REVISTA DE LIBROS

Sábado 3 de Enero de 2004

Tito Matamala
Novela/Dos novelas breves/Tito Matamala

JOSÉ PROMIS

Hace unos meses, al comentar los cuentos reunidos en Historias del bar La Trivia (2002) notaba un cierto agotamiento en el uso de las técnicas con que Tito Matamala consiguiera crear un estilo personalísimo en sus relatos anteriores. Me parecía que la desenfadada frescura inicial con que había construido una imagen farsesca de la realidad se transformaba fundamentalmente en juego de agudeza, en malabarismos de ingenio desprovistos de la auténtica motivación desacralizadora que justificaba a Hoy recuerdo la tarde en que le vendí mi alma al diablo (era miércoles y llovía elefantes) y De cómo llegué a trabajar para Carlos Cardoen. Pero su nueva y breve novela, El ministro del interior es plastimodelista (que se publica junto a una reedición de Hoy recuerdo la tarde...), significa la recuperación del modo narrativo que echaba de menos en sus cuentos: vital, ágil, de punzante lucidez y dotado de la cuota de desparpajo necesaria para disfrazar un sentimiento asaz dolorido frente a la realidad que el autor transforma con su escritura.

Al igual que en sus novelas anteriores, el propósito paródico de Tito Matamala es anunciado ya en el título del relato. Una paradoja cuya engañosa ingenuidad queda explícita a poco de avanzar en la lectura del testimonio de Gabriel Almonacid Altamirano, su protagonista y uno de sus dos narradores. Armar avioncitos de plástico no es un hobby inocente en un país donde todos los ciudadanos deben estar obligatoriamente inscritos en los registros electorales, donde las cañerías de agua potable han sido reemplazadas (o quizás corren paralelas) con las que distribuyen pisco y Coca-Cola a destajo, y donde ya antes se había prohibido la televisión por cable, los cabellos teñidos, las botellas color ámbar, los ferrocarriles y el expendio de hamburguesas que contuviesen carne. En tal sociedad, representada por las actividades cotidianas de una provincia de un país de provincia, armar maquetas plásticas constituye el más grave delito político. Los culpables, terroristas del nuevo siglo, son perseguidos sin conmiseración por los agentes de la Brigada de Plástico. Después de diez años de exilio, Almonacid, ex plastimodelista clandestino, regresa a este país de fantasía contratado por un periódico italiano para investigar ciertos rumores sobre el ministro del Interior, tarea que le permitirá descubrir también la corrupción oculta bajo la moral oficial de un régimen totalitario.

La novela adquiere así la forma de un relato de intriga donde el deslizamiento de los significantes configura el mundo de parodia carnavalesca con que el autor satiriza una rígida estructura social a través de la jocosidad del lenguaje y la dislocación de las imágenes. Pero las aristas de la caricatura se alivian gracias a la persistencia de situaciones profundamente humanas que reconocemos ya como familiares en su narrativa: el vagabundeo errático de sus personajes principales, anhelantes del encuentro con El Dorado en bares de poca monta, los ideales perdidos, las decisiones inadecuadas y la búsqueda de esas mujeres ideales que siempre resultan esquivas, traicioneras o inalcanzables. No sin razón, los dos amores de Gabriel Almonacid se llaman Blancanieves y Cinderella.

Con un texto de doble carácter paródico (el relato se
desarrolla a partir de la cita del imaginario Segundo libro de la Poética aristotélica), Tito Matamala nos ha introducido nuevamente en el mundo que le es característico, una ciudad del sur de Chile, húmeda, invernal, con calles que recuerdan desaparecidos héroes cuasi míticos, y cuyos habitantes viven las obsesiones y deseos, las aspiraciones y tropiezos que pudieran marcar también el camino de quienes los observan. Y lo ha conseguido gracias a un estilo que después de una transitoria debilidad recobra su atrayente fisonomía original.

Dos novelas breves

Tito Matamala

Editorial Cuarto Propio, Santiago, 2003

Precio de referencia $6.000.


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir

  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales