en la dirección y producción del programa "Dingolondango". Ese fue el primer paso para la creación de su más emblemático proyecto: "Jappening con Ja" (1978).

El recordado espacio de humor, que agrupó a otros talentos como Maitén Montenegro y Gloria Benavides, logró mantenerse 26 años al aire, pese a algunas interrupciones y cambios de canal. En ese espacio dio vida a muchos roles recordados, como Silverio Silva y El Operado. Pero de todos sus personajes, es Evaristo Espina, de "La oficina", el más recordado de todos. Expresiones como "Chupamedias" o "Me castigo, jefecito" se hicieron parte de la cultura popular, aludiendo a los rasgos de este acomodaticio personaje con corbata de humita y peluquín dispuesto a todo por su jefe.

En la primera década del siglo XXI participó en otros dos proyectos de humor, esta vez en Canal 13: "El show de Pepito TV" (2001) y "A la suerte de la olla" (2002). Finalmente, en 2004 dejó la televisión tras el fin de "Jappening con Ja".

Entre las pasiones de Pedreros también estaba la comida: "Para él no había panorama más entretenido para carretear", cuenta su hija Claudia. Uno de sus compañeros de "comilonas" fue Don Francisco, quien llegó ayer a la Parroquia Nuestra Señora del Carmen en Ñuñoa al velorio de su amigo. "A los dos nos gustaba comer, y eso hacíamos cuando nos juntábamos", recordó el animador.

Entre los amigos que acompañaron a la familia de Pedreros estuvieron sus ex colegas del "Jappening", el animador Alfredo Lamadrid y los humoristas Memo Bunke, Zip Zup y Natalia Cuevas. También el conductor Enrique Maluenda: "Chile ha perdido un gran talento. Recibió los reconocimientos que merecía, y hay que recordarlo como uno de los grandes, porque era un creativo que llevaba la música en las venas".

El Presidente de la República, Sebastián Piñera, también manifestó su pesar: "Si bien lo vamos a echar de menos, nos vamos a quedar siempre con el talento, la sonrisa, la amabilidad y la generosidad de un gran chileno".

Pedreros falleció sin enterarse del deterioro de salud que presenta su esposa Gladys del Río, quien está en reposo tras sufrir un infarto el 31 de agosto. Por eso ella no asistió al velorio, y su familia aún no sabe si se hará presente en su funeral. Hoy, a las 13:00 horas, se realizará una misa en la parroquia Nuestra Señora del Carmen. Sus restos descansarán en el cementerio Parque del Sendero de San Bernardo.

 Fue un soñadorTe recordaré porque compartimos sueños jóvenes, porque fuimos parte de un gran engranaje que nos llevó a materializar nuestros ideales. Nos catapultó y lo logramos juntos.

Jorge, eres parte de mi vida, de mi trabajo. Ahí siempre fuiste talentoso, creativo. También eras llevado a tus ideas y, por eso, vivimos muchos momentos de alegría y también de discusión. Pero si hay algo que valoro de esta amistad, es que al final siempre nos esperaba el abrazo cariñoso y el regreso a las labores.

Siempre serás mi compadre, sano, dedicado, entusiasta. Un compañero creativo que formó y acompañó a grandes talentos chilenos.

Un compositor que desafió las convenciones y fundó la Nueva OlaHabía una convención implícita que los músicos seguían en los 50: tomar una canción popular en inglés y hacer una versión en español para aprovechar los dividendos de éxitos probados.

Jorge Pedreros se inició con esas directrices, pero pronto cambió de rumbo y comenzó a escribir en su idioma. Se ganó respeto entre los compositores nacionales y hoy se lo reconoce como uno de los fundadores y principales referentes de la Nueva Ola. "Para mí fue el autor más prolífico de esa época", dice Luis Dimas, que lo conoció cuando era todavía adolescente. "Por lo menos ahora descansa después de esa lucha tan dura que le tocó llevar".

El interés de Pedreros por la música partió a los siete años, cuando su hermana Sara le regaló una armónica. Aprendió también a tocar el acordeón y disfrutaba de las películas musicales que su padre lo llevaba a ver. Pero su primera gran influencia llegó en 1955, cuando vio "Semilla de maldad" y escuchó por primera vez "Rock around the clock" de Bill Haley. Fue entonces que empezó a imitar a Elvis Presley.

Tres años después conoció a Peter Mociulski von Remenyk. El artista, ahora conocido como Peter Rock, recuerda ese momento: "Nos invitaron a una kermés. Él se pintaba las patillas igual que Elvis. Al final terminamos actuando juntos en el escenario y ese fue el inicio de la Nueva Ola. Nos hicimos amigos y nos veíamos todas las semanas. Tocábamos en todos los malones. Más adelante entré a la radio. Y cuando empezamos a pegar un poquito, hablé con Jorge y quedamos de acuerdo en agrandarnos y creamos Los Lyons. Nos creíamos unos rockeros".

Los Lyons fue la primera banda de rock chilena, pero duró solo hasta 1961. Luego de su primer año de existencia, Peter Rock la abandonó para iniciar su carrera solista a petición de sus productores. Pedreros siguió en los teclados junto a Franz Benko, con quien empezó a componer. Personajes como Nery Nelson -posteriormente Palito Ortega- y el propio Dimas se hicieron cargo en su momento de las voces del grupo.

En el 61, Dimas, Benko y Pedreros formaron Los Twisters. Seguían como modelo a Chubby Checker y fueron pioneros en Sudamérica en grabar twist. En esa época se escribió la popular "Caprichitos". "En 1962, Chile tenía 8 millones de habitantes y solo con ese single, que al otro lado tenía 'Me recordarás', vendimos un millón de copias", recuerda Dimas.

Grabaron apenas un disco -"El show de Los Twisters"- pero fue el germen de una prolífica carrera como compositor y productor musical, que fue reconocida en 2011 por el Presidente Sebastián Piñera con el Premio a la Música Nacional.

Sigue con nosotrosNo quiero pensar que tengo recuerdos tuyos Jorge, porque sigues con nosotros. Sigues presente en nuestro corazón y al lado nuestro. Prefiero ver esta despedida como un descanso prolongado que se mantiene con todos los aplausos y todos los reconocimientos que el público y tus compañeros te hemos entregado.

Querido Chino, recuerdo tu carrera con el gran talento de siempre, ese que tuvimos la suerte de compartir y aprender. Seguirás siendo la gran figura y mente de los espectáculos populares y uno de los hombres más creativos que han visto estos escenarios. Tu inspiración sigue con nosotros.

El legado de un formadorUso estas líneas para despedirme de un gran profesor, un formador que dejó un legado musical y actoral a la vista de todo un país.

Querido Jorge, levantaste el nivel de las compañías de revista, tu música se sigue escuchando y tus personajes seguirán recordándose.

En mi corazón guardo grandes momentos en los que demostraste tu memoria, ese exquisito humor musical y el gusto por los grandes musicales de Broadway. Sin duda supiste llevar todo eso a tus creaciones, siempre incluyendo un sello único y particular. La mirada rigurosa y brillante del "Chino".

Fuiste un excéntrico musical, con exigencia y el afán de explorar siempre más allá. En mi memoria quedan todos esos momentos de amistad y las incansables jornadas en que hicimos de cada escena un momento imborrable.

Los inolvidables personajes de un actor destacado en la comedia 



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir



[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales